dijous, 24 de desembre de 2009

Aprendiendo, J.L Borges


Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma.
Y uno aprende que el amor no significa acostarse.
Y que una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen su forma de caerse por la mitad.
Y después de un tiempo uno aprende que, si es demasiado, hasta el calor del Sol puede quemar.
Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno es realmente fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende ... y así cada día.
Con el tiempo aprendes que estar con alguien, porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.
Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad.
Con el tiempo te das cuenta de que si estás con una persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.
Con el tiempo aprendes que los verdaderos amigos son contados y que quien no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de falsas amistades.
Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en momentos de ira siguen hiriendo durante toda la vida.
Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es atributo sólo de almas grandes.
Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, es muy probable que la amistad jamás sea igual.
Con el tiempo te das cuenta que aun siendo feliz con tus amigos, lloras por aquellos que dejaste ir.
Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.
Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá multiplicadas las mismas humillaciones o desprecios.
Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el sendero del mañana no existe.
Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas y forzarlas a que pasen, ocasiona que al final no sean como esperabas.
Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.
Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás a los que se marcharon.
Con el tiempo aprenderás a perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, pues ante una tumba ya no tiene sentido.
Pero desgraciadamente, sólo con el tiempo...

dilluns, 21 de desembre de 2009

Bienvenidx a casa, Altimira

Anoche soñé que volvías. Nos encontrábamos en la plaza de la estación, donde solíamos quedar. Esta vez no estabas sentadx en el banco donde acostumbravas a esperar sino que de pie te mostrabas inquietx y cierta prisa te inundaba ... alguien te perseguía ... y yo te ayudaba a escapar.
Sin apenas disfrutar de nuestro encuentro empezamos a correr por el callejón que lleva hasta la puerta del parque, entrando para escondernos entre los arbustos sin tocarnos y casi sin hablar te quedaste escondidx mientras yo salía a caminar unos metros alejadx de tí para captar si había peligro alguno.
Hoy al recordarlo me pregunto de quién huías y cuestiono la utilidad de mi ayuda.
A veces nos vamos de este mundo sin conocer y aceptar a nuestro verdadero ser interior. Agarradxs a ciertas ideas o vistiéndonos con determinados comportamientos podemos llegar a pasar toda una vida sin disfrutar de quien realmente somos.
De entre todos los miedos existentes puede resultar aterrador el que produce reconocerse a unx mismx. Empezando porque no nos han enseñado a conocernos y acabando con el típico "¿esx soy yo?" ... amar a nuestra propia esencia nos ayuda a liberarnos de molestas huídas sin sentido que no hacen más que alargar el encuentro definitivo de una vida plena.
Gracias por ser mi espejo.

dimecres, 9 de desembre de 2009

¿Siempre fue así?

Cuestionar lo establecido comporta problemas, discusiones y acabar recurriendo al siempre fue así. Para ilustrar el tema del «siempre fue así», nada mejor que un par de historias:

1.-Eduardo Galeano
Cuenta una leyenda popular que supo haber una vez un cuartel militar junto a un pueblecillo cuyo nombre no recuerdo, y en medio del patio de ese cuartel había un banco de madera. Era un banco sencillo, humilde y blanco. Y junto a ese banco un soldado hacía guardia. Hacia guardia noche y día. Nadie sabía por qué se hacía la guardia junto al banco, pero se hacía. Se hacía noche y día, todas las noches, todos los días, y de generación en generación todos los oficiales transmitían la orden y los soldados la obedecían. Nadie nunca dudó, nadie nunca preguntó: la tradición es algo sagrado que no se cuestiona ni se ataca: se acata. Si así se hacía y siempre se había hecho, por algo sería. Así se hacía, siempre se había hecho y así se haría. Y así siguió siendo hasta que alguien, no se sabe bien qué general o coronel curioso, quiso ver la orden original. Hubo que revolver a fondo los archivos. Y después de mucho hurgar se supo. Hacía 31 años, 2 meses y cuatro días un oficial había mandado montar guardia junto al banco, que estaba recién pintado, para que a nadie se le ocurriera sentarse sobre la pintura fresca.

2.-Monos y Plátanos

Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos.

dimarts, 8 de desembre de 2009

De la alegría de vivir, Patricia Stokoe


No hay un momento de culminación sin otro que haya sido de descenso. Si yo pienso en mi vida, puedo ponerla en esa famosa curva de la física: es una vida no plana, no chata, no solamente de estar arriba en la cumbre de la felicidad, ni tampoco en el abismo de la angustia permanente. Siempre hay dudas. No se puede vivir sin dudas, sin caos, porque de allí sale un nuevo orden.

Es el caos creativo de la vida. Yo creo que frente a las trabas, frente a las dificultades, allí uno está a prueba: si va a salir, si no va a salir y como va a hacerlo, hay muchos dichos de grandes sabios, como aquél que dice que cuando estés sobre la ola no te olvides de que, en algún momento vas a bajar, y cuando estés allí abajo recuerdes que está la posibilidad de subir. La vida es una curva permanente. Pienso que es un error querer fijar un momento: la vida es movimiento. ¿Cuál es la energía que me va generando cada momento? Esa es la auténtica alegría de la vida y no la búsqueda del “estar alegre”.

dijous, 3 de desembre de 2009

Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas, Jesús Lizano




A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
dentro de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.

diumenge, 22 de novembre de 2009

La sexualidad y el funcionamiento de la dominación, Casilda Rodrigañez

(...) Además de tejido muscular hace falta el deseo sexual y un determinado desarrollo de la sexualidad de la mujer; por eso no podemos conformarnos con el útero de los ginecólogos ni con la tecnología médica que consagra la maldición divina de parir con dolor. Porque ahí está la gran diferencia. El útero de una mujer que no ha sido sexualmente reprimida desde la infancia, funciona perfectamente, produciendo placer y no dolor; pero el útero de una mujer cuya sexualidad se ha paralizado desde niña, funciona de una manera patológica y con dolor.

(...) Desde niñas nos dicen que la regla duele y los partos mucho más. La información que se da es que para dilatar el cuello del útero para que nazca un bebé, hacen falta unas contracciones muy fuertes, y que eso es inevitable que duela. Sin embargo, para Frederik Leboyer las llamadas contracciones de dilatación "inevitables" del parto son algo altamente patológico y no normal:

¿Qué hace sufrir a la mujer que da a luz? ... la mujer sufre debido a las contracciones... unas contracciones que no acaban nunca y que hacen un daño atroz, ¡pero son calambres! todo lo contrario de las "contracciones adecuadas". Qué es un calambre? Una contracción que no cesa, que se crispa y se niega a soltar su presa y, por lo tanto, no "afloja su garra" para transformarse en su contrario: la relajación en la que normalmente desemboca. En otras palabras, lo que hasta ahora se había tomado por contracciones "adecuadas" eran contracciones altamente patológicas y de la peor calidad. ¡Qué sorpresa! ¡Qué revelación! ¡Qué revolución en ciernes!

El parto duele porque los músculos uterinos de las mujeres que crecen con el útero inmovilizado, no desarrollan la capacidad de distensión y la fuerza que debieran tener. Los músculos que no se usan se atrofian y se agarrotan; y viceversa, todo el mundo sabe los entrenamientos constantes y los ejercicios que hace cualquier deportista para desarrollar y mantener a punto su esqueleto muscular. Y también sabemos lo que duele extender un músculo rígido contracturado. Es el dolor que vulgarmente conocemos como "calambre", como dice Leboyer. Y calambres son las "contracciones de dilatación" que tanto hacen sufrir a las mujeres. Algo patológico, no normal. Porque parir, gracias a la represión de la sexualidad de la mujer, a la anulación de su sexualidad desde su infancia es, en efecto, como cavar una zanja con un brazo que hubiese permanecido inmovilizado durante toda la vida hasta ese momento, después de haber vivido sin saber que se tenía ese brazo ni para qué servía; o sea. Fuera de nuestra conciencia; un brazo cuyos músculos, en el momento de coger la azada para cavar, están rígidos y contracturados.

