dimarts, 25 de novembre de 2014

Follamigos: siempre habrá quien te haga bailar; J.G. Guerrero

Sólo necesito alguien que me arregle. Porque a veces las noches dan miedo. Pierdes el equilibrio y da vértigo irse a la cama.

Cada seis meses, más o menos, me miro al espejo y no me reconozco. No sé quién soy y sólo soy capaz de mirarme en las fotos. Las fotos son siempre el pasado, aunque hayan sido tomadas hace un momento. Sin embargo, en el espejo hay alguien que me devuelve la mirada desde el otro lado, de manera presente, instantánea. ¿Y si no me gusto? ¿Y si quiero cambiar algo? ¿Y si descubro de repente la huella del tiempo? Me lavo los dientes mirando la pila del baño y así voy, evitando a ese señor del otro lado hasta que poco a poco me voy relajando, recomponiéndome, y un buen día me despisto y me llevo una sorpresa al mirarme. Entonces sonrío al pensar lo imbécil que soy.

 

¿Por qué esta fobia semestral? ¿Porque estoy locatis y escribo en Sesión Golfa? También. Pero alguna vez puede que fuera porque andara buscando alguien en quien mirarme; alguien que fuera capaz de llenarme el agujero del estómago y ya no tenerle miedo a los espejos, nunca más. Irte a la cama y oler un perfume tranquilizador. Pero, ¿realmente necesito que alguien repare la imagen rota de mi espejo?¿Por qué tiene nadie que acarrear con la responsabilidad de arreglarme? Primero que nada y ante todo, si tuviera todas mis cosas en orden y en su sitio, sería todo un tedio. Segundo, si creemos que existe nuestra otra mitad, siempre vamos a estar incompletos. Tercero, y no menos importante, si creemos en los cuentos de hadas, siempre correremos el riesgo de morir envenenados con nuestro propio desencanto. Es por eso que quiero plantear un mundo nuevo que quizá quien me lea todavía no haya explorado. Tal vez ni yo. ¿Por prejuicios?¿Por miedo?¿Por qué se yo? Que sé yo. Convencido estoy querido lector de que puedes pensar en alguien que te atraiga, que conozcas de hace tiempo y con quien hayas tenido “tus momentos”. Te ha pasado que os quedáis solos los dos y sin ningún problema os emborracháis juntos sin necesidad de tener a nadie más. Habéis hablado de casaros si estáis solteros a los cuarenta. Es más, hicísteis manitas debajo de la mesa, así como quien no quiere la cosa y nunca lo habéis comentado. Sientes que te gusta esa chica y tú a ella seguramente no le desagrades. Os lo pasáis bien. De hecho, cuando está cerca tiendes a buscarla, tu inercia te lleva a bailar con ella en lugar de acercarte a desconocidas, porque os comunicáis, os gustáis, existe química. O lo que sea eso. Y ella sabe hacerte bailar.

“No em prometis que m’estimaràs per sempre. Inspira’m”, Theodore Zeldin


Com va arribar a interessar-se tant pel tema de les converses?
No sabia com parlar, de jove. Estudiava molt, i parlava amb els llibres. Després vaig descobrir les dones, que em van ensenyar a parlar sobre les emocions. Els homes es resisteixen a parlar del que pugui revelar vulnerabilitat i que no són tan forts com aparenten. Les dones han desenvolupat l’habilitat de parlar entre elles, però no amb homes. Moltes dones de 25 a 30 anys em vénen a veure i em diuen: “Però què passa amb els homes?! No saben parlar”.
I vostè què els contesta?
Que darrere la façana del poder hi ha debilitat, i hi ha por. I quan analitzes homes cèlebres, particularment quan moren, veus que necessitaven tenir poder per ocultar la seva debilitat. Crec que la meitat de la història encara no s’ha escrit. El que no pots veure és més important que el que veus. M’interessa l’individu i el que hi ha dins l’individu, la seva complexitat. En comptes de veure’l a vostè com “el periodista”, sóc conscient que hi ha moltes coses de vostè que no sé. I vull saber-les. Aquest és el motiu pel qual sóc aquí. I el problema amb els periodistes és que fan preguntes, no les contesten.
Pregunti’m el que vulgui.
El que m’interessa és com podem, en última instància, descobrir la veritat. Què s’amaga darrere les aparences. Ningú és el que aparenta.

dimecres, 19 de novembre de 2014

Hackeo “Baila Morena”


parias El pasado jueves 30 de octubre tuvimos el placer de contar con un magnífico Taller de Reggaetón organizado por Cha·Ne·ka + Octubre Trans Bcn.
Os dejamos aquí una de las letras colectivas que realizaron lxs participantes:
                                           

  HACKEO “BAILA MORENA”
Ya tu mirada con la mia están saciandose
Y las trompas de falopio excitandose
Y en la mani te imagino masturbandome
encadenandome y yo mojandome.
Tu clito en mi lengua está saciandose
Tu piel rozando con mi piel y sofocandose
Y en la mani me imagino devorandote
Cacheandote, esposandote.

La dependencia emocional en nuestra cultura patriarcal, Daniel Curbelo

¿Sientes que frecuentemente complaces los deseos, placeres y necesidades de otras personas de tu entorno sin antes haber alcanzado los tuyos? ¿Muy ocupada y poco apreciada? ¿Vuelcas tu autoestima en el estado de ánimo de otros?

