dilluns, 27 de febrer de 2012

Intercambio epistolar en libertad y amor en pleno siglo XXI, Bibiana Hirukote


Querido amor,

quiero contarle algo extremadamente placentero e inesperado que me pasó: ayer pasé la noche con dos hombres. Después de un espectáculo circense y de compartir bailes y risas, la noche terminó en una linda casa de la montaña donde no pasé nada de frío porque estaba bien arropada entre dos cuerpos. A los dos los conozco de hace tiempo. Con uno ya nos habíamos encontrado otra vez, aunque tiene prometida, y con el otro hacía años que nos atraíamos pero nunca se había dado la ocasión. La noche fue bonita y me cuidaron como a una princesa.

Me parece una cosa preciosa e intensa, pero es leve y tiene un lugar muy determinado en mi vida: la feliz consecuencia de una triple relación que tenía ganas de probar. Mi amor por usted sigue más vivo que nunca y si usted se acostara en esta cama, a mi lado, me encontraría muy a gusto y se me derretiría el corazón. Pero no será así y tendré que pasar frío esta noche.


Ay, amor mío, cómo lo amo a usted y cómo lo necesito. Lo amo con todas mis fuerzas. Ya llevo días sin saber noticias suyas y empiezo a esperarlas con deseo. Con usted podría, simplemente, compartirlo todo. Me gustaría que nunca más saliera de mi vida. Lo que nos liga nos desliga; y por ese desligamiento nos reencontramos ligados en lo más profundo de nosotros.

Lo amo profundamente y lo beso tiernamente.

…..

Dulce amada,

me complace que quiera compartir esa bella experiencia conmigo, no acostumbramos a contarnos esas historias pero prefiero que me lo cuente como el amigo y amante que deseo ser. Me siento halagado porque quiera compartir conmigo y a la vez me provoca cierta envidia ya que me hubiera encantado haber estado en ese delicioso juego.

Espero participar en otras de sus fantasías que seguro tiene en mente. A mí me sucede que el amor que me nace por otras personas acrecienta el hermoso amor que siento por usted. La semana pasada pude compartir lecho con una bella dama que me regaló sus más sinceras caricias. Pude comprobar cómo otros cuerpos y amores no interfieren en el amor que siento por usted sino que lo multiplican.

Yo también quisiera compartirlo todo con usted y trazo mi horizonte en la senda de sus pasos. Espero abrazarla lo antes posible.

La amo en lo más profundo de mi ser.

….

Amado mío,

tengo inconfesables ganas de saltar en sus brazos lo antes posible. Me siento feliz de compartir este amor con usted. Me considero afortunada por haberlo encontrado y poder contarle lo que me hace sentir bien y lo que me hace sentir mal y, sobre todo, lo que me apetece. También me encanta que usted me cuente sus amaneceres del corazón.

Mi amor por usted es algo bien grande y verdadero; sólo quiero que sea feliz haciendo las cosas que desea y no puedo evitar sonreír cuando me expresa sus deseos de vernos prontamente. Amor, sé que no lo añoro si existe.

Lo amo tiernamente y sonrío cada vez que le pienso.

…..

Hermosa amada

el secreto del amor es amar sin secretos; la diversidad enriquece y tener sexo con una sola persona puede llegar a aburrir o cansar. Aunque me encanta que disfrute de su cuerpo y regale su sexo a otros amantes, haré lo posible para visitarla lo antes posible.

Me guardo palabras de amor para decirle cuando la vea, pero sé que entonces tendré que ser muy valiente para decírselas de frente ya que se me quedarán atrapadas en la garganta.

Igualmente espero que estas ausencias no nos impidan disfrutar de las venideras presencias en todo su esplendor. Es por eso que mi corazón sería feliz si pudiera estar en su vida cotidiana.

Un día como hoy, sólo deseo morir abrazado a usted.


….....

Querido amor,

desnuda entre las sábanas frías busco el calor de su amor en mi recuerdo y se dibuja una sonrisa en mis labios que me lleva a la calma y al sueño. Su cuerpo dejó un rastro que otros cuerpos no logran borrar por más placer que me proporcionen.

Cada día quiero verlo, en cada pensamiento quiero estar con usted, en cada uno de mis sueños experimento sensaciones agradables a su lado. Sin embargo el tiempo pasa y usted no viene; por eso deseo que su bello cuerpo sienta el deleite del placer con otros cuerpos para que a nuestro reencuentro pueda mostrarme nuevos hallazgos.

Lo amo y lo seguiré amando.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?