Descargar el libro La sexualidad y el funcionamiento de la dominación
 

dimarts, 17 de novembre de 2009

No me lo saco de la cabeza, H.R.Herzen



A veces, demasiadas, siento que voy por un río en un bote agujereado con el que no hay opción de remar hacia ningún lugar pues no hay remos y la corriente manda. Mientras el agua sube de nivel, el único propósito es patalear o bracear contracorriente con la firme idea de volver al origen y desde allá elegir otro camino. El fin y el medio son jodidos, sólo queda resistir. Por el camino puedes lograr que tu estancia en el bote sea más agradable achicando agua y cambiando de postura y, sobretodo, no estresándose ante la visión de un aciago final. También puedes entretenerte buscando náufragas con quien darte calor y gozar con unas buenas risas. Siendo consciente de la (in)certidumbre del final puedes generar ideas con la gente recogida y no olvidarte de ponerlas en práctica sin mucha vuelta, pues el tiempo corroe. De todas maneras, parece que el mundo necesita de nuestra sonrisa, puede que incluso más que de nuestra lucha por nadar contracorriente. Por separado no son nada, la una sin la otra están condenadas al fracaso más estrepitoso y, sin lugar a dudas, la risa no deja de ser una práctica de resistencia.

Ante esas circunstancias, es lógico deducir por qué transcurren mis días sin ganas de que transcurran. ¿Tan triste es el futuro que ni siquiera soñarlo queremos? Es duro empeñarse en pensar que quizá la vida puede ser diferente si en realidad no haces más que deambular sin gritar de rabia. Los pecados capitales se materializan a nuestro alrededor sin opción a defenderse de ellos, aunque alguno de ellos tampoco es tan horrible. Pretender ilusionarse sabiendo que la desesperanza es la fuerza que nos rodea y llena los corazones pareciera de masocas. Pero como dice la Mala María, “¡deja de pensar que dejar de pensar es bueno!” y como dice un gran amor transoceánico, “desaprende a andar sin zapatos aunque a veces duela ir descalza”. Ya no sé si quisiera contarte todo lo que no supe decir, aunque definitivamente es difícil hablar mordiéndose la lengua y no hay nada que se note más que lo que se quiere ocultar.

Por eso, has de saber, o pensar, o asumir, o lo que prefieras, que soy una aventura en tu vida, un flash, un momento, un accidente, algo fugaz (pero no una estrella), más bien como un bote agujereado que ves pasar y si quieres te subes un rato pero has de saber saltar de él antes que hundirte sin flotador. Nada es para siempre. Si me buscas, huyo; si huyes, te busco. El otro día me confundí con el mandamiento jesucristiano que decía “Amaos los unos sobre los otros”. El amor es tenaz. Sin amor, no hay necesidad ni frustración ni odio ya que la ira es más intensa hacia quien se conoce.

Si llego a Besarte, Omara Portuondo

Dicen que tus caricias
no han de ser mías...
que en mis amantes brazos
no he de estrecharte.
Y yo he soñado anoche
que me querías y aunque despues me muera
quiero besarte.
Dame un beso y olvida que me lo has dado,
yo te ofrezco la vida
si me la pides.
Que si llego a besarte
como he soñado,
ha de ser imposible
que tú me olvides.

dissabte, 14 de novembre de 2009

El Amor Libre, Eros y Anarquía, Osvaldo Baigorria



El Amor libre, eros y Anarquía, Osvaldo Baigorria
http://www.quijotelibros.com.ar/anarres/El%20amor%20libre.pdf


Primer Texto: La unión libre (1)
Segundo Texto: El Matrimonio es Inmoral (2)
Tercer Texto: Carta a Pablo por M. Bakunin (3)
Cuarto Texto: Lo único y la pluralidad (4)
Quinto Texto: Mal de Amores por E. Malatesta (5)
Sexto Texto: La Mujer y el amor libre (6)
Séptimo Texto: Maternidad libre. Paul Robin (7)
Octavo Texto: La Trampa de la Protección (8)
Noveno Texto: Feminófobos y Feminófilos (9)
Décimo Texto: Una experiencia en camaradería amorosa. Grupo Atlantis (10)
Demimoprimer Texto: Comunas de la contracultura. Los Diggers (11)
Decimosegundo Texto: Cuando dos seres se aman. América Scarfó (12)
Anexo. Glosario no monogámico básico (13)

Para descargar por fragmentos (estos si estan listos para imprimir y ke kede en forma de librito en hoja A4)

Consejos para una adultera (Crimethinc)
http://rapidshare.com/files/146870264/consejos.pdf

Cuando dos seres se aman (America Scarfo)
http://rapidshare.com/files/146870261/2seres__a.pdf

El amor entre anarcoindividualistas (E.Armand)
http://rapidshare.com/files/146870262/anarcoin.pdf

El marido y el amante (Roberto de las Carreras)
http://rapidshare.com/files/146868427/mar_aman.pdf

El matrimonio es inmoral (Rene Chaughi)
http://rapidshare.com/files/146871872/matrinmo.pdf

Feminofobos y feminofilos (María Lacerda de Moura)
http://rapidshare.com/files/146870266/Feminofo.pdf

La Colonia Cecilia (Juan Rossi -Cardias-)
http://rapidshare.com/files/146870263/Ccecilia.pdf

La trampa de la proteccion (Emma Goldman)
http://rapidshare.com/files/146870270/trampa.pdf

Lo unico y la pluralidad (Luigi Fabbri)
http://rapidshare.com/files/146870267/lo_unico.pdf

Mal de amores (Enrrico Malatesta)
http://rapidshare.com/files/146870269/mal_amor.pdf

Maternidad libre (Poul Robin)
http://rapidshare.com/files/146870268/m_libre.pdf

Una experiencia en camaraderia amorosa (Grupo Atlantis)
http://rapidshare.com/files/146870265/exp_ca_a.pdf

Como un bálsamo, Altimira

En estos momentos en que pasa el tiempo, de los buenos momentos me acuerdo ... ya lo cantaba hace un tiempo algún grupo euskaldún, las primeras letras de esta canción sonaban ayer en mi cabeza y es que hace ya unos días que ha pasado la tormenta, empiezo ahora a poder respirar de su resaca tan caótica y renovadora a la vez.

Aquella fuerza destructora que acompañó a la tormenta ha dejado tras de sí una gran claridad de sentimientos. No voy a reprimir esta lágrima que quiere descender mejilla abajo mientras escribo estas palabras y es que esta última tormenta ha sido brutalmente desgarradora. Hay momentos en los que la sangre parece que deja de correr por mis venas, el aire se solidifica, entonces viene a mi el indeseable desengaño al querer disfrutar de esos momentos en los que estando contigo no existía nada más y era como estar en el lugar más maravilloso del universo incluso inimaginable para nuestras mentes, para olerte, hablarte y escuchar a tu alma, al darme cuenta de que es imposible realizarlo ahora.

Durante días solamente el cielo y la tierra me han servido de consuelo, su inmensidad me ha ayudado a descargar todo mi dolor devolviéndomelo en forma de sabiduría, núnca deja de sorprenderme la gran capacidad de transmutación que la naturaleza ofrece.

Nostalgia y tristeza empiezan ahora a convertirse en amor y gratitud.
Morir para nacer me ayuda a apreciar la importancia de los ciclos ... de que las cosas cambien ... de que la tormenta aleje, aún en contra de mi voluntad, proyectos creados o seres queridos. Gracias a este suceso natural puedo seguir construyendo algunos aspectos utópicos de mi existencia.

Cada vez estoy más convencida de que aunque haya parecido lo contrario nadie ha querido hacerme daño en mis relaciones de amor. Estamos aprendiendo a no culparnos, a divertirnos y a gestionar nuestros sentimientos.

