dimarts, 29 de juliol de 2014

¿Qué es el amor? (Frag. 'Cuatro amigos'), David Trueba


—¿Qué es el amor? Es la eterna pregunta. Al inicio de la Humanidad la gente follaba unos con otros, sin distinciones, esto lo he leído. Todos con todos. Pero un día, alguien decidió guardar a su pareja, no compartirla. «Es mía», dijo. —Respiré hondo sin atreverme a mirar alrededor—. Ahí se jodió todo. Eso es el amor. Y el amor trajo algo peor: el matrimonio.

dilluns, 21 de juliol de 2014

Nguillatún de fluidos y otros placeres ferales, Shihâb Alen

Penetración

 Los católicos intentaron cristianizar el concepto mapuche de nguillatún traduciéndolo como “rogativa”, y aunque los pueblos sin estado, vinculados a la Tierra y sus poderes, poco saben de rogar, esta operación de colonización cultural resultó en gran medida efectiva. Los nuevos imperialistas, capitalistas, quieren traducir nguillatún ahora como “compra” o “negociación”. Yo propongo –a propósito de lo que escuché y presencié el año 2008 e.C. cuando participé de un nguillatún en el Walmapu- traducir nguillan (raíz de nguillatún) como dar-recibir, unificados en un solo verbo, tal vez “intercambiar”, resultando así un concepto coherente con la cultura de la reciprocidad propia de los pueblos vinculados a la Tierra. El hombre de la civilización, el wingka, no hace nguillatún,  porque la civilización rompe las relaciones de reciprocidad, de comunidad, por eso wingka se puede traducir como “ladrón”, aquel que toma sin dar nada a cambio, que explota la Tierra sin retribuirle nada, hasta volverla desierta, que toma de las relaciones humanas todo lo que “desea” sin retribución. Pero el deseo no es egoísta como se nos quiere hacer creer.[1] La etimología que hace provenir wingka de güi-inka, “nuevo inca”,  no es contradictoria con esto, tanto el inca como el occidental practican una cultura que rompe las relaciones de reciprocidad conla Tierra y entre las personas.

Nguillatún de fluidos entonces. Pero el Imperio desde hace poco más de tres décadas desplegó una operación policial para impedir el libre derrame de nuestros fluidos y los afectos que conllevan. Esta operación se llama “sexo seguro”. Al imperialismo no le basta con fragmentar el cuerpo dela Tierracon fronteras y aduanas, prohibir el intercambio de alimentos y semillas no sanitizadas, llenar las calles de policías por nuestra seguridad, la seguridad ciudadana, ahora también se nos exige que nuestras relaciones carnales sean seguras y sanitizadas, y se instalan fronteras y aduanas entre los cuerpos de los amantes. Lamentablemente, así como se logró convencer a los mapuche de que el nguillatún era una rogativa, también se logró que la punta de lanza de la revolución sexual –(post)feministas, queers, (post)pornógrafas/os- enarbolaran la bandera del sexo seguro. Pero ya basta, ¡nguillatún de fluidos! ¡Insurrección sensual, ya!

Cossos Inapropiables, Dignitat Rebel


anarquiasobrepropietat 

Marina Garcés ens convida a repensar el nostre propi cos més enllà dels límits de la propietat i de les seves trampes, superant així l’ancestral ficció de l’individu que conquesta la seva llibertat i identitat mitjançant la propietat. “El cos no acaba ni comença en sí mateix; és un nus de relacions, forces i situacions que irreductiblement ens identifica i que, en el seu devenir social, es converteix en problemàtica col·lectiva”. Dignitat Rebel hi va estar present.

Partint de l’assaig de Santiago López Petit, La movilización global. Breve tratado para atacar la realidad (2009), Noemí Acedo Alonso reflexiona sobre la necesitat d’articular novas víes de repolitització de la pròpia vida que, a la vegada, reverteixin en l’espai comú. Durant els darrers trenta anys, s’ha produït una perversa identificació entre realitat i capitalisme, que ha derivat en l’aniquilació de la classe treballadora i la despolitització de la societat civil. La precarietat que ens imposa el neolliberalisme global no és sols laboral, sino també existencial. D’ahí la urgència de convertir aquest malestar social en una qüestió política central, polititzant la pròpia existència i retornant a allò col·lectiu. Acedo Alonso estableix un interessant diàleg entre el texte de López Petit i l’obra de pensadores com Jeanne Hersch, Hannah Arendt, Simone Weil o Marina Garcés.

