divendres, 29 de juny de 2012

Partes de mí que me asustan, Chris Crass



Parte 1: ¿Cómo puedo ser machista? ¡Si soy Anarquista!
"¡Cómo que soy un machista!". Me quedé helado. Yo siempre me había comportado de forma normal con las mujeres, y desde luego no era un machito prepotente clásico ni un misógino. "¿Pero cómo puedo ser un machista si soy anarquista?" No pude evitar ponerme a la defensiva, nervioso. Yo creía en la lucha por una sociedad mejor, yo formaba parte de los oprimidos. Los opresores eran los capitalistas, ¿no?, eran ellos quienes se beneficiaban de la injusticia. Cuando pasó esto, en 1993, yo tenía 19 años y llevaba más de 4 de actividad política. Nilou, acariciando mi mano, me lo intentó explicar con paciencia. "No estoy diciendo que seas un malvado, sólo te estoy diciendo que tienes actitudes sexistas. 

Mira, hay conductas que son muy claramente machistas, pero a veces el machismo no es tan obvio, es más sutil, sale en los detalles pequeños. A menudo me cortas cuando hablo, y desde luego prestas más atención cundo habla un hombre que cuando lo hace una mujer. El otro día, cuando estábamos tomando un café con Mike, os comportabais como si yo fuera invisible, como si sólo estuviera allí para contemplaros. Un par de veces que intenté participar en la conversación no me hicisteis ni caso, seguisteis como si no hubiera pasado nada. Cuando os reunís unos cuantos hombres, sólo os hacéis caso entre vosotros, si hay una mujer no le prestáis atención. El grupo de estudio se ha convertido en un foro para que los hombres larguen sus rollos sobre este libro y aquel otro, como sabios sentando cátedra, y tod@s tenemos que estar allí mirando y escuchando. 

dijous, 28 de juny de 2012

A la fuga, Gna Marada


la peor cárcel está en dejarse atrapar por la moral
Y el  prejuicio;
ayer me dí a la fuga, 
voy en busca de un refugio
al que no llegaré jamás,
en el camino me encuentro a los traficantes,
estafé y me estafaron,
la vida y el amor son un trueque
en el que se gana y se pierde.
voy de paso por un festival de pogos,
hierbas, sexo casual
y conciertos de lunas plateadas
Persiguiendo una vida menos fulera y más apuesta
Cada encuentro contigo no deja de ser coincidencia,
Aunque suceda a la misma hora y en el mismo lugar
¿Quién soy?, ¿quién eres?,
Es mejor descubrirlo cada día
Y cada día un poco más,
Al fin y al cabo seguimos siendo dos extraños
Que Se conocen mucho y nunca es
Suficiente.

Ya te has comido medio pastel, Mila Mores


Estoy al borde,
me aguanto bien de pie
porque caí muchas veces;
dejo fluir los sueños,
gracias por tu compañía,
sigo sin tener nada que perder
es decir, sin miedo a vivir
y menos, a morir;
aunque si muero,
será delicioso
hacerlo en tu orgía de besos
mientras todo lo que no es obligatorio
está prohibido.
Llegaré, llegarás,
me adapto
y despisto a mis manías
pero no me dejo domesticar
ni etiquetar
a pesar de mi estilo clásico.
Hoy quiero verte
codo a codo
porque detrás del miedo
está la libertad
y con la actitud
ya te has comido medio pastel.

El mito del amor y sus consecuencias en los vínculos de pareja, Pilar Sanpedro


publicado en Página Abierta, 150, julio de 2004

Te vas porque yo quiero
Que te vayas.
Y a la hora que yo quiero
Te detengo.
Yo sé que mi cariño te hace falta
Aunque quieras o no.
Yo soy tu dueño.
(Ranchera. La media vuelta. José Alfredo Jiménez)

Todo amor es fantasía;
Él inventa el año, el día,
la hora y su melodía;
Inventa el amante y, más,
la amada. No prueba nada
contra el amor, que la amada
no haya existido jamás.
(Machado).

Actualmente, la violencia doméstica se ha convertido en una cuestión con una dimensión pública mayor que en otras épocas debido a la gran cantidad de interpretaciones que sobre ella se realizan desde diferentes instancias. La idea de este artículo no es aportar un análisis más sobre el tema, sino plantear una reflexión sobre un asunto que nos afecta a todas las personas en alguna medida y que, en el caso de las mujeres, es una de las muchas variables que sustentan las situaciones de violencia. Me refiero al modelo amoroso de nuestra cultura occidental, al mito del amor-pasión y a sus consecuencias en las relaciones de pareja actuales.