Hoy voy a intentar conocerme un poquito mejor.
Ya sabes que te quiero.

dimecres, 11 de novembre de 2009

petit (bitxet), xxx


bitxet, que no et faci por la llibertat,
no pateixis pel dubte de les opcions,
no t'angoixis per un futur no planejat,
ni per la importància de les nostres decisions.

bitxet, jo seré contenta al teu costat,
no pas perquè tu m'ho hagis demanat,
tampoc per la imposició de normes no escrites
o per simple i trista por a la soledat.

bitxet, no cal que et digui que estic molt bé sola,
i és cert que no et necessito per a res,
però estic amb tu, sincera, sencera i oberta,
per la senzilla raó de que és el que desitjo fer.

bitxet, que no et faci por la independència,
no pensis que l'espai sempre distancia,
no disfressis el meu amor voluntari d'obligació,
ni miris desconfiat la meva porta oberta.

bitxet, no tinguis por del meu poc convencionalisme,
pensa que la major seguretat de permanència,
és el fet que estic amb tu quan res m'obliga;
de manera real, veritable i honesta.

bitxet, crec que ho podria suportat gairebé tot
menys la falta de llibertat i independència,
menys les teves pors respecte el meu amor
i la decisió conscient de fer-te un lloc a la meva vida.

bitxet, que no et faci por la llibertat,
no pateixis pel dubte de les opcions,
no t'angoixis per un futur no planejat,
ni per la importància de les nostres decisions,
perquè t’estimo i prou.

dijous, 5 de novembre de 2009

Dos caminos, de Margarida




Sólo conozco dos caminos,
los mismos que aprendí cuando niña.
En uno, el corazón se abre verdadero
desecho en dolores,
lágrimas y tristezas de amor.
En el otro, sobrevivir es imperativo
y la rabia alimenta la vida.
La primera alternativa me descúbre vulnerable y desnuda,
me mata.
La segunda me consume
la dulzura y el placer,
muero.
Y como, hasta hoy, me deparo
con la misma encrucijada,
elijo la vida.

dijous, 29 d’octubre de 2009

La mujer transgresora, Liliana Mizrahi


Creo profundamente en la mujer que, al transgredir pautas atávicas, crea campos de conocimiento y de apertura para sí y para otras. Creo en la mujer que lucha por ganar la paridad con el hombre. Creo que la mujer democrática es la que puede responder autocríticamente. La que corre el riesgo de asumir su propia libertad. La que al transgredir produce verdaderas transformaciones y sustenta los procesos de cambio que desencadena. La que abandona el lugar de la pasividad ingenua por el de la inteligencia valiente.

No de cualquier manera, H.R.Herzen


Me gustaría oír tu voz, pero no de cualquier manera. Me encantaría sentir tu mirada, pero no de cualquier manera. No dormiría por notar tu piel, pero no de cualquier manera. Aunque ahora mismo preferiría que fuera de cualquier manera, sueño con oír tu voz a escasas respiraciones de mi cuello y sentir tu mirada sin excusas. Quiero notar el sudor de tu piel y electrificarme a tu lado. Si escribo esto es, sin duda, porque ahora mismo resulta imposible que eso suceda. Hace ya unos días que pruebo a volar en el espacio, perderme en la galaxia, desaparecer para encontrarme a tu lado, pero mis sueños se detienen justo en el momento en que apareces y sonríes.

dimecres, 28 d’octubre de 2009

declaración del amante anarkista, Roberto Freire










porque te amo, no precisas de mí.
porque me amas, no preciso de ti.
nunca dejaremos completar nuestro amor
entre nosotras somos, deliciosamente innecesarias.

diumenge, 18 d’octubre de 2009

Bolero, Julio Cortázar


Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.

dissabte, 17 d’octubre de 2009

Dos cuerpos, Octavio Paz



Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.

divendres, 16 d’octubre de 2009

Poema en el libro 'A sangre fría', Truman Capote.



Hay una raza de hombres inadaptados
una raza que no puede detenerse
hombres que destrozan el corazón a quien se les acerca
y vagan por el mundo a su antojo…
Recorren los campos y remontan los ríos
escalan las cimas más altas de las montañas;
Llevan en sí la maldición de la sangre gitana
y no saben cómo descansar.
Si siguieran siempre en el mismo camino
llegarían muy lejos;
son fuertes, valientes y sinceros.
Pero siempre se cansan de las cosas que ya están,
y quieren lo extraño, lo nuevo, siempre.

dilluns, 12 d’octubre de 2009

El derecho al placer, Sandra Rojas



Nos robaron el placer, como nos robaron otras tantas maravillas de la vida. Y si nos dejamos, los enemigos del placer colectivo y amigos de la destrucción nos las roban todas. La experiencia del placer libera y enseña a defender con las uñas ese mismo placer. ¿Por qué se imaginan que los poderosos no quieren perder sus privilegios? Porque los conocen de sobras y son tan mala gente que no quieren ni compartirlos; porque poder, se puede. También tengo claro que quien quiera sufrir, que sufra. No soy de esas personas, acepto sacrificios pero no sufrimientos.

Los derechos, como podría ser el mismo placer, no son inalienables al ser humano. Se recibe, dando; se encuentra, ofreciendo; se avanza, caminando; se gana, luchando. No nos enseñaron, más bien nos reprimieron todo ello. No nos prepararon, nos tiraron de golpe a la piscina, y desaprender es más difícil que aprender. Encontrar a nuestro ser salvaje no es fácil, pero, claro está, es posible. Nuestros deseos, liberaciones y despertares están ahí, pero si te quedas quieta, se alejan.

Vivir el despertar de nuestro ser salvaje es espectacular. Darse la confianza, la facilidad y la tranquilidad de disfrutar del placer erótico y sexual sin objetivos ni pretensiones ni límites ni culpas ni remordimientos. Con o sin compañía, transgrediendo normas y tabúes, recibiendo sin complejos ni obligaciones y con mucha alegría. Ese abrir los ojos para valorar el propio cuerpo conlleva otras liberaciones y otras miradas, un bastante de alegría y fuerza para afrontar con optimismo la miseria cotidiana y general que nos rodea.

Pareciera sorprendente que en algunos casos, más de los imaginados, hay personas que nunca han mantenido ciertas prácticas sexuales o las han mantenido con nula o escasa consideración hacía su propio placer, con la frustración que conlleva (si había expectativas) o la asunción de un nivel de placer mínimamente aceptable. Preocupante, sin duda. y cuando un torbellino de placer inunda sus cuerpos, pueden aferrarse tanto a ese torbellino que a veces ponen en la cuerda floja una antigua relación amistosa cariñosa, agradable y abierta. Personas que te acaban de conocer, pasan a "extrañarte" y a necesitar más; eso es, a generar más dependencias en vez de lanzarlas bien lejos; eso es, a sufrir, cuando antes aceptaban su camino sin aparente sufrimiento.

Es por ello que cierta “cautela” me acompaña a la hora de iniciar relaciones, luego me suelo ir de cabeza y sin cabeza. Aunque parezca lo contrario, espero a que otras personas decidan cómo y cuando. Me animo cuando esas otras personas de la que me enamoro cotidianamente saben de sobras dónde y con quien se están metiendo. Agradezco esa valentía y entonces creo que doy bastante y me gusta recibir como un espejo. El camino es largo, lento y hay que conocerse para saber qué ofrecer y en qué medida. La mayoría de veces soy tan fácil de complacer que no necesito más que dormir abrazada a alguien para sentirme bien y levantarme cargada de energía.

Esa “cautela” (que, sinceramente, generalmente no tengo para equilibrar mi salud mental con la de otras personas) me ha hecho alejarme de ciertas relaciones y no querer abrir nuevos caminos y diálogos con otras personas. También he asumido que el sexo y la buena compañía es una buena terapia de choque para ciertos estados de ánimo, y la he puesto en práctica para dar collejas en la conciencia. Así, lo que más me alegra de algunas aventuras es conocer a personas bellísimas de más cerca, haber recorrido su cuerpo y sentido su aliento en mi boca y sentir que han hecho añicos algunas barreras que las limitaban, porque solas no cayeron.

