dimecres, 29 de setembre de 2010

Mi amor es como un río caudaloso, Gioconda Belli


Chorreándose en el cuerpo de mi hombre,
mi amor toca tambor y flauta
en las montañas de mi tierra,
dispara con ametralladora
su descarga de besos.
Es un amor de guerra
con «adiós» y «nos vemos»
un amor con señales de humo
-a lo lejos-
un amor para llevarse en mochilas
para andar clandestino
por ciudades y valles.
Es un amor para cantar victoria,
para llorar heridos
y aprender de derrotas.
Mi amor es bien contento
aunque -a veces- me haga brotar el llanto
es grande como la esperanza
y el valor de mi pueblo;
tiene olores de finca
huele a tierra mojada y campo.
Mi amor es fiero,
ardiente como la libertad,
no conoce de tiempo,
anda dentro de mí
desbocado y rebelde.
Me ha llenado de luz
y lo llevo cargado como un fusil al hombro
lloro y río por él
por este amor hermoso,
claro, como tus ojos.

dilluns, 20 de setembre de 2010

El arte de amar, Erich Fromm

La lectura de este libro defraudará a quien espere fáciles enseñanzas en el arte de amar. Por el contrario, la finalidad del libro es demostrar que el amor no es un sentimiento fácil para nadie, sea cual fuere el grado de madurez alcanzado. Su finalidad es convencer al lector de que todos sus intentos de amar están condenados al fracaso, a menos que procure, del modo más activo, desarrollar su personalidad total, en forma de alcanzar una orientación productiva; y de que la satisfacción en el amor individual no puede lograrse sin la capacidad de amar al prójimo, sin humildad, coraje, fe y disciplina. En una cultura en la cual esas cualidades son raras, también ha de ser rara la capacidad de amar. Quien no lo crea, que se pregunte a sí mismo a cuántas personas verdaderamente capaces de amar ha conocido.

Amor y cerebro, El Pez Martillo


La neurociencia, a pesar de todas sus limitaciones y complejidades, no deja de dar resultados sorprendentes. Así, en una somera búsqueda en torno a asuntos que a todos nos ocupan y nos mueven, como son los del encontrar pareja y del sexo (a veces, viendo nuestro comportamiento, parece que todo se reduce a eso), arrojan, de modo esquemático, estos datos:

-Amor y Odio siguen las mismas rutas neuronales. Esto no hace sino confirmar (a la manera moderna) lo que desde hace algunos milenios ya nos contaron los sabios, que amor y odio son dos caras de una misma moneda, que el uno implica al otro.

El amor es..., I.F.


El amor es la red que impide que nos estrellemos en el vacío de la vida.

Amor es decir "te quiero"
y no saber bien por qué,
cambiar el "yo" por "nosotros"
y el "tampoco" por "también".
Amor es la dictadura que, al cerebro, el corazón
le hace para ver si dura
cuando aflora la razón.

Eso del poliamor suena bastante bien.
¿Por qué conformarse con uno
pudiéndolos tener a todos?

¿Por qué le llamamos amor
cuando queremos decir SEXO?

dimarts, 14 de setembre de 2010

Esto es amor, Gioconda Belli



"Esto es amor, quien lo probó, lo sabe"
(Lope de Vega)

La mente se resiste a olvidar las cosas hermosas,
se aferra a ellas y olvida todo lo doloroso,
mágicamente anonadada por la belleza.

No recuerdo discursos contra mis débiles brazos,
guardando la exacta dimensión de tu cintura;
recuerdo la suave, exacta, lúcida transparencia de tus manos,
tus palabras en un papel que encuentro por allí,
la sensación de dulzura en las mañanas.

Lo prosaico se vuelve bello
cuando el amor lo toca con sus alas de Fénix,
ceniza de mi cigarro que es el humo
después de hacer el amor,
o el humo compartido,
quitado suavemente de la boca sin decir nada,
íntimamente conociendo que lo del uno es del otro
cuando dos se pertenecen.

