dimarts, 11 de setembre de 2012

Heterosexualidad obligatoria y existencia lesbiana, Adrienne Rich

 
Artículo de Adrianne Rich, filósofa y poeta estadounidense, publicado por primera vez en 1980 para la revista Signs, en un número dedicado a la sexualidad. En el se analiza la heterosexualidad como institución política en respuesta al heterocentrismo incuestionado de la literatura feminista de esos años. Este concepto de heterosexualidad obligatoria permitirá, en teorizaciones posteriores, el surgimiento de la teoría queer.

Prólogo del texto publicado en DUODA Revista d'Estudis Feministes núm 10-1996
Traducción de María-Milagros Rivera Garretas. De Adrienne Rich, Compulsory Hete-rosexualíty and Lesbian Existence, en Ead., Blood, Bread, and Poetry. Selected Prose 1979-1985. Nueva York y Londres: Norton, 1986,23-75. Escrito Inicialmente en 1978 para el número de «Signs» sobre Sexuality, este articulo fue publicado en esa revista en 1980. En 1982, Antelope Pubtications lo reimprimió como parte de una serie de cuadernos feministas. La introducción fue escrita para ese cuaderno.
 _______________________________________________________

Quiero decir algunas cosas en torno al modo en que fue inicialmente concebido Heterosexualidad obligatoria y al contexto en que vivimos ahora. En parte lo escribí para contrarrestar la cancelación de la existencia lesbiana de tanta bibliografía feminista, cancelación que sentía (y siento) que tiene consecuencias no sólo antilesbianas sino también antifeministas, además de distorsionar también la experiencia de las mujeres heterosexuales. No lo escribí para ahondar divisiones sino para animar a las feministas heterosexuales a analizar la heterosexualidad como institución política que debilita a las mujeres, y a cambiarla. Esperaba también que otras lesbianas percibieran la profundidad y la amplitud de la identificación con mujeres y de la vinculación entre mujeres que han recorrido como un tema continuo, aunque yerto, la experiencia heterosexual, y que esto se convertiría en un impulso cada vez más activo políticamente, no sólo en una ratificación de vivencias personales. Quería que el artículo sugiriera tipos nuevos de crítica, que suscitara preguntas nuevas en las aulas y en las revistas universitarias y que,al menos, esbozara un puente sobre el hueco entre lesbiana y feminista.
Quería, como mínimo, que a las feministas les resultara menos posible leer, escribir o dar clase desde una perspectiva de heterocentrismo incuestionado. En los tres años pasados desde que escribí, con esa energía de esperanza y de deseo, Heterosexualidad obligatoria, las presiones para conformarse, en una sociedad de actitud cada vez más conservadora, se han hecho más intensas. Los mensajes de la Nueva Derecha a las mujeres han sido,precisamente, que somos propiedad emocional y sexual de los hombres, y que la autonomía y la igualdad de las mujeres son una amenaza contra la familia, la religión y el estado. Las instituciones que han controlado tradicionalmente a las mujeres —maternidad patriarcal, explotación económica, familia nuclear,heterosexualidad obligatoria— se están viendo fortalecidas por la legislación, por los mandatos religiosos, por las imágenes de los medios de comunicación y por los esfuerzos de la censura. En una economía que va a peor, la madre sola que intenta mantener a sus criaturas tiene que hacer frente a la feminización de la pobreza, que Joyce Miller, de la Coalición Nacional de Mujeres Sindicalistas (National Coalition of Labor Union Women), ha denominado uno de los principales problemas de los años ochenta.

La lesbiana que no se disfrace se encuentra con la discriminación laboral y el acoso y la violencia en la calle. Incluso en instituciones de inspiración feminista, como las casas de acogida de mujeres maltratadas y los programas de Estudios de Mujeres, a las abiertamente lesbianas se las despide y a las otras se Ies aconseja que se mantengan en la sombra. Refugiarse en la igualdad —la asimilación para quienpueda con ella— es la respuesta más pasiva y debilitante a la represión política,a la inseguridad económica y a un nuevo levantar la veda contra la diferencia. Quiero señalar que, en este tiempo, se ha ido amontonando información sobre la violencia masculina contra las mujeres, especialmente dentro de casa (véanse las págs. 21-22, nota 9). Al mismo tiempo, al ámbito de la escritura que trata de la relación entre mujeres y de la identificación entre mujeres como esencial para la supervivencia femenina, ha ido llegando una corriente continua de textos y de críticas procedentes de mujeres de color en general y de lesbianas de color en particular (son estas últimas un grupo que está siendo borrado más radicalmente incluso de la investigación feminista académica, por el doble sesgo de racismo y de homofobia).

Ha habido recientemente, entre feministas y lesbianas, un intenso debate entorno a la sexualidad femenina, con líneas a menudo furibundas y amargas,con palabras clave como sadomasoquismo y pornografía, definidas de modos distintos según quién hablara. La hondura de la rabia y del miedo de las mujeres en lo relativo a la sexualidad y su relación con el poder y el dolor son reales, incluso cuando el diálogo suena simplista, farisaico o como monólogos en paralelo.

A consecuencia de todos esos cambios, hay partes de este artículo que expresaría de otra manera, matizaría o ampliaría si lo escribiera hoy. Pero sigo pensando que las feministas heterosexuales sacarán fuerza política para cambiar si toman una postura crítica ante la ideología que exige la heterosexualidad, y que las lesbianas no pueden dar por supuesto que no nos afectan esa ideología y las instituciones que en ella se fundan. No hay nada en esa ideología que nos obligue a pensarnos como víctimas, como si nos hubieran lavado el cerebro o fuéramos del todo impotentes. La coerción y la obligación están entre las condiciones en las que las mujeres hemos aprendido a reconocer nuestra fuerza. La resistencia es un tema importante en este artículo y en el estudio de la vida de las mujeres, si sabemos qué es lo que buscamos.


Enlace para leer el texto completo
http://es.scribd.com/doc/48505260/ADRIENNE-RICH-Heterosexualidad-Obligatoria-y-Existencia-Lesbiana

PDF en este enlace
http://www.raco.cat/index.php/DUODA/article/viewFile/62008/90505//

Encontrado por la red gracias a inquietudes feministas

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?