Yo, por cierto, no quiero más de lo que me quieran dar, aunque acepto todo tipo de masajes.

diumenge, 11 d’octubre de 2009

Ustedes y nosotros, Mario Benedetti




Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial

nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual

ustedes cuando aman
calculan interés
y cuando se desaman
calculan otra vez

nosotros cuando amamos
es como renacer
y si nos desamamos
no la pasamos bien

ustedes cuando aman
son de otra magnitud
hay fotos chismes prensa
y el amor es un boom

nosotros cuando amamos
es un amor común
tan simple y tan sabroso
como tener salud

ustedes cuando aman
consultan el reloj
porque el tiempo que pierden
vale medio millón

nosotros cuando amamos
sin prisa y con fervor
gozamos y nos sale
barata la función

ustedes cuando aman
al analista van
él es quien dictamina
si lo hacen bien o mal

nosotros cuando amamos
sin tanta cortedad
el subconsciente piola
se pone a disfrutar

ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial

nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual.

dissabte, 3 d’octubre de 2009

La Rayuela (cap.68), Julio Cortázar




Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente sus orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, la esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias.

divendres, 2 d’octubre de 2009

Pues tampoco, H.R.Herzen




El otro día una amiga me decía que las relaciones que ella llamaba “abiertas” acaban mal. Imagino que lo decía porque las relaciones que no son de “esa manera” acaban bien, lo cual me generó una mueca para no reírme demasiado. El caso es que se acaban las dos, pensé también. Es como los matrimonios: hay unos que acaban bien; y otros, duran toda la vida. Las relaciones humanas son como la vida, como el ser humano: efímeras, caducas, perecederas. Nacen. Y mueren, de forma natural, por enfermedad, suicidio o eutanasia; accidentalmente, por azar o por el destino, de mutuo acuerdo o si te he visto no me acuerdo. ¿Bonito? No ¿Triste? Pues tampoco. No puedes evitar una tormenta, pero sí mojarte. Ante la lluvia puedes decidir quedarte en casa o dejar que el agua te cale o moje tu cara. Después agradecerás una buena ducha y sopa calientes. Tampoco estoy diciendo que no te pongas unas buenas botas o un chubasquero. Como dice Sabina, “Si lo que quieres es vivir cien años, no pruebes los licores del placer. Si eres alérgico a los desengaños, olvídate de esa mujer”.

Como dice mi gran amor susurrándome al oído: “Seguir apostando por la libertad con alegría en las relaciones humanas parece más complicado que ser sindicalista combativo en Colombia”.

dimarts, 29 de setembre de 2009

La Rayuela (cap.7), Julio Cortázar




Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.


Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblar contra mí como una luna en el agua.

divendres, 25 de setembre de 2009

Amor y pedagogía, Miguel de Unamuno




Porque es de saber, antes de proseguir nuestro relato, que los matrimonios pueden ser inductivos o deductivos. Ocurre, en efecto, con harta frecuencia, que rodando por el mundo se encuentra el hombre con un gentil cuerpecito femenino que con sus aires y andares le hiere las cuerdas del meollo del espinazo, con unos ojos y una boca que se le meten al corazón, se enamora, pierde pie, y una vez en la resaca no halla mejor medio de salir a flote que no sea haciendo suyo el garboso cuerpecito con el contenido espiritual que tenga, si es que le tiene. He aquí un matrimonio inductivo. En otros casos, acontece que al llegar a cierta edad experimenta el hombre un inexplicable vacío, que algo le falta, y sintiendo que no está bien que esté el hombre solo, se echa a buscar viviente vaso en que verter aquella redundancia de vida que por sensación de carencia se le revela. Busca mujer entonces y con ella se casa en matrimonio deductivo. Todo lo cual equivale a decir que, o ya precede la novia a la idea de casarse, conduciéndonos aquélla a ésta, o ya el propósito del casorio nos lleva a la novia.

El laberinto sentimental, Jose Antonio Marina




El amor, por supuesto, no existe. Existe una nutrida serie de sentimientos a los que etiquetamos con la palabra amor, que está a punto de convertirse en un equívoco. Esta confusión léxica nos hace pasar muchos malos tragos, porque tomamos decisiones de vital importancia para nuestra vida mediante un procedimiento rocambolesco. Experimentamos un sentimiento con frecuencia confuso, lo nombramos con la palabra amor, y, por ensalmo, la palabra concede una aparente claridad a lo que sentimos y, de paso, introduce nuestro sentimiento en una red de significados culturales que imponen, exigen, o nos hacen esperar del amor una serie de rasgos y efectos que acaso ni siquiera sospechábamos. Parecería más sensato esperar a ver qué sale de nuestro sentimiento para saber si era amor y qué tipo de amor era, o si era algún otro sentimiento emparentado.

dijous, 24 de setembre de 2009

Será porque te veo, H.R.Herzen




si fuera por querer,
querríamos demasiado,
teniendo que comer,
soñando en el viento,
cantaba

y esa canción que sabe tan rica,
ya sabes lo que pienso y todo siguen siendo sorpresas;
el cielo no es tan grande como el alma aquí encerrada

será porque te veo, te deseo

Estimen, doncs existim: Oda a l'Amor, Oriol Matadepera



Publicat al setmanari de comunicació Directa www.setmanaridirecta.info

Una noia molt maca que em té el cor robat em va dir que fes una oda a l’Amor. M'ho deia per picar-me l’ullet i pujar-me la temperatura i perquè imagina que em costa rebutjar segons quines insinuacions. En el pla polític, vull pensar que m’ho deia perquè, com jo, deu veure que hi ha una gran manca d'amor als moviments socials. I amb això no vull dir que haguem de fer el hippie a cada acció o manifestació ni que transformem les concentracions serioses amb roba negra en orgies sexuals sense límits, sinó que, a les nostres assemblees i projectes, els manca alegria, afecte i comprensió, ràbia i passió, amor en estat pur, sense gels, retrets ni ànsies de possessió. Aquest amor a la llibertat existeix! L’he vist i sentit! I hauria d’equivaler –sens dubte– a odiar l'autoritat. I, de vegades, aquest huracà de sensacions ens porta cegament i sense prevenció a trencar la cara a un policia. Aquest amor és estrany, intens, censurat i reprimit, com l'amor lliure que tant pregonem I que no dubtem a tallar d’arrel. Però si es contagia de veritat, no només serem més lliures sinó que, a les properes manifestacions, veurem centenars de policies fugint en veure la turba d'amor que hi ha en cada pedra que voli com una fletxa d'Eros. Això o que les nostres insinuacions d'amor a la llibertat els obliguin a oferir les seves armes al servei de la justícia social. Ens cal amor i, ja que hi som, humor.

Les inquietuds existencials i els camins dels somnis es viuen millor rient, un mecanisme que ha salvat generacions senceres de rebels i resistents. I tornem. Existir és estimar, perquè això és el que ens dóna la vida. El sol pensament esdevé indignació i, si m'apures, canvi de canal del televisor. En canvi, l'amor a la llibertat i a la justícia social és el que ens mou a actuar. L'amor ens fa sortir al carrer amb les dents i les ungles esmolades, sense por i amb les eines que tinguem a mà. I el pensament ens dóna eines molt valuoses per les nostres lluites però, a la vegada, ens treu força amb la por i l'autosuggestió del “no podré" o "no seré capaç". Per això hem d'establir objectius reals I assolibles, perquè les expectatives irrealitzables són la nostra principal font de frustració. No és per consolar, però la vida no són victòries ni derrotes, ja que tot és ple de matisos. La vida són dos dies i com diuen a El Salvador, “no hay pájaro pequeño que después de alzar el vuelo se detenga en su volar”. Millor lent que aturat i tenint clar que el que no ens mata ens farà més fortes.

dimecres, 16 de setembre de 2009

A deshoras



Me persigue el tiempo,
a veces me engaño pensando que soy capaz de pararlo e imagino un lugar nuevo en el no tiempo,
en estos instantes puedo obviarlo, incluso olvidarlo
pero de repente,
alguien me recuerda un ayer o me avanza un mañana
y aquí vuelve mi tiempo,
me visualizo entonces colgada desde lo más alto, dejando caer todo mi peso para poder parar esas grandes agujas andantes, pero solo consigo marearme...
Decidí poner entonces todos los relojes a diferentes horas para no asustarme
asi siempre, al mirarlos, tengo que calcular su verdadero tiempo
asi siempre, puedo verme, si quiero, en diferentes tiempos.

Sólo hay una manera de comprobarlo, H.R.Herzen




Aquel lugar no era tan extraño como me parecía en un principio. Las ramas de los árboles se entrelazaban entre ellas como un plato de espaguettis y el dibujo de su sombra era reseguido por filas interminables de hormigas que transportaban pipas de girasol.

-¿Siempre vas a hacer lo que se espera de ti?- escuché a mi espalda y me sobresalté.

-¿Crees que me gusta mirar al cielo sin saber porque gira la Tierra?-respondí al azar.

