dijous, 30 de desembre de 2010

Duro decir te amo, Gioconda Belli


Duro decir: Te amo,
mira cuánto tiempo, distancia y pretensión
he puesto ante el horror de esa palabra,
esa palabra como serpiente
que viene sin hacer ruido, ronda
y se niega una, dos, tres, cuatro, muchas veces,
ahuyentándola como un mal pensamiento,
una debilidad, un desliz,
algo que no podemos permitirnos
Sentir que hay un amor feliz
enjaulado a punta de razones,
condenado a morir de inanición,
Pasar por dias de levantar la mano,
formar el gesto del reencuentro y arrepentirse.
No poder con el miedo, la cobardía,
el temor al sonido de la voz.
Huir como ciervo asustado del propio corazón,
vociferando un nombre en el silencio
y hacer ruido, llenarse de otras voces,
sólo para seguirnos desgarrando
y aumentar el espanto
de haber perdido el cielo para siempre.

Nicaragua – 1948

dilluns, 27 de desembre de 2010

La infidelidad, ¿un comportamiento humano o de deslealtad?, Ángela Marcela Ramírez Sanabria



A través de los años, la palabra infidelidad siempre ha estado marcada por diferentes razones culturales que en algunos casos ha llevado a la humanidad a cometer actos como lapidar, ejecutar o desterrar, sobre todo en el caso de la mujer y aunque actualmente existen castigos de otro tipo dependiendo del grupo social, igualmente estos traen consecuencias desfavorables para la sociedad.

Pero a parte de las razones culturales, también existen razones evolutivas y emocionales que hay que tener en cuenta a la hora de evaluar un hecho de tal magnitud que puede traer los resultados y las consecuencias más inesperadas.      

Los términos, infidelidad y adulterio, frecuentemente son confusos en la sociedad. Para hablar de las razones evolutivas que hacen parte de la infidelidad hay que tener claros estos dos conceptos: “Infidelidad: falta a la lealtad u observancia de la fe que alguien debe a otra persona”, "“Adulterio: Ayuntamiento carnal voluntario entre una persona casada y otro de distinto sexo que no sea su cónyuge.” La aclaración de estos dos términos marcará posiciones para entender el papel de la evolución en la infidelidad y en el adulterio.

Las características evolutivas que inciden en la infidelidad y en el adulterio humano, se dan desde el análisis de los primates más cercanos al hombre, hasta la evolución social y cultural que han sufrido las tendencias originales presentadas en ellos, esto para fijar los parámetros que hoy rigen a los diferentes grupos sociales.

I si l'amor no és lliure, com és?, Oriol Matadepera


Com es qualifiquen les relacions d'amor si aquestes no són lliures? Ens autoimposem límits per donar, repartir i rebre amor? El nostre amor només se li pot oferir a una sola persona en exclusivitat? Escollim en llibertat el tipus de relacions d'amor que volem? O pensem que han de ser com ens han dit a casa, a les pel·lícules, als contes de prínceps blaus, a les cançons romàntiques...? De petit vaig aprendre que 1+1=2 i quan sóc una mica més gran em diuen que 1+1=1!! Estic ple de dubtes i no sé com resoldre'ls. Havia arribat a la conclusió que repressió, propietat privada, control, xantatge o drets exclusius eren termes que suposadament ens provocaven ganes de vomitar però després les suportem amb (relativa) bona cara en les nostres relacions quotidianes i més encara si pel mig hi ha sexe. Ens juguem quedar-nos solters la resta de la nostra vida, discussions sense fi i una vida plena d'explicacions, dubtes i conflictes. És més fàcil i còmode seguir la roda de com han de ser les relacions (digueu-li parella o company o busqueu un altre eufemisme millor) que plantejar sincerament com volem viure al voltant d'altres éssers humans. Les relacions són variables i en continua evolució doncs crec que el fet de que semblin sempre iguals no ens dóna cap garantia que realment ho siguin. També hi ha persones que s'esforcen per trobar la manera de conviure a gust amb les persones que s'estimen, encara que no sigui fàcil per com ens han educat emocionalment.

Fraude informativo sobre las relaciones de hombres y mujeres en las sociedades antiguas, en los manuales académicos de Arqueología y Antropología, Francisca Martín-Cano


¿Cuándo se va a acabar con el fraude informativo sobre las relaciones de hombres y mujeres en las sociedades antiguas, en los manuales académicos de Arqueología y Antropología?
A pesar de que los prehistoriadores se hayan atrevido a divulgar la idea de que la mujer prehistórica era arrastrada por los cabellos y violada por parejas prepotentes, hoy los nuevos hallazgos etológicos, antropológicos, arqueológicos, sociológicos, etnohistóricos... fundamentan la idea de que nuestras ancestras, tenían autonomía económica y sexualidad promiscua, con parejas de ambos sexos y elegidas por ella. Por lo que no tendría necesidad de conseguir «ser mantenida por un cazador», sino disfrutaría del placer sexual siempre que lo desease y para estrechar lazos sociales, con parejas del mismo o del opuesto sexo.
No tiene sentido que se siga dando validez a las falsas deducciones de algunos antropólogos, arqueólogos y divulgadores de la ciencia prehistórica, sobre las relaciones entre los sexos en las sociedades antiguas, ya que infirieron hechos aventurados sin el suficiente apoyo.

