dijous, 11 d’abril de 2013

Daniel Hayes: “Puedes disfrutar de tu sexualidad con los demás y superar el sistema patriarcal”

Daniel Hayes nos abre los ojos al hecho de que la sexualidad es una forma de transformación individual, pero también colectiva. Es médico y postdoctorado en medicina tropical, con una identidad compartida en diversos países, y vive en el centro social de Can Masdeu o en la isla de Formentera.

Él ha sido el responsable de llevar a Barcelona dos eventos que repiensan y experimentan la conciencia del cuerpo con las prácticas sexuales. En primer lugar coordinó en Barcelona la edición del "Xplore, el arte de la lujuria", un festival dirigido por el coreógrafo berlinés Felix Ruckert. Y también ha fundado el "Touch&Play Project", que como él mismo nos dice: "promueve la exploración de los límites del Contact Improvisation, sacándolo del discurso de la danza y llevándolo al juego, la meditación, la comunicación, la terapia , la educación, el BDSM y la sexualidad a través de una rigurosa investigación artística y académica ".

¿Quien se interesa por estos eventos? ¿Son aún para minorías?
Los eventos que promovemos, tanto el "Xplore" con "Touch&Play", son muy específicos y están en los límites de la moral, sobre todo en una moral que todavía está anclada en el catolicismo, mucho más que en ciudades como Holanda, Berlín o Londres. Aunque en Barcelona ¡no lo está tanto! La gente que se interesa por estos eventos busca lo que podríamos denominar prácticas somáticas: un trabajo de la sexualidad desde la conciencia del cuerpo y con un interés creativo.

¿La manera de aproximarse a la sexualidad de estos dos eventos es diferente, no? ¿Quizás todavía hay una diferencia entre Berlín y Barcelona con la normalización de este tipo de prácticas?Entre Félix Ruckert y yo, en nuestras respectivas actividades, hay una diferencia. El Félix es un "agente provocador"... él provoca unas situaciones. Yo busco ser más "invocador" de emociones que pueda haber, pero si no salen es necesario respetarlo y no ir más allá. Aquí tenemos que ir construyendo poco a poco, no estamos al nivel de Londres o de Berlín.

Todas estas experiencias aquí no tienen mucha implantación aún: están los talleres de caricias que rodean el tema sin llegar directamente. El "Xplore" en cambio va muy al grano, pero yo en el "Touch&Play" estoy a medio camino. Si llegamos a las orgías bien, pero no es la finalidad. Se buscan conexiones con libertad de expresar los deseos y con la confianza de decir sí o no, y se puede llegar a las orgías, pero no necesariamente.

Últimamente se han popularizado mucho los grupos o los locales swinger, los intercambios de parejas. Pero creo que se basan en experiencias distintas a la que vosotros proponéis. ¿Cuál sería la diferencia?
Nosotros buscamos una situación abierta, sana y artística. En un club swinger, para hacer un intercambio de parejas debes coger el coche y irte a la otra punta escondidos en la noche haciendo algo sin que te vean... Pero sobre todo la diferencia es que en el ambiente swinger lo que interesa es tener sexo con varias personas sin interesarse por la parte creativa, o de vivirlo desde dentro. Se mueve con gente que tiene otra política, otra orientación educativa y otros intereses culturales etc. Con los ambientes de fetish también hay diferencia, compartimos sólo cosas muy específicas pero aparte de eso nada más, ya que no tenemos los mismos intereses o las mismas ideas sobre la vida etc.

¿Podemos hablar de todo un aspecto ideológico que hay detrás de sus prácticas, relacionado con los movimientos que plantean un mundo diferente?
Ciertamente en estas experiencias se invoca otras formas de poder hacer las cosas, sin decir que esto es lo mejor, pero sí diciendo que puedes disfrutar de tu sexualidad con los demás y superar el sistema patriarcal, la monogamia serial, la homofobia o heteronormatividad ...

¿Y cómo se llega personalmente a este tipo de prácticas?
En mi caso, mi camino es muy personal. Yo tengo una vida muy normal, soy médico, estoy haciendo un posdoctorado en medicina tropical etc. Pero a nivel personal tuve un camino duro e incierto con mi sexualidad: vergüenza, dudas, incluso problemas de erección o de orgasmo etc. Debido a estos bloqueos estuve buscando como sanarme. Pasé por el psicoanálisis, meditación zen, incluso sadomasoquismo...

Aquel punto que sentía sucio en mí lo fui sanando. Y hasta que me he enamorado de mi sexualidad y la veo como algo que puede dar placer a los demás. Entré en el mundo de la Contact Improvisation , una práctica de danza, y el "Touch&Play" nace de esta exploración del cuerpo alquímico dentro de estas prácticas, donde se mueven las emociones ... si tú tocas a otro, estás en contacto con el olor, el contacto con miembros sexuales hay sensaciones que te hacen sentir más ...

¿Qué previsiones tienes?
Quisiera llevar el "Touch&Play" dentro de otros eventos que ya existen. Es curioso porque en este contexto te encuentras con gente más metida en otras historias que de repente ven un taller de orgía con aceite, o una orgía para principiantes, por ejemplo... y se crea una situación muy especial y abierta. Este año lo haremos en Nowhere el desierto de los Monegros, un festival inspirado en el Burning Man que se hace en un desierto de EEUU.

Entrevista de Sàgar Malé publicada en català al setmanari Directa

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?