Siempre pensé que si me dan a elegir, me quedo conmigo; y que si ahuyentas el paso del tiempo, un día la vida te regala un reloj de arena al que tienes que voltear eternamente. Hasta que no se demuestre lo contrario, todas somos inmortales, y sólo hay una manera de comprobarlo. Antes quizá tenemos que resolver el eterno misterio del porqué venimos a este mundo y, hasta que no se aclare el conflicto, respuestas hay de todos los colores.

dissabte, 5 de setembre de 2009

La saliva se le parece y da buenos resultados, H.R.Herzen



-Para llegar muy lejos hay que ir caminando
-Si quisiera llegar tan cerca, me envolvería en una nube de pensamiento
-Pues para saber lo mismo, más vale mirar con las manos
-Sí, claro, no lo dudo. Pero a veces huele distinto
-¿Distinto a qué?
-A lo que olía antes de tocarlo
-Dependerá de tus manos...
-Siempre que sea necesario
-Todavía no me aclaro
-Te falta agua


Nos podíamos tirar horas hablando de esa manera y no nos cansábamos. Era ese eterno diálogo absurdo en el no quieres entrar pero tampoco sabes cómo salir. Pensarás que se me va la olla, pero entonces ella te respondería que cree que sigue en el armario de la cocina, pero que sabe que puede irse siempre que quiera. Te reirás pero todo seguirá igual. El vaivén existencial se pasa mejor riendo, sin duda, y mejor empezar con una misma que se supone que se tiene más confianza. El humor ha salvado a generaciones enteras de resignados e indignadas en su papel de resistentes a contrapelo del absurdo oficial y la norma no escrita moralizante en este teatro de la vida. Llegar tan lejos en el control casi absoluto del Bien y el Mal implica siglos de teoría y práctica, táctica y estrategia y siempre ha habido escarabajos peloteros. Si miras con las manos y te olvidas del lenguaje hablado para explorar la infinidad de maneras de comunicación y expresión no acabas nunca, aunque huela distinto, casi siempre será más divertido. Y a falta de agua, la saliva se le parece y da buenos resultados.

dilluns, 31 d’agost de 2009

Nunca nadie la entendió, H.R.Herzen


Nadie sabía desde cuando pero ahí estaba. Expuesta para escarnio de forasteros y aborígenes. Nadie se imagino el porqué y nadie lo supo nunca. Una lástima porque la quemaron viva sin querer conocer alguna de sus humildes ideas. Decía que había que aprender a ser libre, que no se nace sabiéndolo porque estamos cargadas de necesidades y dependencias que transformamos en deseos y expectativas que se convierten en proyectos e ilusiones. Nunca nadie la entendió, ni yo mismo que compartí horas y horas de charla en el camino. Una frase se me quedó bien grabada: “Es mejor vivir sin esperanzas”. La pobre no las tenía y si las tenía no las compartía.

No le importaba morir y vivía por defecto. Aceptó su destino con dignidad y desapareció de la misma manera. En el caso de volver a nacer no quería cometer el mismo error y se mentalizó que la próxima vida sería un pájaro, pero no de esos que todo el mundo imagina como un águila o un halcón. Siempre decía que sería un Charrán Ártico que cada año recorre unos 20.000 kilómetros desde el Círculo Polar ártico hasta el extremo sur de África. Siempre viajando, siempre volando en busca de calor y alimentos.

Siempre rompió las reglas escritas y las incrustadas en las mentes e intentó amar incontroladamente. Quizá por eso fue perseguida, denostada, atacada, repudiada. Había quien la defendíamos, pero nunca tuvimos el valor de decirlo públicamente. Ahora nuestra vida es la de antes, pero más triste todavía porque nos hemos dado cuenta de la gente que nos rodea y de su maldad. Una sola cosa aprendí claramente y es que el problema no era ella ni sus ideas y maneras de hacer. El problema es de quien tiene una vida tan aburrida que necesita limitar y reprimir la alegría del resto.

divendres, 21 d’agost de 2009


El capullo quitó la luz del gusano y todo se volvió negro oscuro. La nada, el vacío, a oscuras, a tientas, mojado en lágrimas y bajo el ahogo asfixiante.
Pasaron horas, días, meses y el gusano seguía sin poder moverse, abandonado al paso del tiempo, alimentado por la esperanza de que mañana fuera un nuevo día. Pero nada ocurría, seguía inmóvil, exhausto por la impaciencia. Negro, nada.
No comprendía lo absurdo de esa lucha sin manos, sin pies, sin luz, sin aire, sin nada y en la nada pero aún así, seguía intentándolo.
El cuerpo le dolía, algo nuevo sucedía, un miedo atroz le recorría la espalda, le punzaba el corazón, unos bultos protuberantes no le dejaban recostarse, todo mutada rápidamente ¿quién era ahora?
No reconocía su cuerpo y el capullo empezaba a quebrarse, no, no quería que se rompiera era su prisión y a la vez su cobijo, ¿qué haría ahora con este cuerpo extraño? Tanto tiempo anhelando su liberación y el pequeño ahora extraño gusano sentía más miedo que nunca.
El capullo se rompió, ya no había cobijo, ya no había prisión, la luz cegó sus nuevos ojos y sus bultos explosionaron hasta dejar salir sus alas, fue doloroso, desconcertante. ¿Qué tengo que hacer?
Decidió ir a buscar a los demás gusanos pero ya no podía arrastrarse, imagina ¿un gusano que no se arrastra? Qué vergüenza, que iba a hacer, quien era… se quedó inmóvil de nuevo, días, semanas, meses… ya no podía soportarlo, tenía que moverse de alguna manera o dejarse caer al vacío. Sin querer resbaló desde lo más alto del árbol y como si lo hubiera hecho siempre sus alas se hicieron más grandes con el viento, se dejó llevar. Ya no era miedo pero la sensación de felicidad y coraje era tan intensa que se le podía parecer, solo había sentido tanto cuando lo secuestraba el miedo, pero no era miedo era libertad, era ser, por fin era.
Voló en busca de sus amigos gusanos, a contarles su alegría, a compartir su felicidad, quería gritar, ¡al fin sabía quién era! pero al verlo se asustaron, era hembra, era grande, tenía alas, ya no era uno de ellos… y no tardaron mucho en hacérselo saber. Le cerraron el paso y nuestro gusano mariposa volvió a sentir ese miedo olvidado, quiso cortarse las alas y volver a arrastrarse pero ya no había vuelta atrás.
Empañado en la tristeza se quedó de nuevo inmóvil oyendo el eco de rechazo, días, semanas, meses… y al fin, ya no podía soportarlo, sabía que tenía que volver a ser. Se dejó llevar dulcemente por el viento y después de un largo vuelo solitario, sintió de nuevo esa alegría de ser y quiso volver a compartirla con quien quisiera realmente verlo.
Y se dejó llevar, tranquilo, fijándose por donde volaba, abriendo bien sus nuevos ojos y mostrando sus alas… estaba seguro que al fin encontraría con quien o quienes compartir desde la alegría.

dimecres, 19 d’agost de 2009

El buen amor, Sergio Sinay



Se casaron, fueron felices y comieron perdices. En esa consigna, en ese objetivo se fundamenta la educación amorosa de generaciones enteras de mujeres y de hombres. Hemos sido educados al revés. Las historias que nos contaban -y que se siguen contando con asombroso empeño- terminaban en el lugar exacto en el que deberían de haber comenzado.

Observemos toda la mitología amorosa de nuestra cultura. Encontraremos una y otra vez el mismo relato de las ilusiones frustradas, de los impedimentos, del sacrificio, del empeño y, por fin, del encuentro de los amantes, esta vez para siempre.

Y justo cuando queremos ver cómo viven juntos, cómo atraviesan lo cotidiano y lo inesperado, de dónde obtienen sus perdices, cómo se ponen de acuerdo para cocinarlas, quién es el encargado de hacerlo y qué pasa cuando hay veda de perdices o cuando se hartan de ellas, cuando pretendemos asomarnos a su convivencia, justo ahí, cae el telón.

