dissabte, 27 de desembre de 2014

Bruixes, paganes i clitorianes, Joana Garcia Grenzner


Hi ha mots que són màgics. Ara que ve Nadal i les fotos familiars, proveu-ho. Quan tothom miri la càmera amb el somriure als llavis per esmentar el tal Lluís dels nassos, xiscleu ben alt: clíiiiiiitoris!!! Comprovareu que, si en algunes llars i famílies els acudits sobre la descoberta de la tita dels petits són un clàssic, posar l’òrgan del plaer femení damunt la taula encara destarota (com a mínim). Però, el que no s’anomena no existeix: les parets de qualsevol lavabo escolar són exemples de l’omnipresència (d’entrada, simbòlica) dels genitals masculins – i la invisibilitat del plaer femení a l’imaginari col·lectiu, i si parem l’orella al pati d’escoles i instituts, als bars-abreujadors de xavalada, el panorama pot esdevenir dantesc. Malgrat el treball constant del moviment feminista per estendre l’atenció, formació i sensibilització en sexualitat i anticoncepció i l’educació sexo-afectiva a les escoles i arreu, promoure
l’autoconeixement del cos femení i socialitzar criatures i grans en la sexualitat lliure, plaent i conscient, veiem com l’empremta de la castració sexual i mental col·lectiva de 40 anys de franquisme encara roman als nostres cossos, als de les nostres àvies, mares, tietes, germanes, quan resseguim el fil invisible que connecta les seves històries vitals i sexuals amb les nostres.

divendres, 19 de desembre de 2014

Queridx heterosexual ofendidx, Stéphanie Papin


Queridx heterosexual ofendidx,
Durante la mani del orgullo crítico, publiqué en mi facebook una foto de una pancarta que decía «La heterosexualidad no es una práctica sexual, es un régimen político».  Al leer esta frase, te sentiste ofendidx, a lo mejor incluso pusiste un comentario para expresar tu desacuerdo porque « no se puede ser tan radical como para caer en la heterofobia ».  Quizás  no pusiste un comentario y solo pensaste que esta frase era poco inclusiva con lxs heterosexuales como me comentaste luego. La verdad es que te agradezco todo el debate que generó porque ha sido muy enriquecedor. Sin embargo, para ti se trata de un debate de opinión sin más, pero a mí me ha removido porque tu opinión me afecta, no solo porque eres mi amigx o mi hermanx, sino también porque tus opiniones tienen repercusiones en mi vida. Esta oposición que te parece excluyente en un frase lo es en la vida real para mucha gente.

dimecres, 17 de desembre de 2014

Cuando no eres esa mujer de la que la gente se "enamora"..., Candela Duato



Me han repetido una y otra vez que el amor verdadero debería de ser mi prioridad número uno en la vida y me he visto condicionada a aceptar y creer que debo experimentar este amor, pero que todavía no estoy lista para ello. Esta es la razón por la cual tengo que cambiar constantemente, por la cual tengo que cambiar mi composición. Todo con la esperanza de que llegue alguien que me diga las palabras mágicas.

Nunca he experimentado lo que se siente cuando una persona te confiesa su amor eterno. Nunca me ha pasado que alguien haya hecho algo tan romántico por mí que haya hecho que casi me desmayara. Por mucho tiempo me causó confusión esta situación. Era una adolescente con necesidades físicas y emocionales normales.