No te entiendo y quisiera odiarte
y quisiera no sentir como ahora
el calor de las lágrimas en mis ojos
por tanto rato ganado al vacío,
al hastío de los días intrascendentes,
vueltos inmortales en el eco de tu risa
y te amo monstruo apocalíptico de la biblia de mis días
y te lloro con ganas de odiar
todo lo que alguna vez me hizo sentir
flor rara en un paraíso recobrado
donde toda felicidad era posible
y me dueles en el cuerpo sensible y seco de caricias,
abandonado ya meses al sonido de besos
y palabras susurradas o risas a la hora del baño.

Te añoro con furia de cacto en el desierto
y se que no vendrás
que nunca vendrás
y que si venís seré débil como no debería
y me resisto a crecerme en roca,
en Tarpeya,
en espartana mujer arrojando su amor lisiado para que no viva
y te escondo y te cuido en la oscuridad
y entre las letras negras de mis escritos
volcados como río de lava entre débiles rayas azules de cuaderno
que me recuerdan que la línea es recta
pero que el mundo es curvo
como la pendiente de mis caderas.

Te amo y te lo grito estés donde estés,
sordo como estás
a la única palabra que puede sacarte del infierno
que estás labrando como ciego destructor
de tu íntima y reprimida ternura que yo conozco
y de cuyo conocimiento
ya nunca podrás escapar.

Y sé que mi sed solo se sacia con tu agua
y que nadie podrá darme de beber
ni amor, ni sexo, ni rama florida
sin que yo le odie por querer parecérsete
y no quiero saber nada de otras voces
aunque me duela querer ternura
y conversación larga y entendida entre dos
porque sólo vos tenés el cifrado secreto
de la clave de mis palabras
y sólo vos pareces tener
el sol, la luna, el universo de mis alegrías
y por eso quisiera odíarte como no lo logro,
como sé que no lo haré
porque me hechizaste con tu mochila de hierbas
y nostalgias y chispa encendida
y largos silencios
y me tenés presa de tus manos mercuriales
y yo me desato en Venus con tormentas de hojarasca
y ramas largas y mojadas como el agua de las cañadas
y el ozono de la tierra que siente venir la lluvia
y sabe que ya no hay nubes,
ni evaporización,
ni ríos,
que el mundo se secó
y que no volverá jamás a llover,
ni habrá ya nieve o frío o paraíso
donde pájaro alguno pueda romper
el silencio del llanto.

 

dissabte, 4 de setembre de 2010

La alegría de querer, Jairo Anibal Niño

Jairo Anibal Niño murió este lunes en Bogotá (Colombia). Entre otras obras nos dejó "La Alegría de Querer", un libro de poemas de amor para niñxs.



Éste es un libro lleno de encanto y sabiduría, donde los niños y su sencilla visión de la vida, su candor y su humor, son la inspiración para este autor colombiano, que nos recuerda la felicidad del amor. Logra trascender de una manera original los conceptos de este sentimiento, forjados a través del tiempo y los medios de comunicación y le transmiten una frescura completamente nueva y transparente. Por su fácil lectura y su contenido, se trata de un libro ideal para iniciar en la lectura a los más pequeños; para los lectores más experimentados, es una excelente excusa para re encontrarse con el niño interior que todos llevamos dentro, anhelante de experimentar las sensaciones hermosas que representan el vivir y el amar. En cada una de sus páginas, llenas de hermosas ilustraciones, puedes encontrar la magia del amor en su estado más puro y primordial, con el dictado de la inocencia y la ternura que brotan del corazón.

A continuación, todos los poemas del libro (tiene faltas de ortografía porque es una transcripción pirata del libro que ahora no vamos a corregir):


CUANDO LLEGUÉ DEL COLEGIO


Cuando llegée del colegio

Me quité los zapatos,

Dejé en el suelo la maleta donde cargo útiles y libros,

Me senté en el viejo sofá que me gusta tanto,

Llamé a mi gato para acariciarlo

No quise almorzar ni hablar con nadie

Y le sostuve la mirada al retrato de Zico

Que tengo pegado en la pared

Más allá de la ventana paso un color tan rápido

Que solo alcance a ver un pedazo de pájaro o de mariposa.


Saqué del bolsillo de la camisa una hoja de cuaderno

Donde ella había escrito su nombre.

Es trigueña, de trenzas, se llama Alejandra, se ríe lindo,

Y tiene nueve años como yo

Estudia en tercero A,

Y al recordarla

Sentí un corrientaza por dentro

Como si me empezara a doler

El estomago del corazón.