dimarts, 24 de gener de 2017

Lo nuestro no es amor, Nadia Rosso

Lo nuestro no es amor. La gente conservadora y heteropatriarcal usa entre sus argumentos antihomosexuales el de que “eso no es amor”. No es amor, es perversión. No tiene nada que ver con el amor sagrado, puro y natural entre un hombre y una mujer. El amor heterosexual y monógamo. Y la gente de la “diversidad sexual” ha intentado por décadas convencer a todo mundo de que sí, de que el nuestro también es amor. Que es igual de bueno, sagrado, puro y ¿natural? que el heterosexual. Que por eso también nos queremos casar. Que por eso nos deben tolerar. Que por eso no nos deben insultar, discriminar, golpear, asesinar. Hasta tendrían que respetarnos. Porque somos igual de buenes que ustedes. Que sí, decimos, que sí, les prometemos, lo nuestro también es amor.

Pues yo quiero decir ahora: lo nuestro no es amor. Lo que ella y yo construimos no es amor. Volveré un poco sobre mis pasos. Para empezar ¿qué es eso del amor? ¿en qué consiste ese amor al que, aseguramos, también podemos acceder las personas no heterosexuales, ese amor que, aseguramos, también practicamos como copia fiel al suyo?

Ah, claro: el amor romántico, monógamo y burgués que nos venden -y que, como todo, consumimos gustosamente- en las películas, series, novelas, canciones y mitos: la pareja heterosexual que se jura amor eterno, que se exige exclusividad, que se reproduce y se vuelve un engrane funcional del sistema capitalista patriarcal y consumista. Porque hay que decirlo, no consumimos sólo productos y servicios, consumimos también ideologías y conceptos. Este concepto prefabricado del “amor” que tiene como uno de sus prerrequisitos a la monogamia. Esa institución regulada por el Estado que coarta la libertad de nuestros deseos, nuesros afectos, nuestros cuerpos, nuestra sexualidad. Que nos exige -sin jamás preguntarnos si estamos de acuerdo, porque es implícita y normativa- dedicar nuestro afecto, sexualidad, tiempo y hasta pensamientos, únicamente en una persona. Que legitima la cosificación mediante la idea de posesión que conlleva celos y violencia.

Un amor obligatoriamente monógamo y heterosexual que legitima, bajo un contrato invisible e impuesto, un esquema de vida que se vuelve el único posible: el destino fatal de todo ser humano, el único camino posible a seguir. Una heterosexualidad obligatoria que convence a las mujeres de que su meta en la vida es conseguir a un hombre, casarse y reproducirse. Que las hace sentir que no valen nada sin un hombre a su lado. Que para tener uno deben hacer todo lo posible, incluyendo dar servicios afectivos, sexuales, de cuidado, de reproducción y de trabajo doméstico no remunerados. Esa heterosexualidad obligatoria que nos coerciona a las mujeres a ser para otros, a aguantar violencia misógina, a subordinarnos.

Esta heterosexualidad obligatoria junto con la monogamia son la fórmula macabramente perfecta para la subordinación de las mujeres, que legitima todo tipo de violencia culminando en el feminicidio -la mayoría de los feminicidios son cometidos por parejas o exparejas de las mujeres- bajo la justificación de la posesión y de ese “amor” monógamo feminicida. Nos matan porque creen que les pertenecemos, porque debemos obedecer y si no lo hacemos hay castigo, porque somos suyas y si ejercemos nuestra libertad hay castigo, porque somos objetos para su uso y si nos emancipamos o defendemos hay castigo.
Esta atroz fórmula legitima la violencia institucionalizada hacia las mujeres. ¿Sabía usted que hasta hace algunos años no era posible acusar a un hombre de violar a su esposa? Pues no, dado que existía una cláusula llamada débito conyugal, que aseguraba que les cónyuges tienen la obligación de cumplir con los apetitios y necesidades sexuales del otre. Si un hombre forzaba a su esposa a fornicar con él y la penetraba sin su consentimiento -lo que conocemos como violación- nomás estaba ejerciendo su legítimo derecho a satisfacer sus necesidades sexuales con su esposa. En este mismo siglo, las propias leyes siguen dando la palmadita en la espalda a la violencia monógama heterosexual.