Kikirikis, Erika Irusta

Obria la porta de la nevera mentre em clavava el somriure a la pupil·la. “Mira, mira”, em deia, i jo reia. “Kikirikis. T'he comprat kikirikis. La teva àvia no se’n podia oblidar, filla. Amb el que t'agraden a tu les kikirikis”, i l'abraçava, fort, fins a la medul·la. Gambetes, sempre em comprava gambetes per Nadal. Elles eren la senyal. Ni home barbut de vermell, ni nadales, ni camells farcits de regals: gambetes. Després em feia seure a la cadira de la cuina i em preguntava sense preguntar. Volia saber com m'anava sent adulta, perquè aquesta part de la meva vida -la de ja crescuda i criada- se l'estava perdent i jo no hi posava remei. Dissimulant maldestrament les meves ferides, li responia que bé, tot bé, sempre bé. "I si no està bé”, li deia amb veu de dona, “farem que ho estigui, àvia”. I ella somreia. Es feia el silenci i l'agafava de les mans. Mans de dits llargs i ungles llimades a la perfecció de color nacre, esquitxades de taquetes marrons que naufragaven en els solcs de les seves desenes d'arrugues que feien de les seves mans un mapa indesxifrable. “¿Què?”, deia mentre se li escapava l'aire entre les dents. Somreia de nou. “Res àvia, que t'estimo”. “¿Què?”, elevant la veu, acostant la seva cara a la meva. “Que t'estimo”. “Ah, ja. Jo també, filla”. I alguna de les dues se les empescava per sortir corrents del silenci que ve després de dir-se veritats. O bé la meva mare entrava per la porta o ma tieta o mon pare i respiràvem tranquil·les. Estàvem salvades. A vegades l'amor necessita distreure's amb la vida per a què no sobresurti i ens acabi asfixiant.

dimarts, 16 de desembre de 2014

Los dibujos eróticos de Klimt, Inma (El rincón de mis desvaríos)

LA EXQUISITA SENSUALIDAD Y EL EROTISMO TRAZADOS A LÁPIZ 

Los dibujos de Klimt son la quintaesencia de la sensualidad.

Carecen de la agresividad y desesperación de los dibujos de Schiele, del cinismo de Picasso, del salvajismo de Tolouse-Lautrec.

Su erotismo es siempre, como en Ingres o Matisse, refinado y elegante. Su sensualidad da testimonio de su gusto por el esteticismo decadente, algo que nadie puede quitarle o prohibirle. Esta mezcla de erotismo y esteticismo forma también parte de la representación de las poses más osadas y provocantes o de la reproducción detallada de las zonas erógenas del cuerpo.

Klimt no es nunca atroz o vulgar, aún cuando se le ha tachado de pornográfico. El dibujante Klimt parece coquetear siempre con el objeto de su pintura. Es el dibujo de un amante cariñoso que acaricia con ternura el cuerpo amado para excitarlo en cada posición, y es el intento de retener un momento del éxtasis para hacer de él un algo de eternidad.

La mujer es su tema exclusivo: la pinta desnuda o ricamente adornada, en movimiento, sentada, de pie, yacente, en todas las posiciones y gestos, incluso los más secretos.

Preparada para el abrazo, en éxtasis, en sensual expectación, como Rodin, con quien comparte esta pasión por la representación de la mujer en todos sus estados de ánimo, necesita durante su trabajo constantemente dos o tres modelos desnudas en su estudio, sin pintarlas realmente. Como ardiente mirón, un dibujante que iguala a un reportero sensacionalista, las pinta en la posición que le excita a él, en el movimiento que despierta su líbido.

No son “amigas”, señores, se comen el coño (heterosexualidad obligatoria y educación) ; The Violet Balloon

Encuentro de hombres fans de los Pequeños Ponies, denominados "Bronies" (Washington DC, 2012).
Encuentro de hombres fans de los Pequeños Ponies, denominados “Bronies” (Washington DC, 2012).

Salir del armario no es fácil. Educar a un niño o a una niña para que no tenga que salir de ninguno es todo un desafío.

