dissabte, 30 de gener de 2016

12F: Avui no parlarem de poliamor


Amb motiu del dia mundial de l'amor patriarcal (14feb), a l'Ateneu Popular d'Esplugues tindrà lloc una conversa al voltant (o no) del llibre 'del amor al amor. derivas sobre amor, sexo y libertad en las relaciones humanas' amb el títol AVUI NO PARLAREM DE POLIAMOR.

Apoyo al Coño Insumiso de Sevilla



MANIFIESTO

El 26 de noviembre de 2015 tres compañeras de Sevilla fueron imputadas por su participación el 1º de mayo de 2014 en la manifestación del “Coño Insumiso”.

La denuncia fue presentada por la Asociación de Abogados Cristianos, con sede en Valladolid, quienes ya había presentado denuncias contra acciones similares llevadas a cabo en otras provincias. Sevilla ha sido la única ciudad donde su denuncia fue admitida a trámite.

dilluns, 25 de gener de 2016

Alto y claro, Yo Follé Contigo

Hola, no hay nada malo, ni sucio, ni vergonzoso, ni pecaminoso, ni del mal gusto en el sexo, ni en nuestro cuerpo. NO-LO-HAY.  En ninguna práctica sexual, ni en ningún cuerpo. NUNCA. JAMÁS.
Follar es BIEN.
Follar por follar es BIEN si es lo que quieres, está guay follar con amor pero no es necesario, ni malo.
Follar con quien te atrae pero no quieres y ni recuerdas su nombre y ni lo quieres recordar es BIEN.
Follar a misionero, a cuatro patas, sentada, de pie, haciendo el pino,  es BiEN. No hay forma correcta, hay forma que te gusta más que otra y no tiene por qué ser siempre la misma o sí.
Chupar pollas es BIEN. Si somos lo que comemos yo sería la polla. Y así.

divendres, 22 de gener de 2016

La poliamorosa realidad, María Unanue

Recuerdo que un día mi padre me llamó “golfa”. Yo debía tener dieciséis años y me dio durante una racha por tontear con obreros. Ahora, fíjate tú, me leo un libro y resulta que ya no soy una guarra, sino que soy poliamorosa. Ética sí, pero insana.
Ilustración de Núria Frago
Ilustración de Núria Frago

Hoy quiero verborrear sobre poliamor. Y empezaré citando a Alicia Murillo con su “Yo siempre he sido una tía muy moderna, ¡uh! ¡¡Qué moderna!!”. Poniendo esa voz de señora que se toma un martini y acaba piripi. ¿Sabéis cuál? Pues esa. Como soy bollera conversa y conversadora, tengo el pelo largo, poco sexo, muy genitalizado, denominado vainilla por Miss Camisetas Rotas Mojadas que me miran por encima del hombro, y básicamente quitando que soy gorda, mi estética es más o menos “normal”, quizás puedo parecer una aburrida de mierda total. Me hago cargo. De hecho estáis en lo cierto. Pero en estas líneas quiero dejar constancia escrita de que, por muy antigua que parezca yo, lo del poliamor lo practicaba desde que tengo uso de razón. Siempre tuve mi novio de la ikastola, mi novio de veraneo, mi novio de solfeo, mi novio del portal…en fin. Ya tú sabes. Que me pasaba por la piedra infantil-adolescente imaginaria a todo kiski si me hacía un mínimo de caso y me atraía por algún motivo. ¡¡Quienfuera!!

Coito ergo sum, Ciro Morales

Ningú millor que les dones saben que el Poder -aquest mecanisme funest de permisos i prohibicions- també gestiona cossos, desitjos i plaers. A través d'una de les seves filials, la Moral, ha condemnat cadascuna d'aquestes tres benediccions a ser enteses al llarg de gran part de la història occidental com a sacrilegis dels quals fugir. Així, la vasta mirada de la sexualitat, l'erotisme i l'amatòria ha quedat tancada, mutilada i gairebé abatuda.

El plaer i el desig ens porta a la preciosa idea de l'intercanvi, fins i tot en la mateixa autosexualitat existeix com a tal -a qui no enriqueix unes fantasies? -. Tenint aquesta realitat tanta potència alliberadora i emancipadora en nosaltres, la Cultura ha de regular, ha d'indicar quins plaers són intercanviables i amb qui: és la mateixa essència del Poder, crear Normalitat. Es va imposant una objectivitat construïda socialment i, el que és pitjor, naturalitzada: un aparell que fabrica la institució del "seny" en totes les facetes humanes, cosa que es veu nítidament en el camp del sexe.

dijous, 14 de gener de 2016

El reino de las mujeres. El último matriarcado; Ricardo Coler (Fragmento)

En China existe una sociedad matriarcal, los Mosuo, una comunidad de veinticinco mil habitantes, donde las mujeres están al mando.

(...)

Le pregunto a Rugeshi Ana (fue la elegida para estudiar en Beijing) si en algo se siente diferente de sus compañeras de universidad.

     - Sí, claro. Todas quieren casarse.

Rugeshi Ana no puede entender que quieran ser a la vez independientes y esposas. La horroriza verlas pelearse por un hombre.

Ella sí que es independiente. Cuenta para ello con el respaldo de su familia. Considera que hombres y mujeres pueden cambiar de pareja cuantas veces quieran y en el momento que sea. Celos y chismes son los temas que entretienen a sus amigas pero a ella, más que conseguir una pareja, lo que le importa es encontrar el amor.

     -Amor y pareja son situaciones incompatibles. Para mí, el amor es el único lazo que puede unirme a un hombre. Mi cultura lo permite, sin verme obligada a tener en cuenta otras cosas. No entiendo cómo mis amigas sacrifican eso pensando como piensan. Se casan para tener una familia. Yo creo, por el contrario, que la mejor manera de tener una familia es, justamente, no casarse. 

La familia matriarcal es incompatible con el matrimonio, todos sus integrantes son consanguíneos. Y la sexualidad, esa actividad que puede ser maravillosa pero que también es algo complejo, nunca bien resuelto ni totalmente satisfecho, que es al mismo tiempo fuente de placer y de un alto grado de inestabilidad, nunca funda un hogar. Para practicarla deben ir fuera de sus límites. Esto les da la libertad de enamorarse sin correr el peligro de que, si les va mal, pierdan amor y familia al mismo tiempo.