Carta abierta de un varón a otro varón, Sergio Sinay


Querido congénere:

Esta carta no podía tener otro destinatario que fueras tú. Nadie podría entender mejor de qué hablo, qué quiero decir. Querido congénere, tú y yo, varones ambos, estamos en peligro de extinción. Así como nos mandaron a vivir nuestras vidas de hombres, así como nos mandaron a relacionarnos con las mujeres, con nuestros hijos, con las cosas, con los seres, con el mundo, así no va más.

Te quiero contar cosas que escucho, que siento, que pienso, que vivo y que veo, cosas que nos involucran y que, quizás, no ignoras y te preocupan tanto como a mí. Veo mujeres tristes, desalentadas, resignadas a no encontrarse emocionalmente con nosotros, a no contarnos como compañeros de vida, digo como verdaderos compañeros de vida, como hombres dispuestos a explorar con ellas los espacios desconocidos del afecto, a confiar en que nuestras diferencias nos enriquecerán, dispuestos a mirarlas con cariño, con ternura, con humor, además de con deseo. Veo mujeres que no nos entienden ni se sienten entendidas por nosotros, mujeres que han hecho hasta lo imposible por comunicarse (y debo decirte, querido congénere, que a menudo hacen de más, se ponen demasiado ansiosas, sofocan, se adelantan a nuestros tiempos). Han hecho hasta lo imposible guiadas por la mejor, la más amorosa de las intenciones. Y hoy a muchas las veo y escucho resignadas a convivir con hombres que siempre serán extraños y lejanos o, directamente, a prescindir de ellos. Muchas mujeres prefieren compartir y su tiempo con otra u otras mujeres: reciben más afecto, más compresión, más compañía (aunque le falte el tipo de compañía, comprensión y afecto masculinos, que tienen otra energía, otra vibración, no opuesta sino complementaria). Hay mujeres a las cuales empezamos (sólo empezamos) a resultarles prescindibles. Y si prescinden de nosotros, ellas estarán sin hombres, pero los que estaremos verdaderamente solos seremos nosotros, te lo aseguro. Nosotros, los varones sabemos muy poco, o nada, de estar solos, salvo en las trincheras o arriba de un ring. Y aún así, nos damos el dudoso lujo de aislarnos.

dimecres, 22 de desembre de 2010

La reinvención del amor, Alain Badiou

–El amor es un gesto muy fuerte porque significa que hay que aceptar que la existencia de otra persona se convierta en nuestra preocupación. Mi idea sobre la reinvención del amor quiere decir lo siguiente: puesto que el amor se refiere a esa parte de la humanidad que no está entregada a la competencia, al salvajismo; puesto que, en su intimidad más poderosa, el amor exige una suerte de confianza absoluta en el otro; puesto que vamos a aceptar que ese otro esté totalmente presente en nuestra propia vida, que nuestra vida esté ligada de manera interna a ese otro, pues bien, ya que todo esto es posible ello nos prueba que no es verdad que la competitividad, el odio, la violencia, la rivalidad y la separación sean la ley del mundo. El amor está amenazado por la sociedad contemporánea. Esa sociedad bien quisiera sustituir el amor por una suerte de régimen comercial de pura satisfacción sexual, erótica, etc. Entonces, el amor debe ser reinventado para defenderlo. El amor debe reafirmar su valor de ruptura, su valor de casi locura, su valor revolucionario como nunca lo hizo antes. No hay que dejar que el amor sea domesticado por la sociedad actual –que siempre busca domesticarlo–. En otros tiempos, las sociedades clericales y tradicionales buscaron domesticarlo por el matrimonio y la familia. Hoy se busca domesticar al amor con una mezcla de pornografía libre y de contrato financiero. Pero debemos preservar la potencia subversiva del amor y apartarlo de esas amenazas. Y ello es extensivo a otras cosas: el arte debe también apartarse de la potencia del mercado, la ciencia igualmente. Allí donde hay un pensamiento humano activo y desinteresado hay un combate para liberarlo de los intereses.

