dimecres, 5 de novembre de 2014

Monogame over 2, Na Pai



Si no estás puesto en la escena de videojuegos indie quizás te habrá pasado por alto el escándalo que saltó a la luz el pasado mes de agosto entre Zoe Quinn, autora del videojuego Depression Quest y Eron Gjoni, su pareja hasta entonces.

En pocos casos una ruptura amorosa deviene tan pública, por eso me parece especialmente revelador analizar su catastrófica relación y todo el revuelo virtual que ha generado porque nos ofrece una espléndida ocasión de contemplar la cultura de la monogamia en pleno funcionamiento.

Eron abrió un entretenido blog llamado "The Zoe post" donde hacía público muchas intimidades de su relación con Zoe, exponiendo todas las cagadas de ella, sin reconocer el más mínimo error por su parte. Explica como Zoe le transmitió reiteradamente sus firmes principios de sinceridad y fidelidad sexual para más tarde acabar descubriendo que le había engañado con 5 amantes diferentes. Eron destapa el nombre de 3 de estos amantes (uno de los cuales está casado y es el jefe de Zoe), a quien acusa de enrollarse conscientemente con una persona que ya está aparejada y por lo tanto según él, también merecen su castigo.
Después de haber descubierto todo el pastel, Eron propone a Zoe restablecer la confianza para salvar la relación con la condición de que le demuestre que no le esconde nada más. Le pide que le abra su corazón de par en par, ofreciéndole una confianza y sinceridad totales. En otras palabras, le pide que le deje entrar en su Facebook para inspeccionar los chats con sus amantes y confirmar que no le ha engañado ni le está engañando con nadie más. Según Eron, en un primer momento Zoe se resiste pero pasado cierto tiempo se lo repiensa y accede. Eron se da cuenta de que ha borrado ciertos chats, a pesar de que ella lo niegue y viendo que le sigue escondiendo cosas, pierde toda esperanza de restablecer la confianza. Al cabo de poco, totalmente decepcionado y dolido por los reiterados engaños de Zoe y viendo que a pesar de darle otra oportunidad ella no hace nada para cambiar y que incluso lo ignora, decide publicar este blog como venganza, con el que se da la relación por finita.

El blog levanta bastante polvareda virtual entre la comunidad gamer. La gran mayoría se lanza a la yugular de Zoe atacándola y denigrandola por su promiscuidad e infidelidades. También la acusan de haberse acostado con hombres que ostentan posiciones importantes en la escena de videojuegos indie, como estrategia para promocionar su carrera profesional. Es interesante un artículo sobre el tema que señalaba la machista hipocresía de aquellos que aceptan muchos videojuegos donde se utiliza la mujer como objeto sexual para vender y hacerse un lugar en la industria mientras critican a Zoe por utilizar su propia sexualidad para el mismo fin.

Pero en realidad no creo en absoluto que Zoe utilizara conscientemente su sexualidad para hacer autopromoción laboral. Zoe se encuentra insertada socialmente en la escena de videojuegos indie e hizo lo mismo que qualquier persona en qualquier otro grupo social: intentar aparearse con las personas que reciben más reconocimiento dentro del propio grupo. El atractivo sexual no se basa únicamente con el físico, está muy condicionado por la posición social y económica de cada individuo. Si no te lo crees, intenta ligar por la calle, primero a pie y después con un descapotable.

Bueno, volviendo a la historia: tras los primeros ataques a Zoe no tardaron a saltar posts en su defensa, denunciando su bullying virtual como muestras de machismo y atacando a todo aquel que atacara a Zoe. Por su parte, ella optó por no responder públicamente al blog de Eron, defendiendo la idea de que las intimidades de una relación nunca deberían hacerse públicas y que por esa misma razon ella misma no entraría a discutirlas públicamente. Así pues, no niega ninguna acusación de Eron, sólo le acusa de poner en peligro su seguridad y la de gente de su entorno, generando tanto odio hacia ella a través de su blog. También defiende que no se mezcle su vida personal con su carrera profesional y acaba por enumerar todo el trabajo que ha hecho y está haciendo, como si necesitara demostrar lo que vale, "a pesar de sus adulterios" ...

Así es como un conflicto entre dos personas creció y pasó a ser un conflicto colectivo entre dos frentes virtuales: machistas y defensores de la fidelidad sexual vs. feministas (con muchos trolls en medio). Mientras un frente creía que el problema era el machismo y el otro los cuernos, a nadie se le ocurrió pensar que el tóxico modelo de relación entre Zoe y Eron también fuera un problema.