Dar por sentado, Sam Keen



El requisito del amor duradero es seguir prestando atención a una persona que ya conocemos bien. Prestar atención es, fundamentalmente, todo lo contrario de dar por sentado; dar por sentado es la causa principal de mortalidad de las relaciones amorosas.

dimecres, 12 d’agost de 2009

Carta de amor, H.R.Herzen


hola linda,

te escribo esta carta porque te quiero decir una cosa, esta mañana ya te la quería decir pero no sabía cómo. mi hermano me ha dicho que me atreva a decírtelo porque si no, luego me voy a arrepentir y va a ser peor y voy a estar todo el tiempo pensando en porqué no te dije lo que te queria decir (eso es lo que significa arrepentirse). mi hermano sabe mucho de estas cosas de chicos y chicas y de lo qué hacen y de lo que se dicen y me repite que tengo que decirte lo que pienso porque eso queréis las chicas y así yo te gustaré como tú me gustas a mi.


lo que te quiero decir es que me gusta mucho sentarme contigo en clase, estoy muy contento de que la profesora nos haya puesto juntos este año. ¡qué suerte que tengo de haberte conocido porque eres muy divertida y simpàtica y me haces estar alegre todo el día! aunque mi madre dice que me despisto en clase porque luego no sé explicarle lo que hemos hecho durante el día...


me gusta mucho la clase de dibujo, sobretodo cuando dibujas tú porque te ríes mucho y me haces reir y porque me gustan tus dibujos, sobretodo esas arañas que dibujas con patas de colores y esas brujas con escoba y el gato, o la gata cómo dices tú. también te quería decir que cuando vamos a la clase de música me gusta cómo cantas y cómo bailas, sabes muchas canciones que me gustaría aprender, a ver si un día me las enseñas. el otro día quería bailar contigo la canción de la luna pero al final bailaste con la niña nueva y me dio un poco de pena aunque se te veía muy guapa con ese gorro y esa falda.


luego en el patio me gustaría estar hablando contigo y jugando a pelota o a saltar la cuerda, pero al final siempre me voy a jugar con los niños y tú te quedas hablando con tus amigas. aunque tú no te das cuenta yo te miro de vez en cuando porque tienes unos ojos muy bonitos que me gustan mucho. un día si tu quieres podemos jugar juntos en el patio, a mi me gustaría mucho.


a mí no me importa que los otros niños se rian de nosotros porque en la clase estamos siempre juntos porque a mí me gusta estar contigo y hablar contigo y que me expliques cosas de tu hermana pequeña y de cómo juegas con ella. y también que me cuentes las historias de donde vivías antes, a mí me hacen mucha gracia y quiero escuchar más cosas divertidas que has hecho. la mayoría de niños son bastante tontos y sólo les gusta reirse de la gente, pero yo no soy así.


luego cuando llego a casa me gustaría que vinieras a merendar algún día. mi madre siempre tiene cosas muy ricas de chocolate y hace zumos de fruta, no son de cartón. y a veces me trae dátiles, que dice que son muy buenos y a mí me gustan mucho. un día le puedes preguntar a tu madre si te puedes venir a mi casa a merendar y jugamos con el pillín del gato a saltar por el pasillo, que es muy divertido.


ahora voy a acabar de escribirte porque vamos a cenar, mañana te daré esta hoja, es una sorpresa.


cuando pienso en ti ya no pienso en nada más, me olvido de lo que tenía que hacer

yo pienso que nada malo me puede pasar a tu lado porque tú eres muy buena


hasta mañana

dilluns, 10 d’agost de 2009

La lengua mella cualquier roca, H.R.Herzen




Son los rayos invisibles que me duelen y me escuecen, la verdad más absoluta de la ira cotidiana. No quisiera verte cerca cuando explote mi conciencia, no seré yo quien pretenda ser más ni menos. Recordando cuantas veces soñé con la vida breve tropecé con el misterio del azul más infinito. Parece no tener sentido pero avanza lentamente, como dice el dragón dentro de ti, “suele ser pronto para recordar”. Nadie quiere morir, sobretodo la gente que espera llegar algún día al paraíso. Por suerte, ¿suerte?, nuestro destino, escrito o no, será el mismo: la muerte. ¿Pero hay alguien qué quiera vivir eternamente? Vaya fanatismo del sadomasoquismo. Vivir ahora es seguir muriendo y yo nazco cada noche como muero cada día.
Nadie puede verse pequeño, nadie se puede infravalorar. Como dicen, uno es tan grande como el enemigo que eligió para luchar. Aportamos lo que somos y lo que aportamos nos acerca a otras personas que reflejan eso mismo. No hay techos en la vida, sólo en las casas, que son refugios de esta miseria cotidiana, nunca trampolines al vacío. Los dientes son importantes para comer y para morder a quien más deseas, pero no son imprescindibles. La lengua, como el gota a gota, mella cualquier roca.
Si quisiera saber qué es el ego, ya me habría rajado el pecho, abierto la cabeza y escupido desde lo más hondo. Somos espejos que reflejamos lo que nos ofrecen y cosechamos lo que sembramos. Tú sabrás si siembras odio o amor, si das o retienes. Ese es nuestro lugar, el que pintamos, el que cantamos, el que escalamos. Lo descubrirás sin freno, sin límite, sin casco, sin ropa.
Nunca esperes nada de nadie pues morirse es de sabios ni condiciones la vida de nadie pues el golpe es proporcional al entusiasmo que albergas. Ese error es trágico, es la mecha que prende la cuerda floja de las relaciones, el cañón del hombre-bala que lo lanza donde nadie ve ni oye, pero sí siente y padece. No ofrezcas miedo y no lo recibirás. Los molinos de viento son bonitos de lejos, terribles de cerca, fascinantes con los ojos cerrados. El mundo está lleno de consejos, quémalos, no sirven de mucho.
Mis límites son las personas físicas. Y es triste verse torcido, rarísimo, un bicho malo, un espiral inquieto que daña y ensombrece, una entrada sin salida. Parecer una nube grande, grandísima, grandiosa, que fascina y tapa el sol es una asquerosa mierda enorme. Ser un misterio es una defensa, no siempre y no sólo por mí mismo. El misterio acerca, atrae y ciega. Atrapa, si te dejas.

diumenge, 9 d’agost de 2009

El gran amor, John Lennon


Nos hicieron creer que el “gran amor”, sólo sucede una vez, generalmente antes de los 30 años. No nos contaron que el amor no es accionado, ni llega en un momento determinado. Las personas crecen a través de la gente. Si estamos en buena compañía,
es más agradable. Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja, y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas, la responsabilidad de completar lo que nos falta.
Nos hicieron creer que el casamiento es obligatorio y que los deseos fuera de término, deben ser reprimidos.Nos hicieron creer que los lindos y flacos son más amados. Nos hicieron creer que sólo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad. No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.

¡Ah!, tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto...
... cada uno lo va a tener que descubrir solo. Y ahí, cuando estés muy enamorado de tí, vas a poder ser muy feliz y te vas a enamorar de alguien

Vivimos en un mundo donde nos escondemos para hacer el amor …
… aunque la violencia, se practica a plena luz del día.

dissabte, 1 d’agost de 2009

La duda es el camino, H.R.Herzen




¿Y qué pensabas? Tú eres quien eres porque en otras vidas fuiste bruja, puta, lesbiana, loca, rebelde o insumisa, o incluso todas a la vez, y aunque ninguna, todas loca. Fuiste, como eres hoy, la minoría de la minoría de la minoría, la de los brazos en alto y la mirada de frente, la transgresión de la moral y el pensamiento único, el cuestionamiento del puesto, el supuesto y el presupuesto, la brecha en la costumbre y la doctrina, la mirada desde atrás y desde abajo, el tropiezo con el imperio y los castillos, la huella en el camino y el dejar rastro, hereje al fin y al cabo, hereje gracias a Dios y a sus feligreses. Yo prefiero morir en la hoguera inquisitorial que ser la Inquisición y me parece más digno ser ajusticiado por ser diferente que ser la voz chismosa, el brazo ejecutor y el perro faldero del poder y la norma. Hace unas cuentas vidas que sé que en un mundo cruel e injusto, nuestro lugar es la condena y el presidio, el encierro y el destierro, el alejamiento y el rechazo. Nacemos sabiendo eso y para eso nos preparamos y cuando lo sabemos, vamos con todo a por todo. O así debería ser.

Y así, prefiero ser escéptico que un fervoroso creyente, prefiero mirar de reojo antes que mirar al vacío, prefiero tropezar antes que quedarme quieto. En el mar de las dudas navego plácidamente y buceo cuando quiero. Abrir los ojos no es fácil y luego escuecen demasiado, la realidad es así, pero a pesar de la sal y lo borroso del fondo es preferible a nadar a ciegas. Es mejor saber que ignorar, y la duda es el camino. Si el camino es eterno, la duda va más allá.

