divendres, 30 de gener de 2015

no me importa el tamaño de la polla, Elena Alonso

 no me importa el tamaño de la polla.
me importa el tamaño de las alas.
que me dejen volar. que vuelen.
que sonrían al verme. que me vean.
que se alegren de mis piernas abiertas para otro.
de mis alas extendidas.
que me quieran sólo cuando quieran.
sólo cuando les quiera.

soy una puerca, Diana Marina Neri Arriaga

¿Una filosofía porcina? Eso dirían algunos estoicos ante la maravillosa avanzada del hedonismo. Dicen que es goce grosero, bestial, trivial, y pensé de inmediato: Sí, sí, yo quiero. Pero… ¡Ah! No, puras patrañas de los pre-cristianos, que constituía por lo menos para mí, propaganda fascinante.

dijous, 29 de gener de 2015

El cuerpo como espacio de disidencia, Lucrecia Masson

Cuerpos inapropiados contra una sociedad que estandariza y controla, que define lo bello y lo sano.


Necesito el feminismo porque mi cuerpo NO es tu cuerpo / Lucrecia Masson

Es posible pensar el cuerpo como espacio de disidencia? Un cuerpo plagado de órganos, no siempre sanos, no siempre vigorosos, no siempre jóvenes... Nos encontramos ante la necesidad de una revuelta orgánica, en su sentido literal: revolver órganos. Es actualmente una apuesta urgente la de plantearnos una rebelión de los cuerpos. Rebelión que, necesariamente, rechaza la frontera entre el cuerpo normal y el deforme, el cuerpo saludable y enfermo, el cuerpo válido e inválido. Rebelión que debe ser planteada a partir del encuentro, la afinidad y la alianza entre estos cuerpos inapropiados e impropios. De ahí que los sistemas que nos organizan a partir de género, raza, sexualidad, normalidad corporal, salud mental o física, se vuelven edificios que es necesario derribar, y esta acción de derribo nos deberá encontrar juntas, sabiéndonos atravesadas y en constante y compleja intersección.

¿Podemos entonces entender el propio cuerpo como espacio de activación política? Partir de nuestras trayectorias corporales, narrar en primera persona, tanto singular como plural, la historia de nuestra realidad corporal es un desafío al que diferentes activismos empiezan a llamarnos. ¿Podemos pensar en una historia colectiva de nuestros cuerpos? ¿Cuáles son los dispositivos que producen corporalidades inapropiadas? ¿Podemos plantearnos mecanismos para crear nuevos modos de producir cuerpos, de producir deseos, de producir bellezas? ¿Y qué herramientas nos damos para hacer de nuestras vidas un espacio más habitable y feliz?

Glosario de orientaciones sexuales poco conocidas



Abrosexual/romántica: Persona cuya orientación sexual es fluida y/o en constante cambio.


Aceflux: Persona cuyo nivel de atracción sexual varía (parecido al género fluido) y puede no sentir atracción sexual alguna.


Aroflux: Persona cuyo nivel de atracción romántica varía (parecido al género fluido) y puede no sentir atracción romántica alguna.


Acorsexual/romántica: Persona que experimenta una atracción sexual/romántica pero por otra parte siente una gran aversión en involucrarse en una relación sexual/sentimental debido a malas experiencias, aprensión o dudas.


Adeisexual/romántica: Persona cuya orientación sexual/romántica se basa en sentir atracción sexual/romántica por una persona hasta tal punto de convertir esa atracción en obsesión (una denominación para personas neuroatípicas).