Mila Mores, Anestesia

El erotismo de Marina Iborra
El erotismo de Marina Iborra

Me moja por montones... es toda un arco
Iris-porno-beauty.
La deseo como
A ninguna; con un Desear conjugado en todos los tiempos… Oh, Mila:

Mi mía barricada de Amor y glándula nueva de mi sistema inmune: estoy
Okupada contigo, mirar tu
Rostro agiganta mi timo… y no sólo un vistoso volumen de
Excesos
Seremos.


diumenge, 20 de juliol de 2014

Siempre en positivo, Anónimo

Día Internacional de la Felicidad

AMOR EN MAYÚSCULAS
Pasión desbordada
Revolcones donde apetezca
Excitación,
Necesidad fuera
Disfrute constante
Imaginación sin límites
Experimentación compartida
Naturalidad dejándome fluir...
Diversión,
Ocio,

Dar sin
Esperar nada

Tocarnos el corazón dejándolo
Ir después

dimarts, 15 de juliol de 2014

Cinco estrategias contra-amorosas para la construcción ética-política de un camino autónomo, Diana Marina Neri Arriaga

Ponencia presentada por Diana Marina Neri Arriaga en la ciudad de Pachuca, Hidalgo, en el X Encuentro Nacional de Empoderamiento Femenino que se desarrolló en marzo del 2014
leonas
El presente documento es la propuesta que redondea el texto “Apuntes sobre sororidad, affidamiento y camaradería amorosa como estrategias de subversión en la construcción de la identidad amorosa de las mujeres” ya anteriormente publicado.

Hoy comienzo sugiriendo entonar con fuerza la segunda nota musical. Sí, darle vigor al RE, es decir, un RE que sean tres y que permita: RE-plantear, RE-problematizar y RE-pensar nuestras relaciones con el otrx. Ese otrx como infierno, al modo del existencialista Sartre, o un otrx, que, “(…) desde el momento que me mira, yo soy responsable de él… es una responsabilidad que va más allá de lo que yo hago”(1) desde la totalidad Levinasiana. Sin embargo, en este camino de repensar y no seguir las pautas de las linealidades, es que –propongo- un reto epistemológico que implica apostar a los actos libertarios en una conjugación colectiva, particularmente con otras mujeres.

'The Hunger': una història de cadàvers emocionals; Brigitte Vasallo

La mostra Fire! de cinema LGBTI de Barcelona porta aquest any dos moments estel·lars: la imprescindible Pantalla Trans, programada per Cultura Trans, i l’especial David Bowie, que aquest divendres 11 de juliol ens portarà la pel·lícula de vampirs titulada The Hunger. L’ànsia, segons la traducció oficial, La Fam, segons la traducció literal.
La defineixen com a cinta de vampirs i possiblement ho és. Però no és només això: els vampirs i les vampireses de The Hunger no són monstres sobre o infrahumans, no són espectres ni criatures impossibles. Som tu i jo, som nosaltres en un dels moments més intensos de les nostres existències emocionals: el moment crític en què deixes de ser estimada. És, doncs, la història de com vampiritzem els amors, de com construïm des de la substitució, de com sembrem cadàvers emocionals quan els nostres desitjos canvien d’objectiu, i de com tothom passa en algun moment a ser oblidat, simplement. Sense més.

dimecres, 9 de juliol de 2014

¿Fueron felices y comieron perdices? Las frustraciones del mito del amor romántico; Ana Requena Aquilar

Que la pareja es el mejor estado posible, que en las relaciones no caben las dudas o los conflictos, que todo es para siempre… La sociedad promueve un ideal que no se corresponde con la realidad, que genera frustraciones y confusión. “Al final, el amor acaba teniendo una importancia desmesurada”, dice la escritora Beatriz Gimeno.

serie princesas caidas dina goldstein ediima20130213 0673 13 ¿Fueron felices y comieron perdices? Las frustraciones del mito del amor romántico
Cenicienta y su príncipe azul se casaron, fueron felices y comieron perdices. Lo mismo sucedió con Blancanieves, Ariel la Sirenita o Bella y con tantas otras princesas de cuentos y películas. Pero ¿qué pasó el día siguiente a la boda?, ¿y dos años después?, ¿y diez años? ¿Seguían felices? ¿Compartían las tareas domésticas? ¿Respetaban sus carreras profesionales? ¿Se seguían atrayendo? ¿Cómo solucionaban sus problemas?