Ahora bien, aunemos a todo esto el mito del amor romántico y lo que yo llamo el emparejamiento compulsivo, que nos dice que debemos, necesitamos, nos urge desesperadamente tener una pareja para ser felices. Que estar en una pareja monógama y heterosexual es la única forma de vida legítima que podemos llevar, más aún, la única que nos llevará a la realización personal y a la felicidad. De ahí derivan ideas como “nuestra boda es el momento más feliz de nuestra vida”, o las constantes preguntas y preocupaciones sobre cuándo nos casaremos, o ya viéndonos muy modernas, cuándo nos vamos a juntar o al menos a tener un novio formal. La idea de la solterona amargada o el “ya cásate”, que nos dice que el estar en pareja heterosexual no es sólo deseable, sino obligatorio, nos lleva a un callejón sin salida: tenemos que hacer todo lo posible por conseguir a esa pareja, a ese hombre ideal que, por lo demás, evidentemente no existe. Esta maquiavélica trampa la van sembrando en nuestras cabezas desde niñas: con las historias de princesas y su príncipe azul, la cocinita de juguete y el bebé de plástico al que cambiaremos los pañales, las revistas para adolescentes que nos dan tips para que el chico de nuestros sueños nos haga caso, las telenovelas del canal dos o de Argos -da igual-, las películas románticas de hollywood cuya moraleja es que aunque se haya “equivocado” tenemos que regresar con él, la tía que nos bombardea con preguntas de “¿pa cuándo?”, la presión social de nuestes colegas y amigues, los créditos bancarios sólo para gente casada, nuestras leyes. Todo está planeado en torno a esta pareja heterosexual y monógama.

Qué bonito es ese amor que nos venden ¿verdad?. Y que los hombres hablen por sí mismos, pero yo creo para las mujeres no suena como una gran opción. Por eso muchas hemos renunciado a la heterosexualidad obligatoria y todo lo que ésta conlleva. Por eso elegimos ser lesbianas. Muchas hemos renunciado también al mandato de monogamia obligatoria, que va muy de la mano con el de la heterosexualidad obligatoria. Ambas se complementan y forman parte del mismo sistema diseñado para amarrarnos y controlarlos. Son la fórmula perfecta para crear mujeres controladas, sumisas, que formen parte funcional del engranaje capitalista que se alimenta del trabajo doméstico no remunerado de las mujeres en las familias nucleares heterosexuales.

¿Es ese “amor” el que queremos convencerles de que también podemos practicar? ¿es ese amor el que queremos emular para que nos acepten en su sistema? ¿es ese el que necesitamos imitar para que nos respeten, para que reconozcan nuestros “derechos humanos”? Pues yo digo: ¡no!

Si ese es el amor que defienden, lo digo convencida: lo nuestro no es amor. Porque yo no quiero poseerla ni amarrarla, ni que sea mía, ni ser la razón de su existencia, ni que viva para mí, ni ser su dueña, ni que limite sus deseos, sus pensamientos, sus caricias o sus besos sólo a mí. Ni que me sirva, ni que trabaje para mí, ni que me necesite, ni que no pueda vivir sin mí. Ni que me posea, ni que me amarre, ni ser suya, ni que sea la razón de mi existencia, ni vivir para ella, ni que sea mi dueña, ni limitar mis deseos, mis pensamientos, mis caricias o mis besos sólo a ella. Ni servirla, ni trabajar para ella, ni necesitarla, ni no poder vivir sin ella. Si acaso quiero compartir, crear, acompañarnos, dar pasos juntas, respetarnos, querernos, besarnos, follarnos porque así lo elegimos y porque así lo deseamos.

encontrado en la crítica

1 comentari:

  1. ... por eso José Rosso!: si tú eres mujer, y yo soy hombre.... Y TE AMO... ¡¿a qué esperas?!

    ResponElimina

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?