diumenge, 11 de gener de 2015

El disparate de la exclusividad sexual, Contra el amor

Si hubiéramos estado hablando de relaciones de amistad, es decir, no gámicas dentro del paradigma ágamo, apenas habríamos obtenido hasta aquí más que una vulgar descripción de su dinámica. Nada a partir de lo que mejorarlas, salvo, tal vez, algo de claridad.
Sin embargo, desde el momento en que trasladamos el uso de la indignación al gamos, aparecemos en Saturno sin viaje interplanetario previo.
Dije más arriba que uno de los mayores obstáculos para juzgar racionalmente nuestras expectativas es nuestra necesidad inducida de conservar el gamos. Como queremos que, ante todo, no se pierda, aceptamos aquello que el sentido común nos dice que ya no debe ser aceptado, convirtiendo la protesta inútil en una indignación extrema sin salida.
Pero el gamos mismo es un obstáculo aún mayor, en tanto que constituye una expectativa que sería tibio llamar no razonable, porque en realidad es absolutamente descabellada. Lo que esperamos a partir del momento en que establecemos el gamos, es decir, a partir del momento en el que empezamos a ver en la/el otrx un proyecto de pareja, escapa a toda sensatez. No hace falta ir a buscar estos excesos en el supuesto amor romántico. Cualquier descripción del amor, por igualitaria que pretenda ser, nos llenará la cabeza de expectativas a priori, estandarizadas e independientes de las circunstancias de nuestra relación y de la persona con la que nos relacionamos.

Mi mujer, su amante y yo, @ilovelingerie


trio

Volver a casa después de una larga jornada de trabajo en la oficina y encontrarte a tu querida esposa, madurita y todavía resultona, cabalgando el portentoso miembro erecto de un veinteañero de cuerpo perfectamente moldeado en interminables horas de gimnasio, puede ser un auténtica pesadilla para el común de los maridos o una fantasía hecha realidad para un número cada vez más numerosos de hombres, que orgullosamente se hacen llamar cornudos consentidos.

¿Qué clase de hombre es aquel que consiente que su mujer se vaya a la cama con quien le plazca? Ante todo, un hombre que admira la inteligencia, sensibilidad y belleza femenina, y ama y respeta a las mujeres en su conjunto: a su madre, hija, hermana, amiga, jefa y, por supuesto, su pareja.

Vaginas libertarias, Wild Poet


Vaginas libertarias y salvajes, militantes de los cuerpos de las mujeres ingobernables

Vaginas, reivindicadoras de su autonomía absoluta, allí donde no tendrá lugar la iglesia, el Estado y ninguna autoridad.

Vaginas, solidarias con otras vaginas indómitas.

Vaginas, cómplices, compañeras, amantes.

Vaginas, de ovarios subversivos, dinamita, armadas.

Vaginas, enamoradas de la libertad, la revolución, la anarquía.

Vaginas, llevas de insurrecciones, sabores, venganzas.

dijous, 8 de gener de 2015

Me gustas mucho pero no te necesito, Anónimo

Me gustó
Elegirte y que me eligieras

Gocé al verte, sin fronteras
Utilicé una excusa para q me vieras
Sentí
Tu
Amor entre mis piernas y te
Solté para que volvieras a

Mi, sólo cuando te apeteciera.
Usé la
Cordura para que no
Huyeras,
Observé tus

divendres, 2 de gener de 2015

Ai ferri corti (Frag.)





IX
“No nos pidas la fórmula que pueda abrirte mundos, sí alguna sílaba perdida y seca como una rama. Hoy solo esto podemos decirte, Aquello que no somos, aquello que no queremos.”
E. Montale



La vida no puede ser sólo algo de lo cual aferrarse. Es un pensamiento que florece en todas partes, por lo menos una vez. Tenemos una posibilidad que nos hace más libres que los dioses: la de irnos. Es una idea para saborear hasta el fondo. Nada ni nadie nos obliga a vivir. Ni siquiera la muerte. Por eso nuestra vida es una tabula rasa, una tablita que todavía no ha sido escrita y que entonces contiene todas las palabra posibles. Con una libertad similar no podemos vivir como esclavos. La esclavitud está hecha para quien está condenado a vivir, para el que está destinado a la eternidad, no para nosotros. Para nosotros está lo desconocido. Lo desconocido de ambientes en los cuales perderse, de pensamientos jamás recorridos, de garantías que saltan por el aire, de perfectos desconocidos a quienes regalar la vida. Lo desconocido de un mundo al cual poder donarle los excesos del amor de sí. El riesgo, también. El riesgo de la brutalidad y del miedo. El riesgo de verlo finalmente a la cara, el mal de vivir. Todo esta encuentra quien quiere terminar con el oficio de existir.