divendres, 23 de desembre de 2011

El pecado es reprimirse, Mila Mores



Las calaveras y los diablitos invaden mi corazón:
la vida es para vivirla mejor.
No me afecta el horror vacui,
me encanta sumar y detesto dividir.
Ya me cansé de ser buena:
cuando me miras, me provoca robarte un beso.
Este amanecer a tu lado pasará a la historia,
quiero seguir deshaciendo tu trenza.
Da igual la excusa,
el pecado, sin duda, es reprimirse.

1 comentari:

  1. Ya no te espero ya estoy regresando sola. Porque sola sin miedo al vacío se vive mejor.
    Me encanta sumar pero la resta no es necesariamente perdida o retroceso, también en términos prácticos puede ser liviandad.
    Siempre quiero robarte un beso, pero lo que más me interesa es saber qué hay detrás de esos ojos juguetones y coquetos.
    Todos los amaneceres pasan a tu lado y al lado de todos los amantes-amores que han pasado por mi piel y por mi cama...que fortuna!
    Puedes deshacer mi trenza mientras mi cabeza encierra coros que tararean su danza, quizá una costilla rota impidió desatar todas las perversiones dulces en tu piel.

    ResponElimina

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?