Si crees que “sí” es la respuesta a estas preguntas, el diagnóstico es claro: sufres dependencia emocional. ¿Y qué se entiende por dependencia emocional? Podría explicarse, en pocas palabras, como la necesidad de tener a otras personas (pareja, hijxs, familiares) para poder vivir. Es decir, por ejemplo, el desear que hagan las cosas por ti porque no confías en tus capacidades o depender de sus opiniones para tomar tus propias decisiones. Pero la lista de síntomas no acaba aquí.

quino-si-cari-o
Según A.I.S. (Atención e Investigación de Socioadicciones), “es más frecuente encontrar este trastorno en mujeres que en hombres (75%)”. ¿Por qué?

Busco novia, RomaAlRevésEsPolítica

Busco novia

Soy (estoy) precaria, bajo techo de prestado temporal y sin cobertura sanitaria. Planeo migraciones temporales por motivos económicos. Ando acabando una carrera (o la carrera va a acabar conmigo) en la que soy una bicha rara con pelos en los sobacos: inef, y me encanta nadar. Mi viaje/mi trip es el cuerpo.
Me gusta mucho cocinar y comer, he sido vegana y ese veganismo se ha ido diluyendo por motivos emocionales hasta una tierra de nadie en la que estoy ahora. Quisiera hacer equipo para retomarlo con fuerza.
 
Los feminismos punks y anárquicos me han dado las herramientas para ser quien soy, y no miro sin ellos. Me gusta la sensación de construir cosas, como autonomía o relaciones abiertas, a partir de cosas concretas, como un vínculo afectivo, material o un espacio (físico, simbólico, emocional...). Creo que es difícil a veces y que requiere una implicación constante, pero estoy enamorada de la gestión colectiva. 

dilluns, 17 de novembre de 2014

Poligamia otoñal (I), M. Molina

image
Foto: Ryan McGinley

La tensión flotaba en el ambiente como lo hace el rocío cada mañana húmeda. Hacía poco más de dos semanas que habíamos planeado esta noche a la que habíamos llamado “Afrodita call” en honor a la diosa griega que se ocupaba de la belleza, la lujuria, la sexualidad y la reproducción. Aunque la idea había sido alumbrada entre cervezas y humo de cigarros aliñados por piedras narcóticas venidas de Marruecos, cuando Lucas volvió a sacar el tema estando sobrios todos confirmamos la apetencia de implicarnos en un “ménage à trois” ampliado a cuatro. Ninguno teníamos mayor experiencia que la adquirida tras usuales relaciones heterosexuales y superficiales encuentros homosexuales resultado de altas dosis de alcohol. Los únicos lazos que nos ataban eran los de una amistad que creíamos que no se resentiría compartiendo algo más que abrazos. Y ahí estábamos con la sangre en las mejillas y toda nuestra ropa acumulada bajo un árbol, esperando a ver quién cogía la batuta y dirigía este cuarteto al que el instinto poligámico había convocado en un paisaje otoñal.

divendres, 7 de novembre de 2014

Pequeñas monstruosidades, Infanzonia




Dinámicas oscuras e insanas que funcionan como espirales descendentes de las que es difícil escapar.

¿Qué es lo que nos atrapa de lo que nos duele?

¿Qué es lo que nos mantiene zombies e inconscientes presos de círculos viciosos?

¿Qué nos impide reaccionar cuando es evidente que algo no funciona?

¿Por qué nos empeñamos en preferir la comodidad de la rutina, aunque nos impida desarrollarnos y crecer?

¿Por qué rebelarnos nos da tanto miedo? ¿Por qué nos resulta más fácil engañarnos que valorar la realidad tal cual es?

Si disponemos de ideales de felicidad en nuestras mentes, ¿por qué no cerramos la puerta a lo que no se les parece?

Responsabilizarnos de nuestras elecciones, ¿por qué nos da tanta pereza?

Mitos, mentiras y supuestos de la vida en pareja; Laura Gutman

No pretendo hablar sobre el amor romántico, porque los poetas y sacerdotes de todas las culturas en todos los tiempos lo han descrito. Pero sí diré algo sobre el amor en la pareja: Actualmente suponemos que la vida en pareja es algo favorable, y estamos condicionados para encontrar al príncipe azul o a la princesa rosa. Habitualmente, ese “encuentro” sucede cuando sentimos una fuerte atracción sexual por el otro. En seguida interpretamos que “eso” es amor. Y sobre la base de “ese” amor, armamos nuestros proyectos de seguridad.

dimecres, 5 de novembre de 2014

Monogame over 2, Na Pai



Si no estás puesto en la escena de videojuegos indie quizás te habrá pasado por alto el escándalo que saltó a la luz el pasado mes de agosto entre Zoe Quinn, autora del videojuego Depression Quest y Eron Gjoni, su pareja hasta entonces.

En pocos casos una ruptura amorosa deviene tan pública, por eso me parece especialmente revelador analizar su catastrófica relación y todo el revuelo virtual que ha generado porque nos ofrece una espléndida ocasión de contemplar la cultura de la monogamia en pleno funcionamiento.

Eron abrió un entretenido blog llamado "The Zoe post" donde hacía público muchas intimidades de su relación con Zoe, exponiendo todas las cagadas de ella, sin reconocer el más mínimo error por su parte. Explica como Zoe le transmitió reiteradamente sus firmes principios de sinceridad y fidelidad sexual para más tarde acabar descubriendo que le había engañado con 5 amantes diferentes. Eron destapa el nombre de 3 de estos amantes (uno de los cuales está casado y es el jefe de Zoe), a quien acusa de enrollarse conscientemente con una persona que ya está aparejada y por lo tanto según él, también merecen su castigo.