dilluns, 21 de novembre de 2011

Por lo menos he podido vivir mi propia vida, Mila Mores


Un privilegio compartir mi cariño con la radiante alegría;
un placer sentir mi cuerpo al lado de la más bella y sincera sonrisa;
un sueño contemplar la más bonita y limpia actitud.
Tres meses serían suficientes para colmar mi pasión,
aunque suela querer más de lo que tú me das.
Y sin embargo, necesitamos que la Tierra deje de girar y se pare un momento.
Lo necesitamos tanto como el amor sin condiciones, el sexo sin reservas o el cielo con estrellas.
Todavía no entiendo por qué el veneno vence a las caricias; por qué gastamos saliva en vano que debería lubricar nuestros cuerpos.
«Por lo menos he podido vivir mi propia vida», gritó Edino feliz en su lecho de muerte.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?