A mi me pasa que no entiendo qué hice mal. En serio, algo hice mal y algún día lo descubriré. Quizá en otra vida, quizá me equivoqué de tiempo o de lugar o no atiné al nacer. Yo tenía que haber nacido mujer y probablemente negra o china, lo sé, algo hice mal, alguien me castigó. Quizá lo he sido siempre y me tocaba cambiar para ver la vida desde otras perspectivas. No sé qué hago en un mundo rodeado de hombres blancos de clase media cuando mi naturaleza es la rebeldía frente a la opresión, una rebeldía desde lo más pisoteado, desde la mugre y el escupitajo. Si no es desde esa condición, será desde la igualdad eterna y la libertad total, uniéndome a las locas de este mundo en la batalla del amor al amor. Quizá me toca buscar a esas locas, y sé que las voy encontrando. Irremediablemente me junto y me enamoro de las más locas del lugar. Y la palabra maravillosa es esa, sin miedos, sin lugar a dudas: el amor. Aunque sea una palabra que alberga un concepto, un sentimiento, una relación y una dinámica de vida que a veces parece imposible de alcanzar. Será que para eso sirve la utopía, para caminar.

dilluns, 20 de juliol de 2009

No te salves




Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.
Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado (Pablo Neruda)

Yo también me canso sabes? de mis pies de mis uñas, de todos los mandatos hipócritas de esta sociedad…

Me canso de las reglas que nos encorsetan cada vez más…
Me canso de cumplir con todos y con todo…
¡¡Hasta de mí me canso cuando me encuentro no pudiendo asumirme aún con toda mi libertad tal como me gustaría ser!!!

…Quisiera no salvarme...no querer con desgana... no reservar el mundo a un rincón tranquilo:


Como dice Benedetti en

No te salves
No te quedes inmóvil

al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo

Qu
isiera entonces "atreverme"a vivir como poeta
Como dice otro artista psicólogo-poeta cineasta y atipico hombre de la psicomagia: Jodorowsky ...

Y ¿Qué es vivir como un auténtico poeta?- le preguntan
En primer lugar no temer, atreverse a dar, tener la audacia de vivir con cierta desmesura.
(Jodorowsky)

Vive con desmesura! Sí! Atrévete a sentir lo que otros no sienten
a vibrar hasta la medula y a ser un intrépido que pulsa con el universo yo te invito a que un día en tu vida hagas “lo que no se debe”. (Pregúntate primero a quien dañarías. Si no causas daño Adelante!!)

Cuando hacemos algo inesperado que rompe con el habito (mental-emocional-corporal)empieza el camino de la curación. (Jodorowsky
)


No te salves!!!

Ama ,vive ,late, acéptate con desmesura…alguna vez...

dimecres, 8 de juliol de 2009

Hablamos de veneno, H.R.Herzen



Y sí. Hablamos de veneno. Pero no de ese grave tóxico que ingerimos quizá en el día a día cuando caminamos por la calle, pedaleamos por la ciudad o comemos lo primero que nos apetece. No. Tampoco es de ese que la gente usa para volar, evadirse o irse de viaje al otro mundo, aunque bien mirado se le parece un poco. Veneno con mayúsculas. Repito: VE-NE-NO. Hablamos de veneno que se huele, se percibe, se absorbe, se desprende, se lame, se muerde. En cada mirada, en cada gesto, en cada contacto, en cada caricia, en cada poro de la piel. ¿Te gusta? ¿Lo odias? No lo queremos y lo ansiamos. Idealizamos una droga y luego la maldecimos. La queremos sudar, y cuando ya no hay, por algún lugar la hacemos salir, y muchas veces la lloramos. Ese veneno también mata, como todos, como todo. Vivir mata, ése es su propósito. El veneno no es bueno si queremos vivir ad eternum porque corroe cuerpo y mente. Es asumible si vivimos al filo. Es el alimento básico cuando se vive al día. Se necesita gente para desaparecer del mapa y dejar recursos para quien quiera seguir viviendo en este planeta destrozado, se buscan personas voluntarias que no le tenga miedo al veneno y vivan al día. Esto no es una secta, es la vida. Hay animales que si carecen de libertad, se dejan morir no comiendo. Tampoco nos quedan muchas expectativas de vida (mala distribución alimentaria, de agua y recurso; crisis y escasez) y eso que vivimos en una parte donde todo sobra (de momento). ¿Qué harías hoy si fuera el último día de tu vida?

Informe sobre caricias, Mario Benedetti




La caricia es un lenguaje
si tus caricias me hablan
no quisiera que se callen

La caricia no es la copia
de otra caricia lejana
es una nueva versión
casi siempre mejorada

Es la fiesta de la piel
la caricia mientras dura
y cuando se aleja deja
sin amparo a la lujuria

Las caricias de los sueños
que son prodigio y encanto
adolecen de un defecto
no tiene tacto

Como aventura y enigma
la caricia empieza antes
de convertirse en caricia

Es claro que lo mejor
no es la caricia en sí misma
sino su continuación

El sol ya no me quema, H.R.Herzen


Así como una chispa basta para prender un fuego, el aleteo de una mariposa es capaz de desencadenar el huracán más demoledor. El fuego depende de la leña que encuentre alrededor y el huracán será posible si dejamos a la mariposa que aletee con todo lo que ello comporta. Es por eso que la vida empieza con la semilla más pequeña, siempre que se riegue con agua, alegría y amor y las flores escampadas por el mundo protegen a los árboles más robustos. Hay que pensar que las mariquitas protegen a las flores y a las mariquitas sus vivos colores que mantienen alejados a sus depredadores que piensan que son venenosas. ¿Necesitamos evadirnos para deshinibirnos o el retorno al inconsciente es más fácil que lo consciente retorne? La vida no vale más que la muerte, porque vale el momento, el resto es como la ropa en verano, pura costumbre, ahogo moral. ¿Cuantas veces decidimos dar un paso del que nos arrepentiremos toda la vida? ¿Y cuantas veces lo sabemos de antemano? ¿Y... cuantas veces negamos la dirección de una brújula? El impulso del deseo y el calor del momento son suficientes para dejar sin peldaños una larga escalera si no estamos preparadas para afrontar las consecuencias de nuestros actos. Las aventuras sin rumbo fijo son mi mayor placer, pero últimamente ojeo mapas antes de descalzarme y siempre compruebo que no hay escorpiones en mis botas. No es por mí, el sol ya no me quema y el veneno acompaña mis platos, es por no chafar al animal.

dijous, 18 de juny de 2009

Cuéntame un cuento, H.R.Herzen




Hace tiempo que vivo del cuento, pero no había llegado a esa conclusión hasta recibir tus letras. Descubrí que mi vida, mi aliento, mi energía, mi sangre y mi alimento eran esas letras que forman esas palabras y esas frases que salen de las lenguas de algunas personas. Puedo dejar de comer y respirar si hasta cualquier rincón de este planeta u otro me llega el susurro de esos cuentos. Puedo volar con el canto de sirenas de esas historias. Puedo morir si sé que esos cuentos se acaban. Me encantan los cuentos, me atraen las novelas, juego con los libros de ensayo y odio las enciclopedias. Las aventuras me despistan y las historias me sacuden. Tantas veces ávido de lectura y otras sin ganas de leer ni la etiqueta, tan triste que ya me sé el final. Tantas veces con deseos de empezar a contar cuentos, fábulas y chistes como las mismas de no querer empezar el primer capítulo por no estropear lo que parecía un buen título. Si siempre me diera exactamente en el mismo lugar del muro, quizá un día lo acabaría tirando a cabezazos. Yo contaría cuentos que no conoces, pero me los dejo para lamértelos y acariciártelos, no tienen lugar en ningún teclado ni pantalla. Esos cuentos tienen veneno y son peligrosos, hace tiempo que sufro las consecuencias de querer contar cuentos a la gente que me atrae sinceramente. Empiezan siendo cuentos intensos, con música de placer y alegría y acaban por ahogar en lágrimas y estremecer por dentro. Del insomnio por gusto al frío en la noche, del cálido abrazo al rechinar de los dientes, de las ganas de ir a la cama a las ganas de ver el sol. Si no tienes unos buenos agarres, igual que sales del fango te hundes más fondo todavía. Cuanto más bella es la vida, dicen que más te parte la caída. Más vale no enamorarse de un ideal y vivir el día a día con la mayor alegría posible. Me gustan las montañas rusas, pero no las emocionales. Ya decidí hace unas cuantas lunas que no me dejaría arrastrar por la marea dramática y la depresión emocional. Si fuera tan fácil conseguirlo como escribirlo, estaría toda la vida con un lápiz en la mano o tecleando. Mis ilusiones forman parte del momento, del ahora mismo, y quizá una pizca de lo que está a la vuelta de la esquina pero no más allá de las estrellas ni las nubes. No pretendo que mi vida sea un orgasmo perenne. ¿He de dejar de leer?