Mientras llueve, Anestesia


¿Qué hay detrás de esas rayas?
haz un silencio y espera,
siente la hoguera en mi boca
y calla si puedes,
no me digas que ya sé
qué ampara tu "paraguas" fucsia;
si es rojo, fucsia, rosa fucsia; o es otra cosa
tampoco importa…
Es un paraguas color rosa, si mojados,
me deleito
al verte danzar bajo la lluvia,
mis pies y mis manos
siguen secos bajo techo mientras llueve
y mis ojos solo pueden lamerte la piel...
Un parasol fucsia, si cierras los ojos,
me deslizo por debajo lento muy lento,
me abrigo en tu ombligo,
encuentro un refugio;
nos sometemos a la irresistible locura
de la eternidad convertida en instante
al brindarnos
el beso más profundo, delicado, suave y cálido;
mientras todas las gotas que penden de tus cabellos
brillan por última vez
antes de saltar al vacío…

dimecres, 27 de juny de 2012

Ich liebe dich, Mila Mores



Me encanta que me dejes ser tu amante
y despertarme cuando tu cuerpo me susurra
ich liebe dich
(mira que es complicado decirte en la cara que te amo).
Juré que no volvería a sucederme de nuevo
pero tus manos duras y sensibles
me dicen que el truco
para no pasar miedo en los túneles oscuros
es ver más allá
y no dejar para mañana
las ganas que nos tenemos hoy.

Bufar des de dins, Mireia Branera



Odio les barreres de la gent. Em fan mal. Aquestes construccions fetes amb una barreja de por, frustracions i ciment pur. Murs interminables que m'entesto en abatre, en destruir a força de carícies, a força d'empentes, a força de batacades. Què guardem amb tanta por? Un ser feble i tendre i amorós? De què tenim por?

Jo vull estimar cada persona que conec i quan em trobo amb aquests murs agafo energia per destruir-los, però de vegades hi ha tant de ciment que no es deixen traspassar, llavors em llepo les ferides a l'altra banda i em desespero. Sé que hi ha un ésser estimable a l'altra banda que no vol els murs de l'ego, però no sé com abatre'ls.

Som nosaltres que hem de bufar des de dins perquè desapareguin i deixar-nos volar amb les coses que ens passen, sense conceptes predeterminats, sense tants raonaments i deixant la ment de banda, només sentint.

La pasión aumenta la inteligencia, Mario Alonso Puig



Parecía que la razón estaría siempre en el podio del cerebro. No fue así. Hace unos años descubrieron que esa facultad tiene limitaciones. De nada sirve un genio encerrado en sus pensamientos. Lo que hace que una persona consiga sus sueños es la fe y la pasión.

Mario Alonso Puig, cirujano y fellow de la Harvard University Medical School pretendía dar algunas claves para construir sueños en proyectos reales. Alonso Puig partió de una distinción. La fantasía no es lo mismo que la imaginación. “La primera aleja de la realidad. La segunda ayuda a construirla”, puntualizó. “Los humanos tenemos la capacidad de crear nuevas realidades y dibujar algo nuevo en nuestra mente que nos haga ilusión. Pero a veces sentimos vértigo”.

Hay que buscarse un amante, Jorge Bucay




Muchas personas tienen un amante y otras quisieran tenerlo. Y también están las que no lo tienen, o las que lo tenían y lo perdieron. Y son generalmente estas dos últimas, las que vienen a mi consultorio para decirme que están tristes o que tienen distintos síntomas como insomnio, falta de voluntad, pesimismo, crisis de llanto o los más diversos dolores. 

Me cuentan que sus vidas transcurren de manera monótona y sin expectativas, que trabajan nada más que para subsistir y que no saben en qué ocupar su tiempo libre. En fin, palabras más, palabras menos, están verdaderamente desesperanzadas.

Antes de contarme esto ya habían visitado otros consultorios en los que recibieron la condolencia de un diagnóstico seguro: "Depresión" y la infaltable receta del antidepresivo de turno.

Entonces, después de que las escucho atentamente, les digo que no necesitan un antidepresivo; que lo que realmente necesitan, ES UN AMANTE. Es increíble ver la expresión de sus ojos cuando reciben mi veredicto. Están las que piensan: ¡Cómo es posible que un profesional se despache alegremente con una sugerencia tan poco científica! Y también están las que escandalizadas se despiden y no vuelven nunca más.

