dimarts, 16 d’octubre de 2012

Palabras, Ana Elena Pena


Me dijiste que eras un espíritu libre, incapaz de atarte a nada ni a nadie.
Que era muy pronto para establecer ciertas rutinas y que no estabas preparado para asumir ningún tipo de compromiso.
Que lo importante era el cariño, disfrutar del sexo aquí y ahora, cuando nos apeteciera, sin reglas ni horarios establecidos.
Que las relaciones abiertas son enriquecedoras y ayudan a mantener la chispa del principio y a conservar el misterio.
Sin embargo, cuando viste aquellos condones usados en la papelera de mi dormitorio, enmudeciste de repente. Se te puso la cara roja y te marchaste farfullando entre dientes dando un fuerte portazo.
Pero, ¿en qué quedamos?
¡jajajajaja!

Idiota...


Del libro Sangre en las rodillas, 2012
 
La autora ha colgado los 44 textos del libro en esta página: Sangre en las rodillas. Lo podéis tener también en papel escribiendo a anaelenapena@gmail.com. Si eres de Valencia, lo puedes comprar en Gnomo (Calle Denia 12, y en Flexidiscos Tienda: Pl/Baró de cortes nº2 Bajo izquierda - junto mercado de Ruzafa Y en MANHATTAN CÓMICS C/Troya 4





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?