dimecres, 10 de juny de 2009

Voy a buscar algo de agua, H.R.Herzen



Esa noche no supe volver a casa. No encontraba el camino tantas veces recorrido, no reconocía señales que me indicaran hacia donde ir, no estaban los árboles que me acompañaban en el andar cotidiano y tampoco veía aquellos edificios que siempre me parecían horribles. Y sin embargo no estaba perdido, caminaba con paso decidido, sabía donde estaba y lo que me iba a encontrar en cada momento, justo antes de verlo. Me refregaba los ojos y alegremente pensaba que estaba viviendo un sueño, así que me dispuse a disfrutarlo. Mis pies no querían detenerse y me guiaban afanosamente. Intenté cerrar los ojos para comprobar que nada se iba a interponer en mi camino pero no pude, intenté volver la vista atrás y por más que lo intentaba el camino y su paisaje giraban conmigo. Lo que en un principio me parecía divertido y emocionante, ya no lo era tanto. Pensé que lo mejor era despertarme porque no sabía a donde me llevaría este sueño y llevaba unas cuantas noches con experiencias oníricas no muy agradables. Lo que me confirmó que aquello debía tratarse de un sueño fue el paisaje reconocido de otro anterior. Uno de los últimos sueños me colocaba delante de un gran reloj de sol del cual me era imposible alejarme lo suficiente para ver qué hora marcaba. El camino de tierra que mis piernas me obligaban a seguir con piedras de colores a lado y lado era el mismo de aquel sueño. En una de las anteriores experiencias, cuando conseguí llegar a una distancia que me dejara interpretar la hora que marcaba, el sol ya no iluminaba y en su lugar se podía ver una enorme ventana a través de la cual se leía: “Fac modo quae moriens facta fuisse velis”. Aquella noche me desperté justo en ese momento y como recordaba perfectamente la frase la apunté en un papel. Imaginaba que era una frase escrita en latín pero no intuía por donde iba el tema, aunque supuse que fac o facta querían decir algo referente a hacer. El asunto de la frasecita no me inquietaba en absoluto y me olvidé de ella aunque tuve la intención de buscar su significado en algún momento. Así que esa noche en la que no sabía volver a casa y el camino daba vueltas a su antojo, deje de preocuparme y esperaba volver a ver la gran ventana de un momento a otro. Pero ésta no llegaba y me daba la sensación de que el sueño empezaba a ser muy largo. Pensaba que al día siguiente estaría muy cansado y me costaría levantarme pronto para ir a la playa en bicicleta. Me resigné a dejarme llevar y lo que en un principio me parecía emocionante ahora me aburría por completo. Al girar una curva choqué con una gran puerta en cuyo picaporte pude leer: “Mus uni non fidit antro”. No podía pasar y por fin mis pies se detuvieron. Allí me quedé sin saber qué hacer. No entendía la frase y no tenía ni idea de por qué mis sueños incluían ese tipo de acertijos o enigmas. Esperé. Esperé. Esperé... Y nada pasaba. Me senté. Tenía hambre y sed. Tenía sueño. “¡Mierda! ¡¡Esto no es un sueño!!” grité. Sospeché que no despertaría en mi cama. Y ahora qué hago. ¿Volvería atrás para encontrar el principio de mis pasos? ¿Abriría la puerta cerrada ante mí? Fue entonces cuando vi llegar un escarabajo del tamaño de un perro y me asusté un poco. Le cedí el paso y se dispuso a empujar la puerta sin éxito. Le ayudé girando una especie de pomo metálico. Miré al otro lado y vi una playa alargada bien soleada y entonces decidí seguir al bicho ese, no tenía nada qué perder y poco que hacer. Vi un cartel lejano e imaginé más palabras en latín. Caminé sorteando cangrejos saltarines que me querían morder los tobillos. A alguno lo tuve que patear bien lejos. Llegué al cartel que decía “Do not disturb”. Por fin pude entender un mensaje e intenté seguir sus instrucciones. No tenía nada que hacer y no hice nada, tampoco podía molestar. Pero a la vez pensaba si me iba a despertar o tendría que buscar algo de comida, un lugar donde dormir, algo de agua y todo lo típico de los cuentos de náufragos que llegan a una isla y no pueden volver. La idea me era atractiva pues mi vida en general no era nada interesante. Llevaba tiempo queriendo huir del mundo humano, de esa sociedad injusta y cruel devoradora de su propia especie y de lo que le daba de comer. Aunque cansado de relaciones personales complicadas y conflictivas, de amores absorbentes y amistades interesadas, de ilusiones maltratadas y pesadillas habituales, quería ser prudente ante esta nueva situación y sobretodo intentaba encontrar una explicación que no llegaba nunca. ¿Qué me había pasado? La idea del sueño era la más probable, pero nunca me había encontrado con uno tan largo y en el que viviera ciertas sensaciones de manera tan real y cercana. De todas maneras, seguía esperando a despertar para incorporarme de nuevo a esa miserable vida que arrastraba a diario. Vi unos árboles con frutos y me acerqué para probarlos. No se parecían a ninguno que hubiera conocido antes pero su sabor me recordaba a alguna fruta tropical. Calculé para cuantos días tendría alimento de aquel árbol y encontré a su alrededor otros árboles iguales y muchos más con otros frutos de otros colores. Por si acaso enterré una de las semillas que tenía en mi boca y agarré otra pieza que llevé a mi boca con gran placer. ¿Habría más gente en este lugar? No me creía lo que estaba pasando pero no sabía qué podía hacer. No tenía miedo porque me sentía el protagonista de algún cuento, alguna película, alguna cosa donde yo era el bueno que siempre triunfa. Asumí dejarme llevar y esperar a la noche que nunca llegaba y que nunca llegó. El sol no aflojaba y busqué una sombra donde descansar pensando en el último mensaje y a qué o a quién no debía molestar. ¿Y si me pongo a gritar? Quizá moleste a quien no debo, pero se enterará que estoy aquí y cambiará la situación de eterna espera. Si quiere guerra, ya veré cómo lo resuelvo, y si busca amistad, tendré compañía y quizá entenderé algunos porqués que me acechan. Esas eran mis cavilaciones cuando vi pasar a una niña gateando. Cómo no sabía qué hacer la seguí a cierta distancia intentando no hacer ruido. Si hubiera sido mayor, quizá hubiera intentado hablar con ella pero me temía que no iba a saber hablar cuando se giró y se dirigió hacia mí sonriendo. Yo también le sonreí y me acercó una piedra plana que arrastraba con dificultad. No sabía muy bien qué hacer pero decidí coger la piedra. En ella se podía leer “Volo ut Sis”. Necesitaba urgentemente un diccionario en latín para averiguar esas frases que seguro querían martillearme la conciencia o llevarme a alguna parte. La niña desapareció mientras leía de nuevo la frase y no supe por dónde lo hizo. Volvía a estar solo sin entender nada. Me estiré en la arena a ver si me dormía y se acababa esa pesadilla. Cuando abrí los ojos el cielo se había vuelto naranja y el mar parecía lava volcánica aunque el calor era el mismo del principio. Este sueño dura demasiado y pensé en confirmar lo que me parecía inevitable. Me acerqué a la orilla e intenté introducir un pie en la lava, pero fui incapaz porque el calor en los dedos me era insoportable a un palmo de distancia. ¿Y si me zambullo y acabo con esta pesadilla? Total, voy a morir igual, en mi vida de antes lo haría de cualquier estúpida manera o agonizando por años en una cama y aquí quien sabe si de aburrimiento o devorado por los malditos cangrejos. Aquí puedo sobrevivir un buen tiempo y todavía no he explorado esto que tiene pinta de ser una isla. Siempre estoy a tiempo de zambullirme así que lo dejaré para otro día, voy a buscar algo de agua.