dimarts, 26 de juny de 2012

Regeneración anal, hazte un manolo

Proclamas político-místico-panfletarias para el 28 de junio de 2009

De las tanatopolíticas a las eroticopolíticas vía anal: hazte un manolo

Este año se cumplen 40 años de los acontecimientos de Stonewall, y 15 de mi primera manifestación en Barcelona. Es una buena ocasión para parar un poco, reflexionar y empujar adelante. Nunca olvidaré la expansión, alegría y viveza de aquella primera manifestación a la que acudí. Por entonces montaba fiestas en la Bata de Boatiné con el nombre de Placenta de Estrellas y el lema Mucho Amor, éramos pocos pero estábamos entregados, y la fiesta no ha parado. Salir del armario como un petardo expansivo, extasiado, que no tardó en subirse a una barra y morrearse indiscriminadamente, o en salir a la calle con tacones anchos, boa, medias y minishort, fue justamente lo que tenía que hacer, lo que le debía al niño y al adolescente que había sido, y lo hice, y nada me detuvo. A veces sentí que en ciertos ambientes alternativos pasaba por demasiado petardo, o tonto, y en los ambientes más gay pertenecía al grupo de los raros raros, pero yo era feliz y en todas partes me trataron bien. Estaba rodeado de seres maravillosos que quería y me querían. La vida ha seguido su curso. Ahora tengo ganas de trabajar más y salir menos. Ya no me subo a la barra, ni voy semidesnudo por la calle, o tan bien vestido. Pero sigo siendo feliz. Hay en mi vida nueva familia y compromiso, y la familia de entonces, esa “manada furiosa” que tan bien dice nuestra Perra Superiora Itzi, ha crecido, y seguimos siendo muchas y bien avenidas, felizmente revueltas, revolcadas y revoltosas… Y esto no hace sino empezar.

I

Contra el falso mito del culo y la mierda, mi profundo y sincero agradecimiento al tabú que nuestra civilización ha levantado en torno al culo y al ir a tomar por culo. Gracias a él yo sé que lo que sé acerca de mi culo es mío y es verdad, no se lo debo a nadie.

dijous, 21 de juny de 2012

Insumisas, cada día; Mila Mores



Quiero amarte demasiadísimo,
de matrícula de honor,
lo contrario sería un suficiente
triste y apagado
donde la rutina
nos bajaría la bilirrubina
y agriaría el sancocho hormonal
que nos mantiene en la cima
de la bacanal.
Es complicado ver las estrellas a tu lado
—las eclipsas a todas—
y si escribiera el guión de mis sueños,
coincidiremos en la risa
y nos encontraremos en el silencio,
seremos compinches de travesuras,
aliadas en proyectos,
cómplices en la rebeldía,
insumisas, cada día.

Una lengua gigante, Anestesia



La última noche que nos vimos, antes de que llegaras, me concentraba en pensar —para aminorar el susto— que quería verte con la camiseta que precisamente tenías esa noche; solo te la había visto puesta una sola vez, era de un tono de la escala de amarillos del otoño. Entonces me alegré más al verte, pues no creo en coincidencias ni casualidades. Por eso a veces no quiero entender, pero qué más no quisiera sino acariciarte todo como lo hago con mi almohada. Los miedos, excusas, temores, cadenas, anclajes, riesgos, seguros, arneses y prevenciones ¿podrían desaparecer?

me sube la temperatura, Gna Marada



Ojos almendros brillantes;
Detrás de un balcón, de una ventana, detrás de un sol,
Nos descubrimos gatos, maullamos risas e ironías.
Te atrapé una sonrisa y una mirada
Si pensaste que no te veía,
¿Qué sueñas y quien te sueña?
afuera hay mucho ruido y demasiada prisa,
a dentro puedes beberme como jugo de naranja,
Como jugo de maracuyá.
Me vienes como calcio a los huesos,
como vitamina al cuerpo,
Te imagino como algo ilegal,
prohibido y atrevido,
Como dosis de heroína.
Te sueño desnudo al calor del verano,
y se me antoja provocarte, 
y  me sube la temperatura.

dimecres, 20 de juny de 2012

La mujer triste, Susana Rodrigo



          ¿Alguna vez han notado en sus cuerpos esa sensación como de urgencia indefinida e inexplicable que hace saltar todas las alarmas, sin previo aviso, sin preludio racional que la diluya?
Tranquilicémonos, porque es común en los humanos intentar sobrevivir al imprevisto. O lo que es lo mismo, poseemos ese algo profundo y ancestral que nos previene, que nos protege del desastre. No somos perdurables aunque sí supervivientes.
En mí, aquel día saltaban todos los chivatos, todos los pálpitos acudían al tiempo desatados.
Algo dentro de mí me preparaba.
Al llegar a casa, ya todo apoyaba la evidencia. El aire olía a madera verde y requemada; a hojas aplastadas, a tierra removida. A anuncio de desastre.
El podador había ejercido su oficio en mi ausencia, loca y tardíamente.
Y lloré. Y grité hasta que los ojos me dolieron, y vacié mi pena en las mangas y pañuelos.
Este año en primavera no tendría brotes nuevos. Mi huerto quedaría suspendido en un invierno frío, perenne y desolado.
Pero como la Vida es arrebato y fluye sin descanso, pasa el tiempo. Ahora, hace tres días que llevo la sonrisa prendida a todas horas.
Suaves botones grises, verdosos, rosas, apenas apuntados, comienzan a asomar de entre las ramas mutiladas. Sin más, porque es la hora.
Y los troncos de mis árboles, bullen; están tibios a mis palmas.
La Vida huele a pascua y a tardes de paseos de la mano.

