dijous, 12 d’abril de 2012

Cómo amar a una mujer, Bob Marley


Puede que no seas su primero, ni su último, ni su único. Habrá querido antes, querrá después, pero si ahora te quiere a ti, ¿qué otra cosa importa ahora?
No es perfecta. Tú tampoco lo eres. Y puede que no seáis perfectos juntos, pero si te hace reír, te hace pensar dos veces, y te hace admitir tus errores, sujétate a ella y dale lo mejor que puedas. Puede no pensar en ti cada segundo del día, pero te dará una parte de ella que sabe que puedes romper: su corazón. Así que no la hieras. No intentes cambiarla, no la analices, y no esperes más de lo que te puede dar.
Sonríe cuando te haga feliz, dile cuando te ponga nervioso, y échala de menos cuando no esté.

1 comentari:

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?