dilluns, 24 de setembre de 2012

Frótame aquí, Anestesia


…pero a mí me gustas tú:
es por eso que te agito la sangre;
la que te circula por el cuerpo
y la que me contiene donde no te recorro
—a ella le corto secretos
que bailo revuelta entre velos
velados higiénicos—:
habitante de mis cavidades
de múltiples marrones,
de pálidas superficies rosadas
y de penetrantes fucsias vulgares;
frótame aquí adonde sientes
abajo tu temperatura,
que es ahí a donde me escondo
al acecho de tus manos. O acá, entre los sinónimos y los antónimos
de las palabras que prefieres
y la simpleza afónica
de lo que tengo para ti
en la punta de la lengua;
que no me hace falta dedicarte
palabras que no existen aún,
aunque ningún ritmo me aclare
y pierda lo que me resta del habla
de tanto imaginarte,
o de tanto imaginarme
derretida sobre el hueso
de tu pelvis verdadera.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?