Me encanta desayunarte, Mila Mores



Me encanta desayunar contigo,
pero me gusta más desayunarte
en una tortita de arroz con tahini
o entre churros con chocolate.
Si todas las personas fueran
la mitad de cachondas que tú,
el mundo iría mejor;
por eso mantengo una distancia impracticable
ya que la pasión desbordada, desbocada y atolondrada
me emborrona la mente
—tengo mucho trabajo atrasado—.
Es por eso que para mí
el amor es guardarte una galleta,
frotarte la espalda,
compartir el plato, el colchón y la mirada
y que cada susurro sea una santa misión.
Para mí, el amor rima con huerta,
con estar despierta
y con dejarte siempre la puerta abierta:
sin duda, es mejor que tirarse con una tirolina
y lo más cercano al calor uterino.

Vientre de mujer

Una reflexión sobre el patriarcado y el modelo que impone a la mujer. Desde los medios de comunicación hasta los escaparates de la calle, los maniquíes nos interrogan: y tú ¿eres como yo?


dimarts, 19 de juny de 2012

La monogamia no está en nuestra naturaleza, Christopher Ryan

 
En su tesis doctoral, Ryan analiza las raíces prehistóricas de la sexualidad humana. Si escribía un dato curioso o comentario irónico, su director, el renombrado investigador Stanley Krippner, le anotaba "guárdalo para el libro". En el principio era el sexo (Paidós) lo ha escrito a cuatro manos con su mujer, Cacilda Jethá, investigadora de la sexualidad en el entorno rural africano. El resultado es un cuestionamiento muy bien documentado y ameno de las teorías establecidas que afirman que la sexualidad humana es monógama. En el 95% de nuestro tiempo en la Tierra el sexo era compartido. La agricultura,con la propiedad y las herencias, hizo de la monogamia el centro del nuevo orden social.

¿Nuestra prehistoria era promiscua?
Vivían en grupos de unos 150 individuos y todos tenían relación con todos, pero no eran relaciones casuales con desconocidos, se conocían muy bien y lo compartían todo.

¿Eran unos hippies?
Algo parecido. El 95% de nuestro tiempo en la Tierra desde que somos hombres hemos vivido nómadas, en grupos pequeños, con mucha libertad sexual y sin control de los recursos por parte de nadie. Y el estatus de la mujer era alto porque tenía acceso directo a la comida, sabía protegerse de los animales salvajes y tratar enfermedades.

dilluns, 18 de juny de 2012

Como gata boca arriba, Gioconda Belli


Te quiero como gata boca arriba,
panza arriba te quiero,
maullando a través de tu mirada,
de este amor-jaula
violento,
lleno de zarpazos
como una noche de luna
y dos gatos enamorados
discutiendo su amor en los tejados,
amándose a gritos y llantos,
a maldiciones, lagrimas y sonrisas
(de esas que hacen temblar el cuerpo de alegría)

Te quiero como gata panza arriba
y me defiendo de huir,
de dejar esta pelea
de callejones y noches sin hablarnos,
este amor que me marea,
que me llena de polen,
de fertilidad
y me anda en el día por la espalda
haciéndome cosquillas.


dijous, 14 de juny de 2012

En tu góndola de sueños, Gna Marada




Vi tu rostro en medio de la multitud,
Eso fue ayer;
Te saqué del álbum de los recuerdos,
Desempolvé las fotos que tenía en la memoria,
me dispersé en el universo,
y me hice partículas en el aire,
estaba tan oscuro que encendí las luciérnagas,
me fui de vuelta al norte y de regreso al sur,
al este y al oeste,
atravesé el horizonte y el océano pacifico,
 y los ríos y los mares y quien sabe cuántas aguas más.
Me Fui a pasear en tu góndola de sueños,
en tus quehaceres del día a día,
en la mañana fui tu desayuno, lo primero que viste al despertar,
estuve en las fibras de tu pelo, en los latidos de tu corazón,
fui a escucharte suspirar por última vez,
te abracé con la brisa,
te besé con luz de luna,
a fuerza de amarte libre me fui corriendo salvaje,

dimecres, 13 de juny de 2012

Acompanyar la sexualitat dels infants, Anna Salvia



Estic a la banyera amb la meva filla de vuit mesos una tarda de principis d’estiu. Encara no gateja, però té plena mobilitat en el medi aquàtic. Ens hem banyat juntes dese-nes de vegades, tot i així, no ha estat fins avui que s’ha llençat a explorar-ho. Jo no sóc conscient del que està apunt de passar, ni tan sols m’ho he plantejat mai. De sobte, avança cap a mi i, en mil·lèsimes de segon, comprenc que ve decidida a investigar el meu pubis. El temps sembla aturar-se, no per la lentitud esperable d’una bola encuriosida recent aterrada a la Terra, sinó perquè el pànic s’apodera de mi. El primer impuls que envaeix tot el meu cos és apartar-la, desviar la seva ruta amb alguna maniobra improvisada evitant a tota costa que accedeixi a la meva vulva i vomitar un explosiu “Però, què fas?!”. Em sorprenc amb aquesta reacció visceral a punt de manifestar-se, tan antagònica a la persona que creia ser. 