Si bien es cierto que por un lado hay grandes dosis de machismo en muchas de las acusaciones que se le hacen a Zoe y que por otro es muy insano mantener una relación amorosa con tantos engaños, creo que la raíz de todo este perkal no es ni el machismo ni los engaños sino la cultura de la monogamia. Dejar que me explique:

Del mismo modo que mucha gente quiere dejar de fumar y que aún así sigue fumando día tras día, Zoe quisiera ser fiel sexualmente porque así lo dicta su ideal moral, pero en la práctica termina teniendo sexo con personas que resultan no ser su pareja. Dejar de fumar es un ideal a perseguir lógico porque incrementa nuestra salud, pero el ideal de exclusividad sexual, desde que existen métodos anticonceptivos y de seguridad sexual eficaces, tienen mas bien poco de lógico. Entonces, para que lo mantenemos? No es casualidad que Zoe tuviera ese ideal tan bien inculcado ya que vivimos en una milenaria cultura de la monogamia que provoca profundas y dolorosas contradicciones entre la práctica y el pensamiento de mucha gente. Es esta cultura tan estricta en la represión de la sexualidad fuera de la pareja que ha hecho a Zoe y tanta otra gente ser artífice de tantos engaños y autoengaños.

Lo que provocó unos celos y dolor tan devastadores a Eron no fue la actitud promiscua de Zoe por sí sola sino el hecho de que Zoe le engañara múltiples veces, destruyendo todas sus expectativas de fidelidad sexual que él había puesto en la relación. Si Zoe hubiera aceptado su naturaleza promiscua o poliamorosa desde el primer momento y sin complejos, no se hubiera engañado tanto a sí misma ni a Eron, y se hubieran ahorrado mucho sufrimiento.

En su blog, Eron intenta explicar la relación con Zoe a través de la mecánica de un juego en el que él siempre sale perdiendo excepto si decide romper con ella. El problema es que sólo expone las reglas que le afectan a él, y para poder jugar a un juego necesitamos conocer las reglas de todos los jugadores (supongo que por eso el juego no le pareció nada divertido). Pero tranqui, ya me he cuidado yo de explicar las reglas que afectaban a su contrincante y así poder tener la versión completa del juego:

Tan pronto ha cometido adulterio, el adúltero tiene dos opciones: 1. confesarlo a la pareja causándole 50 unidades de sufrimiento (con el consiguiente riesgo de perderla) y perder 50 unidades de integridad personal o 2. ocultarlo y arriesgarse a mantener la inocente felicidad de la pareja y la propia integridad al 100% o por otro lado perder toda la integridad y provocar 100 unidades de sufrimiento a la pareja si lo descubre.

La conducta humana tiene tendencia a buscar recompensas a corto plazo e ignorar los perjuicios a largo plazo. Esto explica que el adulterio sea tan común y que muchos adúlteros tiendan a engañar a su pareja para mantener el buen rollo en la relación. Muchos consiguen mantener el engaño y como los humanos tendemos a ser optimistas, se entiende que tantos adúlteros opten por el engaño creyendo que nunca serán descubiertos. Sin embargo, también hay que decir que aquí el autoengaño juega un papel muy importante ya que si el engaño funciona durante mucho tiempo, generalmente es porque muchos cornudos prefieren mantenerse engañados que saber la verdad. Cuanto más tiempo dure el engaño más reacio será el adúltero a reconocerlo en caso de que alguien sospeche, ya que su pérdida de integridad será progresivamente mayor.

Quizás algunos jugadores se engancharán a este juego por la adrenalina que genera el constante riesgo de ser descubiertos por la pareja pero me temo que la gran mayoría lo hace porque sencillamente no conoce ningún otro juego o no cree que sea posible cambiar las reglas del juego y mucho menos cambiar de juego.

Toda nuestra sociedad está empeñada a seguir jugando a este mismo juego tan simple y arcaico llamado Monogamia, pero cuando termine esta partida (o relación monógama) podríamos aprovechar para cambiar de juego. Ya hay quien ha empezado a jugar a Poliamor, Relaciones Abiertas, o Amor Libre 2, sin siquiera leerse las instrucciones y sin saberlo seguía jugando inconscientemente con las reglas de Monogamia. El modo multiplayer es mucho más entretenido pero incorporar nuevos jugadores con igualdad de derechos no es nada fácil!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?