divendres, 16 de març de 2012

Te quiero con todo el cerebro, Talía Bonmatí


Según un estudio realizado por la Sociedad Española de Neurología (SEN), es el cerebro el que se enamora y no el corazón.  Por lo visto la sensación de enamoramiento se produce a través de la implicación de los procesos neuronales que se originan en el cerebro y consiguen que experimentemos ese sentimiento de amor. 
Gracias a los avances científicos se han podido determinar gran parte de los circuitos cerebrales que hacen que las personas se enamoren.

Según los expertos, tanto el amor como la fidelidad tienen claramente una base neurológica. La neuróloga Stephanie Ortigue va un paso más allá, e indica que una persona tarda sólo medio segundo en enamorarse, que es el tiempo que tarda el cerebro en liberar las moléculas neurotransmisoras que son las que generan las respuestas emocionales.
Algunas de las piezas que juegan un papel importante y crucial en el enamoramiento son: el hipotálamo, la corteza prefrontal, la amígdala, el núcleo accumbens o el área tegmental frontal, entre otras. Son 12 las áreas del cerebro que se encargan de liberar los químicos relacionados con la euforia, como por ejemplo la dopamina, la oxitocina, adrenalina o la vasopresina. Si bien es cierto que el corazón también interviene en todo este proceso, ya que la activación de ciertas partes del cerebro pueden generarle estímulos. Todo esto provoca que tengamos esa sensación de mariposas en el estómago y que lo traduzcamos como enamoramiento.
¿Sería más correcto decir entonces ‘te quiero con todo mi cerebro’? Si se trata de una reacción física ¿habrá una cura para el amor?

Publicado en magazineblife

1 comentari:

  1. Bueno, es obvio que No es en el Corazón donde se originan los sentimientos, pero había escuchado y leído varias hipótesis, como por ejemplo: El amor nace desde la nariz, pues al encontrarse con la pareja, nuestro cuerpo está emitiendo constantemente hormonas que se transmiten por vía aérea, tales como las feromonas, Las mujeres son quienes más emiten éstas hormonas.
    también, estaba la teoría de que "el amor inicia en el hígado", pero no me convence del todo. Entonces creo que la más acertada es la del cerebro ya que es punto de control de todo el cuerpo, aunque mi teoría es que el amor empieza en la uña del dedo meñique derecho :)....

    ResponElimina

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?