dimarts, 12 de juny de 2012

Manifiesto de un cuerpo guarro, revoluto y feminista, Mónica Contreras


Me manifiesto contra la Historia de mi cuerpo, la que se ha esperado sea y la que se espera devendrá.  Me manifiesto contra la Historia de mi cuerpo, como ejemplo de la Historia de muchos otros, la cual ha intentado (y en muchos casos logrado) incorporar en mi carne ideas ajenas, foráneas, abstractas, irreales, solo posibles en el marco de la imposición. Me manifiesto porque esa Historia no tiene mi nombre, pero anhela mi cuerpo; una Historia patriarcal, heterosexual y moderna; una Historia de penes, costillas y "hombres de ciencia". Me manifiesto porque esa Historia ha buscado y sigue buscando hacerme parir la dominación sobre mi cuerpo y muchos otros.  Me manifiesto porque no se me da la gana seguir viviendo esa Historia como si fuera mía. Me manifiesto porque no me interesa saber cómo debo producir, reproducir, manejar, aislar, ocultar e inexplorar mi cuerpo; nunca silente, nunca acallado.  Me manifiesto, porque siempre ha buscado hacer de mí, mi más poderosa enemiga.

Me manifiesto contra esa Historia vestida de Verdad, aquella que me aleja del mundo y evita que mi cuerpo sea amigo de los microbios, las bacterias y el frío. Me manifiesto por tener que cubrirme con la excusa de la ciencia, me manifiesto por aquella moralidad oculta tras investigaciones y desinfectantes que han vuelto al mundo alérgico a sí mismo. Me manifiesto contra la higiene y el temor que nos infunde. Me manifiesto porque mi cuerpo y mis mocos tienen derecho a existir.

Hierba mora, Teresa Moure




Yo, Inés Andrade, he compuesto esta historia para quien la quiera leer. Para tejerla, fui seleccionando los fragmentos de vidas que el arca de mi casa me reveló, que no eran todas las vidas, sólo partes, y que no he reproducido íntegramente, sólo en la medida en que pudiesen marcar el hilo por donde todas habían pasado antes de mí, como en un trabajo manual de patchwork. Al tiempo que escribía, me di cuenta de que estaba rescatando la memoria de las mujeres invisibles que me habían precedido y, movida  por su espíritu, a veces he inventado, he explorado la anécdota, me he dejado llevar por el humo de la imaginación, y he exprimido las palabras cuanto he podido para sacarles la miel que llevan dentro y dejar que me endulzasen la boca y me hiciesen brillar los labios por ver si así, tan adornada, me besaban de una vez. (…)

los besos amarillos del otoño, Gna Marada


Si mis besos aprendieran el arte de las estaciones,
serían besos de colores y climas diversos;
Serían los besos amarillos del otoño
y los besos tibios del verano,
se estamparían en las hojas y se irían lejos a volar,
se vestirían de risas y de milagros,
remarían hasta la otra esquina,
a la esquina de los encuentros desconocidos.
Te besarían en noviembre, no esperarían hasta el jueves,
ni a la casualidad,
Serían besos de siluetas, besos de cartón,
de los que atrapan el misterio,
y lo elevan a la sublime consternación,
serían brújula perdida entre tus manos y tu boca
vagabundos de tu cuerpo, de tus aromas y sabores,
pero todavía no te encuentran,
todavía no se animan a buscarte.

Quiero ser, Mila Mores


Quiero ser ese alambique que descubra
la idea original de cada ser,
el motor de su alegría,
lo que le mueve el piso,
lo que le saca la rabia,
por lo que daría la vida;
y entonces encontrar la mejor manera
de ofrecer mi corazón y mis manos
para la lucha cotidiana,
para la rebeldía silenciosa y la insurrecta.

El amor y el poder, Coral Herrera Gómez





El deseo de dominar es el más universal e irresistible que existe, afirmó Simone de Beauvoir. En mi estudio sobre el amor he estado pensando en las luchas de poder que recorren las relaciones de pareja en particular, y las relaciones entre los humanos en general. Somos animales gregarios y nos relacionamos entre nosotros jerárquicamente. El hombre blanco homosexual rico tiene más poder que un hombre de otra etnia homosexual pobre, por ejemplo. A su vez, un hombre blanco heterosexual joven ocupa una escala superior con respecto al hombre blanco heterosexual y anciano. En la escala más baja de esta pirámide social, se sitúa la mujer negra lesbiana y pobre.

Dentro de los grupos humanos también hay jerarquías; por ejemplo, en los cuerpos militares (cabos, oficiales, capitanes, tenientes, etc.), en las empresas (Presidente, Director, Jefe, Encargado, oficinista), en los colegios (Director, profesores, alumnos), en los ayuntamientos alcalde, concejales), en los hospitales (Director, Médico, Enfermero, ATS...)... También en las relaciones emocionales y sentimentales existen estas jerarquías; por ejemplo, en el seno de una familia nuclear tradicional (Patriarca, Madre, Abuelos, Hijos, Nietos).

