dimarts, 26 d’agost de 2014

La construcción simbólica del amor, Julián Fernández de Quero

Todo el mundo está de acuerdo en considerar al amor como un aspecto importante en la vida de las personas.  Hay quien considera que el ochenta por ciento de la producción artística y cultural universal ha girado y gira en torno a este asunto tan vital y tan personal. Si partimos de la definición que José Antonio Marina  enuncia de la evolución humana  “La Humanidad lleva doscientos mil años saliendo de la selva de la Naturaleza e inventándose a sí misma” , consideraremos que el amor es una construcción simbólica inventada por la inteligencia creadora a partir de una necesidad biológica, el parto prematuro de la cría humana.  En efecto, las especiales transformaciones anatómicas y fisiológicas  ocurridas en el cuerpo de la  hembra humana a causa del Bipedismo, en los orígenes de la especie, relacionadas con su aparato sexo-reproductor, convierte el parto en prematuro y la cría humana viene al mundo a medias de hacer, sin terminar, algo que no le ocurre a la mayor parte de las crías animales.  Esta invalidez vital de la cría humana  plantea la necesidad evolutiva de asegurar la protección y el cuidado de una persona adulta que garantice su  supervivencia, lo que se logra mediante la potenciación de una capacidad afectiva genéticamente heredada pero poco desarrollada.  El primer afecto ontogenéticamente potenciado como recurso para la supervivencia de la cría humana es el apego y, a partir de él, el cerebro afectivo humano se desarrollará considerablemente, hasta el punto de que las últimas investigaciones llegan a la conclusión de que en la vida de las personas es mucho más importante el desarrollo y educación de la inteligencia emocional  que de la inteligencia instrumental.  En palabras de Félix López,  catedrático de Psicología de la Sexualidad, de la Universidad Pública de Salamanca, al ser humano se le puede definir como  “Un ser para amar y ser amado”.

[AUDIO] ¡Al Carajo con el Amor!, Colectivo Poliamor en México

Colectivo Poliamor en México anda sembrando bichitos de la disidencia amorosa por todos lados, y ahora con un nuevo proyecto radial: ¡Al carajo con el amor! Que comenzó su primera transmisión este 22 de agosto y que esperamos con muchos ánimos continuemos todos los viernes de 5 a 7 p.m a través de http://www.regeneracionradio.org/

Nuestro primer tema ¿para que un programa de poliamor? (sino lo pudiste escuchar en vivo, muy pero muy pronto el archivo audio)

Y este próximo viernes las reflexiones estarán como chispas titilantes a través: VERSIONES POLIAMOROSAS. ¿Existe un modo univoco de mirar y posicionarse ante el poliamor? ¿Moda, postura política, proyecto amatorio, acaso un nuevo y/o mejor camino? Muchísimas preguntas abiertas que esperan encontrar no ecos sino diálogos y creaciones colectivas.

Anti, contra o poli…pero siempre amorosa; Kitzia Montiel



 “El funcionalismo social querría reducir los cuerpos a puros instrumentos de trabajo productivo, valiéndose para ello de una epistemología pseudocientífica que anulase lo irracional del deseo, lo obsceno del placer y lo subversivo de determinadas disposiciones sexuales. Querría encerrar al eros en la reproducción, la escena consabida y el guion establecido. Delimitar muy bien qué es lo que puede hacerse de día y qué lo que puede soñarse de noche.”
Michel Onfray.

Las experiencias poliamorosas, contra amorosas y/o el amor libre están presentes todo el tiempo, pero nadie las nombra; así, en el silencio, se garantiza su inexistencia. Y simplemente no quería seguir callando, quería respirar con naturalidad, no sentir una especie de opresión sistemática cuando todo se salía de mi control, o del de ella, no quería seguir negando ese amor profundo por “mi mejor amiga”, ni las ganas de seguir frecuentando y queriendo a ex parejas, ni seguir negando el deseo de aquella mujer que me había invitado a cenar un par de veces. Quería seguir escapándome al campo o a la playa con mi hermana o mi madre sin sentir culpa.

Quería seguir amando a esa mujer con la que hasta ese entonces había compartido tres años de mi vida, es cierto, pero para ello tenía que dejar de amar a todas, a todo lo demás. ¿Qué clase de amor te exige para su existencia el exterminio de todx lo otrx? La respuesta ahora resulta clara: “El amor romántico”. Al comprenderlo los multiuniversos de abrieron, y di paso a una contradictoria realidad que ahora me encuentro construyendo y explorando.

dimarts, 5 d’agost de 2014

Soy Sapiosexual, Mariella Villanueva

Encantada.
Soy sapiosexual y lo que me pone de ti es tu inteligencia.
Me pone saber que tu mente es inquieta. Que te pongan las letras, la música, la ciencia, el arte. Que a nada estimulante le digas que no. Me pone tanto que me estimules. Que todo te cause curiosidad y que desarmes y rearmes todo; mis pensamientos, los tuyos. Me pone que cuestiones al mundo, que no des nada por sentado, que vulneres el orden, sedicioso, subversivo. Me pone que empujes tus límites y que empujes los míos, que me dejes sin aliento, que me dejes deseando más.