dimecres, 23 de maig de 2012

Cada remedio trae sus contraindicaciones, Anestesia


Estás luna llena,
de piel, de venas y torrentes.
Me circulan glóbulos rojos de obscenidad:
pobre de ti, pobre de mí, pobres los dos;
pintaré tu cuerpo de colores anónimos
y con suaves pinceles de terciopelo eléctrico,
habré de descubrirte sobre horizontales lienzos verticales
—la cura y la enfermedad somos
ni donante ni receptor:
cada remedio trae sus contraindicaciones—;
y encenderán tu resplandor,
exudarás tanta luz como poros en mi piel,
te reflejarás en el oscuro de mis ojos nocturnos
y me hablarás nuevamente
con dulces palabras impronunciables de placer.
Expirarás, pero nadie huele como tú.
Te regalaré glóbulos blancos
de nubes de ensueño profundo.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?