En las parejas lo ideal es que ambos miembros se relacionen igualitaria y libremente. Para que ello suceda, debe primar la sinceridad, la generosidad, la comunicación, la solidaridad y el compañerismo. Yo siempre digo que la amistad es transparente y la pasión es opaca, porque está llena de misterio, de miedos, de deseo y de secretos. A menudo el amor es un campo de batalla entre dos personas que luchan por no perder su autonomía e independencia. Dado que el enamorarse trae consigo una magia en la que la razón tiene poco trabajo que hacer, cuando alguien se enamora tiene dos opciones: o tratar de autocontrolarse, tratando de actuar racionalmente, sin perder la cabeza; o lanzarse al agua sin miedo y dejarse llevar por la corriente turbulenta de las emociones y los sentimientos.

Enamoramiento, amor y ágape. Yaoselotl Kuitlamistli


Enamorarse... vaya situaciones y locuras complejas. Amar... algo mucho más complejo, pero más estable, aunque se suele padecer. Ágape... seguramente una palabra muy rara, pero un gran objetivo de vida.

Probablemente las dos primeras palabras sean bastante conocidas, más la última no. Veamos, uno se suele enamorar y posteriormente (desde quizá una fracción de segundo hasta algún tiempo razonable y congruente) se pasa al amor. Al menos es lo clásico, salvo por quienes dicen que hay amor a primera vista. Y si uno es capaz de amar, ¿entonces cuándo nos amaremos todos?

Tendré que citar nuevamente al diccionario de la Real Academia Española (RAE)... Dice que el enamoramiento es la acción de excitar un padecimiento de amor en alguien; el amor es un sentimiento que parte de una insuficiencia y se busca a otro ser, donde hay reciprocidad; el ágape es el afecto (amoroso) hacia las personas (aunque su origen se remonta a la época de Jesús).

El RAE puede ser muy puntual, no obstante, hace algunos años supe de una excelente definición para el enamoramiento. Suena cruel, tal vez arrebatado, pero lo describe sin ambigüedades tal y como es: “el enamoramiento es un estado de estupidez transitorio”. Muy realista, sí, muy rudo, sí, pero ¡así es indistintamente de los sentimientos involucrados!

dilluns, 11 de juny de 2012

A sociedade caminha para relações amorosas múltiplas,Regina Navarro Lins

Arquivo Pessoal
Regina Navarro Lins: "Daqui algumas décadas a escolha do objeto amoroso será pelas características de personalidade e não mais pelo gênero" | Foto: Arquivo Pessoal

Rachel Duarte / Sul21
Há no mínimo cinco mil anos o sexo é algo reprimido na sociedade. Em pleno século 21, diante do aumento da exposição da intimidade e das preferências sexuais, o tema ainda mexe com valores culturais e morais a ponto de manter preconceitos. Psicanalista há 38 anos e autora de mais de dez livros sobre o assunto, a carioca Regina Navarro Lins conversou sobre amor e sexo com o Sul21.
Para a psicanalista, os valores tradicionais de relacionamento não estão dando mais respostas satisfatórias e, com isso, se abre espaço para uma nova forma de viver. “Daqui algumas décadas a escolha do objeto amoroso será pelas características de personalidade e não mais pelo gênero homem ou mulher”, diz. Ela afirma, ainda, que o cavalheirismo é um retrocesso para o feminismo, uma vez que reforça a ideia de que a mulher é frágil e incompetente, necessitando de proteção do homem.

diumenge, 10 de juny de 2012

Sobre tus olores, Valmore Muñoz Arteaga

 
Mi obsesión por hacerte el amor es un asunto de olores. En los distintos momentos de la intimidad, tu cuerpo va desprendiendo una serie de aromas que entran por mi nariz y corren a través de sus conductos para instalarse muy cómodamente en mi cerebro. Allí comienzan a desorganizarme las ideas y pensamientos y a reorganizarlo todo a puro capricho de cada uno de los aromas. Llega uno a instalarse, desacomoda para acomodar de otra forma y esperar así la llegada de otro aroma para darle cumplimiento al pacto que ellos firmaron antes de salir de tu cuerpo. Un pacto que me recuerda que los recuerdos de quienes parten están muy atados a los olores. Como cuando alguien ya no está y uno empieza a oler entre sus cosas esperando así, de alguna manera, que algo de aquella alegría vuelva, al menos, por tan solo un instante, no importa lo breve. Quizás también esperando, claro, con menos esperanzas, que quien partió haga lo mismo con los objetos nuestros que quedaron en sus manos. Sí, tonterías de provincia. Sin embargo, tenga que ver o no mi condición de provinciano invisible, tus olores se extienden y se contraen en mi recuerdo  alborotando las sombras más oscuras de mi cuerpo. Sí, eso también lo sé, son sólo palabras estas palabras, pero, al mismo tiempo, son también una idea firme, reiterativa. Monzant me dijo una vez, creo que cuando escribí Sylvia, que yo pensaba con el sexo erguido. No supe si tomarlo como insulto o cumplido, pero mi recién descubierto Alberto Ruy Sánchez comenta en algún cuento por ahí que pensar con el sexo es un privilegio, ya que nada nos resulta más vital e inquietante que, precisamente, una idea firme que se acerca lentamente hecha cuerpo, nos envuelve y nos hace renacer. Ahora, cómo negarme a pensar con el sexo si él, qué envidia le tengo ahora, entró en ti hasta el fondo mismo de tus resplandores, hasta que la saliva se te hizo un licor oscuro, hasta que estallaste, como diría Rojas Guardia, como plumaje en oro caliente y derramado. Sí, también lo sé, quizás eso sólo lo imaginé.