Extracto de la entrevista publicada el Sábado 6 de Noviembre en Página/12

Mastúrbate, Irene Gruss

Mastúrbate úntate cada pezón con miel y baja el mentón, la lengua saben dulces,toca circularmente cada punta morada,agrietada o lisa y luego acaricia el vientre, el ombligo,haz cine o literatura con la mente pero no olvides los pezones, la miel, el dedo circular, hazlo frente al televisor mientras te ríes y te humillas: mastúrbate,abandona, cuida el clítoris como a la piel de un niño, escucha el viento que suena detrásde la ventana cerrada, guarda tu jugo a escondidas del mundo y mastúrbate, que tus piernas comiencen a abrirse y cerrarse que tu murmullo sea un gemido ronco, grito agudo en el aire, en el hueco que píde penetración, contacto,habla despacio hazlo en silencio pero gime aúlla,murmura aunque sea el goce el rozarse de tu pelo en la almohada en la alfombra en la nuca,mastúrbate, hasta que las rodillas tiemblen, hasta que caigan lágrimas y suena esta vez no un viento sino un timbre y otro, regular la campanilla, recién entonces dilátate como en el parto lubrica tu vagina, el tubo que sigue llamando, levántalo, bájalo introdúcelo y escucha ahora su voz,lejana, ajena, y cierra tus ojos, su boca tan adentro.

El cuerpo es resbaladizo amor mío, Ilhan Berk


El cuerpo es resbaladizo amor mío es como hierbas alargadas, alocadas. De noche toqué tu carne desnuda mi lengua deambuló por todas tus partes. De este modo iba y venía por el nudo de tu boca me incliné después en la hondura de tu vello tu voz de alcohol, tu boca enorme, tus pestañas en la noche cayeron sin cesar en mis papeles. Ofrenda (Salí con tu rostro luego a una calle que se cree calle Salir, como si fuese un atardecer).

Amor Libre: ¿Una locura que escapa a las costumbres o parte de la naturaleza humana?, Osvaldo Luciani

“Juntarse”, “vivir en concubinato” o
cualquier otro nombre que se le otorgue a las “nuevas” formas de
convivencia, no son nada nuevas. Hubo, hay y habrá uniones de estas
características a pesar de las costumbres impuestas, sólo que hoy se
practican más abiertamente.
¿Amor libre? ¿Acaso el amor puede ser
otra cosa más que libre? Cuando existe amor, la cabaña más pobre se
llena de calor, de vida y de alegría; el amor tiene el poder mágico de
convertir a un pordiosero en un rey.

Emma Goldman - De Anarchism and Other Essays (1917)


Posesión y entrega no van de la mano... Una cuestión conceptual
Para abordar la temática resulta imprescindible aclarar algunos conceptos que serán de gran utilidad. De esa manera se intentará una definición simple del término AMOR: "apego sentimental o gusto pronunciado a una persona o cosa".
Partiendo de esta escueta base se puede afirmar que este sentimiento puede ser hacia los demás pero también hacia uno mismo. Este último caso está representado por el instinto de conservación, felicidad y bienestar personal; el "amor propio" es el "a sí mismo" pero desde un punto de vista moral, es decir, es el respeto a uno mismo. Este sentir no es un defecto, sino una gran cualidad que vuelve activo y de trato agradable al individuo, tanto en lo particular como lo social.
Es importante no confundirlo con egoísmo que no es una virtud sino un vicio de satisfacciones personales sin considerar las consecuencias hacia el prójimo.
Por otra parte, el gusto pronunciado por una cosa está caracterizado por el deseo de la posesión, que no llega a ser un mal mientras no tome proporciones extremas como el deseo irrefrenable de apropiación o acaparamiento.
Ahora bien, cuando existe amor hacia otra persona en la que -además- hay atracción sexual, dicho sentimiento estará muy ligado a un frenesí de apropiación de esa/s persona/s; y esto antítesis de la libertad que este medio pregona. Puede así encontrarse algunos puntos en común con el deseo de posesión de objetos.

dimarts, 21 de desembre de 2010

Amor y anarquía, Errico Malatesta




Al principio puede parecer extraño que la cuestión del amor y todas las que le son conexas preocupen mucho a un gran número de hombres y de mujeres, mientras hay otros problemas más urgentes, si no más importantes, que debieran acaparar toda la atención y toda la actividad de los que buscan el modo de remediar los males que sufre la humanidad.
Encontramos diariamente gentes aplastadas bajo el peso de las instituciones actuales; gentes obligadas a alimentarse malamente y amenazadas a cada instante de caer en la miseria más profunda por falta de trabajo o a consecuencia de una enfermedad; gentes que se hallan en la imposibilidad de criar convenientemente a sus hijos, que mueren a menudo careciendo de los cuidados necesarios; gentes condenadas a pasar su vida sin ser un solo dia dueñas de sí mismas, siempre a merced de los patronos o de la policía; gentes para las cuales el derecho de tener una familia y el derecho de amar es una ironía sangrienta y que, sin embargo, no aceptan los medios que les proponemos para sustraerse a la esclavitud política y económica si antes no sabemos explicarles de qué modo, en una sociedad libertaria, la necesidad de amar hallará su satisfacción y de qué modo comprendemos la organización de la familia. Y, naturalmente, esta preocupación se agranda y hace descuidar y hasta despreciar los demás problemas en personas que tienen resuelto, particularmente, el problema del hambre y que se hallan en situación normal de poder satisfacer las necesidades más imperiosas porque viven en un ambiente de bienestar relativo.