Cuando yo tenía la edad que tiene ahora el buen hijo, estaba enamorada de mi mejor amiga: Mariona Matagalls. Lo recuerdo perfectamente: su suave pelo rubio y liso, sus graciosas coletas, la visión de sus braguitas azul marino en una ocasión en la que, mientras jugábamos, se le levantó la falda. Tenía cuatro años. En prueba de amor eterno le regalé mi Pequeño Pony. Años después me he enterado de que los coloridos Little Pony se han convertido en un símbolo de la diversidad sexual y los unicornios de la bisexualidad. La vida te gasta este tipo de bromas. Mi madre cuenta cada Navidad cómo por esa misma época me acerqué a ella un día con expresión grave y le hice la siguiente ceremoniosa confesión: "Mamá, soy lesbiana". Y que ella, con la misma seriedad, me respondió que me querría igual, independientemente de a quién amara, que lo importante es que fuera feliz. Lo cuenta riéndose muchísimo de esa dramática y relamida niña, dando a entender que era una estrategia para llamar la atención. Un juego. No sé de dónde saqué la palabra "lesbiana", en todo caso está muy bien disponer de las palabras para decir las cosas. Es por eso que no escatimo vocabulario con mi hijo; la sangre menstrual es sangre menstrual y el pene es el pene, luego él ya se encarga de inventar "sangre mágica", "chorrilla" y otros imaginativos epítetos. Y esto no porque quiera que sea un pedante o por mi formación filológica, sino porque tener la palabra justa para liberar una realidad vivida, para comunicarla, tiene propiedades salvíficas, ensancha el mundo que habitamos y es el rasgo primordial de la lengua materna: una lengua en la que las palabras coinciden con las cosas. Una lengua tan poderosa que es capaz de hacer que se disipen los fantasmas, como hiciera Virginia Woolf con To the Lighthouse [Al Faro], que logró hacer que se desvaneciera el espectro de su madre; el exorcismo del arte y a la vez el más grande monumento a la obra civilizadora materna.

dimarts, 9 de desembre de 2014

Alex Comfort, Capi Vidal

 
 Alex Comfort (1920-2000) fue un hombre de múltiples facetas, con seguridad más conocido y valorado como científico que como escritor. Una de sus obras más conocidas es The Joy of Sex (El placer del sexo, según una de las últimas ediciones, aunque al parecer ha tenido otras traducciones), escrito en 1972, ingenioso y liberador manual para el placer sexual. Es posible que a Comfort se le llevaran los demonios al descubrir que ha sido más conocido por una obra de esas características, la cual tuvo una importante repercusión en su momento, ya que su producción científica y literaria es enorme. Su militancia anarquista y pacifista es el hilo conductor de muchos de sus libros, y es de agradecer que se vea la revolución sexual como una parte (primordial, hay que deicir) de la social; es el juego y el erotismo como una parte primordial de la libertad y del desarrollo del ser humano. No es posible no acordarse del conocido comentario de Woody Allen acerca de que, tal vez, lo mejor del mundo es el sexo con amor, pero lo segundo mejor es sin duda el sexo sin amor.

Después de El placer del sexo, Comfort escribiría también sobre los efectos sicológicos y sociológicos del amor libre en una revisión posterior llamada More Joy of Sex en la que confirma la intención liberadora de la primera obra y denuncia la cantidad de absurdos y barreras que el ser humano ha construido sobre la cuestión sexual. En esta cuestión de la liberación sexual, parece evidente que los ácratas también han llevado una considerable ventaja a otras tendencias revolucionarias. Comfort, además de en el comportamiento sexual, era experto en biología y en siquiatría, y en concreto se le consideró una eminencia en gerontología, ya que dedicó gran parte de su vida al estudio del envejecimiento en hombres y animales; dos obras suyas recogen esta temática: La biología de la senescencia y Una buena edad. La tercera edad (Debate, Madrid 1978). En sus estudios, Comfort observa a las personas mayores como una clase oprimida, por lo que trata de combatir todos los acomodos políticos, sociales y morales que contribuyen a esa situación. Otras obras suyas destacables son: El comportamiento sexual en la sociedad, Autoridad y delincuencia en el Estado moderno, La novela y nuestro tiempo, Naturaleza y naturaleza humana (Proyección, Buenos Aires).