La centralidad de la mujer en el simbolismo Minangkabau, Peggy Reeves Sanday


Durante toda mi carrera he sentido interés por el auténtico significado de la palabra "matriarcado". Desde un punto de vista teórico, sentía curiosidad por la naturaleza de su estructura social, significados de género, estética y visión del mundo de las llamadas sociedades matriarcales. Preguntas sobre la calidad de las relaciones interpersonales también me intrigaban. ¿Habría más o menos violencia interpersonal, más o menos abuso infantil y doméstico en una sociedad matriarcal? También me preguntaba sobre el "gobierno femenino" que acompaña todas las discusiones sobre el matriarcado. ¿Cómo se expresaría el poder político en manos femeninas? ¿Se sentirían las mujeres más cómodas y la vida sería más apacible? ¿Dónde encajarían los hombres en una sociedad así, y cómo interactúan los sexos?

¿Quiénes son los Minangkabau?

divendres, 8 de juny de 2012

La monogàmia com a predefinitòria de l’amor; el poliamor com estratègia política. Nadia Rosso


Aquest text es va gestar gràcies a la meva experiència en el passat Encuentro Lésbico Feminista de Latinoamérica y el Caribe (ELFLAC), a Guatemala, i sorgeix com una necessitat de proposar noves estratègies polítiques, i especialment, noves estratègies de relacionar-nos com a feministes lesbianes.

He de començar dient que el taller de poliamor realitzat a l’ELFLAC va tenir valuoses participacions que van propiciar aquesta reflexió. Com sempre, cap idea té drets reservats i sempre en devem un poc a qui ens precedeix i a qui ens acompanya. També voldria aclarir que no definiré ni explicaré aquí què és el poliamor o què planteja la ruptura amb la monogàmia obligatòria

Començaré amb la noció que va plantejar Marian Pessah en aquest taller: no utilitzar el terme poliamor1, sinó ruptura amb la monogàmia obligatòria. Existeixen dues raons per fer-ho: una, perquè no es tracta únicament de relacions amoroses, sinó també de relacions ocasionals que involucrin només quelcom eròtic o sexual, per exemple. 

dimarts, 5 de juny de 2012

Tú y yo siempre seremos más que dos, H.R.Herzen



El instinto de supervivencia nos acerca al placer y nos aleja del dolor. Hay que partir de la premisa de que ninguna persona nos puede aportar todo lo que precisamos para nuestro buen vivir: necesitamos a unas personas para contarles nuestra vida o para hablar de ciertos temas, con algunas nos encanta ir de fiesta o a museos, con otras nos apasiona ir a la montaña o aprender trucos de magia, con unas pocas nos buscamos para tener sexo o para que nos cuenten chistes, con algunas nos apetece dormir a su lado o vivir aventuras locas. Amigas de toda la vida o conocidas de una misma noche, todas juegan.

Por una sencilla ecuación matemática, yo tampoco ofrezco a nadie todo lo que puede desear y querer vivir; cualquiera de mis amantes habituales u ocasionales necesita a otras personas, otros seres, otros espíritus, otros cuerpos, otras magias e ilusiones. Es por eso que a priori cualquier relación sexoafectiva por más estable que se proponga nunca podrá resolver todas las necesidades vitales y existenciales de sus miembros dentro de ese mismo grupo. Aunque hay casos para todo y es posible la realización personal abrazada a la monogamia más estricta es muy probable que por más enamoradas que estemos de una u otra belleza pensaremos, desearemos, necesitaremos y acudiremos en busca de otros cuerpos y almas que nos aporten lo que, como animales gregarios que somos, requerimos para nuestra salud mental, física y espiritual.

Miedos que no tendrían que existir pero están ahí, RomaAlRevésEsPolítica

Miedos que no tendrían que existir pero están ahí. Que habitan tu cuerpo y saltan desde la oscuridad a tus ojos y se quedan formando telarañas. Miedos que forman parte de ti y que a veces no sabes quién eres sin ellos.
Hemos creado tantas cosas lindas cuerpo a cuerpo este tiempo que mi cuerpo se ha acostumbrado a desear y esperar más...Ahora me concentro en alimentar los deseos y no las expectativas, en pensar en ti más allá de lo que somos juntas y en contener los impulsos para respetar este espacio aunque ahora no me lo pida el cuerpo.