Sin amor libre no habrá revolución, Antón FDR



¿Quieres a mi padre?”
“El amor no es para los pobres, hijo mío”
Un corazón en peligro, 1944
La cita inicial con la que encabezamos estas reflexiones pertenece a un diálogo entre parias, madre e hijo, de una de las muchas películas de Hollywood que tratan (y maltratan) el tema del amor.
No estamos de acuerdo con que el nivel económico, la miseria en concreto, sea un impedimento para el amor. Ciertamente este se hace más difícil cuando la vida está regida por el imperativo de las innumerables horas de trabajo agotador, frustrante y mal pagado; pero aún en los campos de algodón cultivados al ritmo del látigo de la Alabama decimonónica, este era posible.
El amor, dice Erich Fromm, es un arte que como tal requiere ser practicado, a él hay que consagrar tiempo y esfuerzos, de forma que uno pueda encontrarse a sí mismo y poder amar, de forma que se supere el fetichismo que nos reduce a las personas y a sus características en mercancías, las relaciones en consumismo (El arte de amar, 1968).

dissabte, 18 de desembre de 2010

La enfermedad como celebración, Osho



La vida debería ser una celebración continua, un festival de luces todo el año. Sólo entonces puedes crecer, florecer. Transforma las pequeñas cosas en una celebración. Cada cosa que haces debería ser una expresión de ti, debería llevar tu firma. Entonces la vida se convierte en una celebración continua. Incluso si enfermas y has de permanecer en cama, sucederá que esos instantes serán de alegría, de relajación y descanso, de meditación; serán momentos para escuchar música o poesía. No hay necesidad de entristecerse. Deberías alegrarte de que mientras todo el mundo está en la oficina tú estás en tu cama, como un rey, relajándote; alguien te está preparando té, la tetera entona una melodía, un amigo ha venido a tocar la flauta para ti. Estas cosas son más importantes que cualquier medicina. Cuando enfermes, llama al médico. Pero todavía más importante: llama a todos aquellos que te aman, porque no hay ninguna medicina más poderosa que el amor. Llama a quienes pueden crear belleza, música, poesía a tu alrededor, porque nada sana tanto como una atmósfera de celebración.

divendres, 17 de desembre de 2010

Lo único y la pluralidad, Luigi Fabbri


Una de las cuestiones que han sido siempre debatidas más y con mayor ardor, hasta poco tiempo atrás entre los anarquistas, y antes aún entre los socialistas, es la del amor, la familia y las relaciones sexuales.

La cuestión en realidad tiene mucha menos importancia de la que se le ha dado en ciertos momentos; pero si su importancia ha sido exagerada, ello depende de los prejuicios que tienden a complicar una cuestión por sí misma muy simple, prejuicios dependientes del hecho de que los hombres, muchos hombres, a pesar de su desprejuicio moral y su ardor revolucionario, no lograban considerar a la mujer como a su igual con el mismo derecho de disponer libremente de sí, sino Como un ser más débil e inferior a quien proteger y sobre quien ejercer siempre alguna autoridad, aunque disimulada y benévola.

Carta a Pablo, Mijail Bakunin


París, 29 de marzo de 1845

Soy el mismo, como antes, enemigo declarado de la reali¬dad existente, sólo con esta diferencia: que he cesado de ser teórico, que he vencido, en fin, en mí, la metafísica y la filosofía, y que me he arrojado enteramente, con toda mi alma, en el mundo práctico, el mundo del hecho real.

Créeme, amigo, la vida es bella; ahora tengo pleno derecho a decir eso, porque he cesado hace mucho de mirarla a través de las construcciones teóricas y a no conocerla más que en fantasía, porque he experimentado efectivamente muchas de tus amarguras, he sufrido mucho y he caído a menudo en la desesperación.

Cuando dos seres se aman, América Scarfó


"Buenos Aires, 3 de diciembre de 1928. Al camarada E. Armand.

"Querido camarada:

"El motivo de la presente es, principalmente, consultarlo. Tenemos que actuar, en todos los momentos de la vida, de acuer¬do a nuestro modo de ver y de pensar, de manera que los repro¬ches o las críticas de otra gente encuentren a nuestra individua¬lidad protegida por los más sanos conceptos de responsabili¬dad y libertad en una muralla sólida que haga fracasar a esos ataques. Por eso debemos ser consecuentes con nuestras ideas.