dimecres, 16 de setembre de 2009

Sólo hay una manera de comprobarlo, H.R.Herzen




Aquel lugar no era tan extraño como me parecía en un principio. Las ramas de los árboles se entrelazaban entre ellas como un plato de espaguettis y el dibujo de su sombra era reseguido por filas interminables de hormigas que transportaban pipas de girasol.

-¿Siempre vas a hacer lo que se espera de ti?- escuché a mi espalda y me sobresalté.

-¿Crees que me gusta mirar al cielo sin saber porque gira la Tierra?-respondí al azar.

Siempre pensé que si me dan a elegir, me quedo conmigo; y que si ahuyentas el paso del tiempo, un día la vida te regala un reloj de arena al que tienes que voltear eternamente. Hasta que no se demuestre lo contrario, todas somos inmortales, y sólo hay una manera de comprobarlo. Antes quizá tenemos que resolver el eterno misterio del porqué venimos a este mundo y, hasta que no se aclare el conflicto, respuestas hay de todos los colores.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?