¿Qué excita a las mujeres?, Rosa Collado

La primera respuesta estaría en hablar sobre la estimulación genital. El epicentro del placer de la hembra, en muchas especies, apunta al clítoris. Esta díscola cápsula aglutina más de ocho mil terminaciones nerviosas y en ella podría encontrarse el velado secreto de la sexualidad femenina. Muchos y muchas estarían de acuerdo con esa afirmación, más aún si agregamos que el 70-90% de las mujeres necesita estimulación clitoridiana para que se produzca "el gran apagón".

No puede ser tan fácil resolver un enigma que cada año produce más textos científicos que la teoría de cuerdas.

El botón rojo, el clítoris, según todos los protocolos es un buen punto de partida para acabar con la guerra fría en las alcobas. Pero no está solo. Y aquí comienzan las complicaciones. Otras áreas genitales merecerían un tratamiento semejante. Según la región de donde proceda la señal que llega al cerebro, la sensación de orgasmo es distinta, y de ahí que sea común hablar de orgasmos clitoridianos, vaginales y “combinados”. Para acertar en la diana, hay que hacer un máster con mucha práctica; es decir, “masturbarse mucho”.

diumenge, 3 de juny de 2012

adopta el instinto, Gna Marada




Bebe un café para dos y escríbele a la fábula del amor,
Estampa tu rostro en el espacio sideral,
Rasgúñate la espalda, Asesina a tus ganas, no las dejes al azar,
Si tengo suerte las atraparé
y Cuando te atrape, voy a sacudirte el polvo,
Encontraré un camino que recorrer en tu cuerpo,
Un sendero hacía tus lunares, con ubicación y numeración exacta.
Saluda al cielo y al infierno, elige la vida,
Escoge el lugar, el día y la hora de nuestro encuentro.
Adopta el instinto,
Déjate ver y déjame entrar,
Desnúdate el alma y el cuerpo,
Bésame hasta que tus labios ardan de calor,
Atrápame el sueño y dilata mis pupilas,
Navega sobre mis pies,
Ábreme un espacio en tu colchón,
Abrázate a mi cintura,
Si el agua no te moja, Báñate en mi sudor,
El tiempo pasa y la vida también
Si vas prendarte de algo, préndate de mí.

Sexe col·lectiu. De la misèria a l'abundància sexual; Na Pai

 (publicat a l'Accent Bord núm. 7)
No és cap misteri, vivim en un estat d'escassedat sexual. En aquest ambient enrarit les relacions sexuals són regulades per normes d'origen patriarcal que determinen i restringeixen on, quan, com i amb qui podem tenir-ne. Aquesta normativa no està escrita enlloc, forma part del nostre subconscient col·lectiu com a única idea acceptable—i sovint, la única idea coneguda—de relacions sexuals; és, per tant, una construcció ideològica.
Per desmuntar aquesta normativa, començaré per transcriure-la toscament i resumida, dividint-la en tres principals models.

In slow motion, Anestesia



Te llevo de ida
y te traigo de regreso,
nunca me dejo,
siempre me llevo a donde quiera que voy.
Te traje capullitos de besos en denim,
botas sucias de pétalos,
un corazón desafinado
y la expresión en cueros inadaptados.
Sentimiento y plectro de metal oxidado:
del terror también brotan baladas
y versos asqueados por el dolor.
Se oye fuerte,
retumbante,
 estremecedor,
vibrante en mi pecho;
vuela inarmónico, condenado
y suspendido
en la velocidad,
mientras tú me llenas
 hasta el fondo
como un eco
y al compás,
cuando haces sonar todo
“in slow motion”.

divendres, 1 de juny de 2012

La heterosexualidad masculina es contra-revolucionaria, Marikarmen Free


Genealogía de la palabra "heterosexual":
"La palabra “heterosexual” tiene una genealogía extraña y contradictoria. Heterosexualidad apareció en 1892, en una revista científica de medicina, con un significado absolutamente distinto al que se tiene en la actualidad. Heterosexualidad significaba originalmente una patología definida como: “la atracción sexual patológica por ambos sexos”. Posteriormente fue empleada para designar “la atracción sexual excesiva y mórbida por el sexo opuesto”. Fue en 1934, cuando a "heterosexualidad" se le dio su significado actual; “atracción sexual por el sexo opuesto".

La heterosexualidad surge en 1934 de la necesidad por parte de un sistema familiar, social, cultural, económico y político extremadamente machista y homófobo, de crear una distinción clara y precisa de los comportamientos a todos los niveles de hombres y mujeres, delimitando y marcando así los roles que tienen que asumir y reproducir cada uno de ellos si quieren estar dentro de lo socialmente aceptado (lo heterosexual y de esta manera se transforma en social por encima de sexual o de genero), es fácil adivinar que la heterosexualidad beneficia a los hombres por el estatus que ellos obtienen dentro de esta categoría, y por consiguiente mas fácil aun es saber a quienes les interesa perpetuarla.