dilluns, 21 de gener de 2013

Estimada señora de ojos grandes [Carta de amor(es) feminista(s)], RomaAlRevésEsPolítica


Estimada señora de ojos grandes:

Me permito contarle una herstoria, que en realidad es una ownstory, un cuento propio...

Hace unos cuantos años que empezó mi caminar político en lo colectivo, mi "actuancia", siguiendo a la Margarita Pisano, en una asamblea de estudiantes libertarios (y lo pongo así, en masculino, porque así nos nombrábamos y así nos relacionábamos, aunque estas cosas una las empieza a releer con la distancia y el tiempo). Éramos un grupo pequeño y de tod@s sólo dos mujeres, una Otra y yo. Además, que estas cosas cuentan mucho, también andaban en ese espacio el que era entonces mi compañero y el que fue el compañero de ella, así tan bonit@s nos veíamos en las asambleas...

¡A mí me parecía tan linda!

Disolvimos el colectivo cuando nos fuimos cada un@ a vivir fuera, ella a Granada, yo a Valencia...Ni me acuerdo de cómo pero yo hice por mantener el contacto, por saberla, porque ella me supiera, por encontrarnos. Con el tiempo nos fuimos conociendo y un día nos contamos la herstoria, nuestra herstoria, desde el cuerpo de cada una: nos gustábamos, ¡nos gustábamos! Nos gustábamos desde el principio y sin embargo no supimos darle cuerpo y posibilidad a otras formas de compartirnos.

No tuvimos referentes para el Afuera. Lo normal, lo "real" era lo hetero, lo posible. Compartimos lo que cabía ahí dentro: la afinidad. Nos hicieron falta años de tanteo, de acercamiento; de conocer otras gentes, otras realidades, otras teorías afuera de la norma, para abrir otras posibilidades, empezando por poder imaginar.

Con el tiempo nos hablamos de todo esto: ¡ay, si hubiera sabido entonces lo que tú sentías! ¡ay, si yo hubiera sabido lo que sentías tú! Ay, si hubiéramos sabido todo lo que sabemos ahora de lo políticos que son el amor y el deseo. Teníamos tanto cuidado de no invadir a la Otra que nos quedábamos lejos, bien lejos de los límites de verdad, y nos perdíamos todo lo que cabía en el camino de acercarnos un poquito más, un poquito más...

Si le cuento todo esto, amiga, amora, compañera, es porque aprendí algo. Aprendí dos cosas importantes que le quiero compartir:

Una es que necesitamos referentes. Nosotras y las que vienen (y las que ya pasaron pero tan rápido que ni cuenta se dieron de otras posibilidades). Por eso me parece tan importante construirnos visibles, dar cuerpo a otras realidades: somos, existimos, y creamos otras estrategias para relacionarnos afuera de la norma. Andamos creando otras identidades estratégicas, más fluidas, que nos permiten vernos, vincularnos y compartirnos desde un "yo" más integral, no sesgado, menos encajado en los armarios de la normatividad. Eso es real. Lo estamos haciendo y viviendo cada día. El que otras sepan de nuestras realidades les puede servir para poder imaginar. Tan sencillo y con una influencia tan fuerte en nuestros devenires: que haya posibilidades en lo simbólico que alimentar, por las que luchar, imágenes que asimilar-modificar-recrear desde una misma-multiplicar-mutar-etc. Creo que crear referentes* cataliza1 los procesos de empoderamiento y producción de otras realidades no normativas.

(Además de que nuestras herramientas, muchas ellas aprendidas/heredadas de Otras que nos precedieron, pueden resultar útiles para otras. Forman parte de la cultura de este afuera.)

* [entiéndame crear referentes desde visibilizarnos en el afuera a recuperar herstorias de Otras no normativas, escribir o releer cuentos, canciones, juegos, con protagonistas diversas y anárquicas, etc.]
1 Catalizar: provocar alteraciones en la velocidad de una reacción. Catalizador: elemento que, con su presencia o intervención, es capaz de hacer reaccionar un conjunto de factores.

Y la otra que aprendí es que el amor y/o los deseos no normativos no violentan simplemente por existir. Que pueden tener espacio y cuerpo y ser nombrados desde el cuidado y el respeto a los espacios ajenos, y desde la fuerza alegre y serena de saber que valen la vida.
[Ni más ni menos que como los demás amores y deseos...]

Y es con todo esto que le vengo a decir: Me gusta. Usted, señora de ojos grandes y cuerpo rebelde, usted me gusta. Y es que la siento afín y la complicidad me hace cosquillas, y es que la política que llevamos inscrita en los cuerpos y que andamos descosiendo y rehilvanando también me gustaría probar a juntarla en retazos deseantes, probar. Probar con usted a tantear e intuir, quizá quien sabe si construir tantito, esos caminos de la política de la construcción de los deseos y de las sexualidades allá Afuera.

Nada más quería que usted, compañera, me supiera. Que no fuera que un día nos encontrásemos y nos tuviéramos que decir "¡ay, si yo la hubiera sabido!", "¡ay, si la hubiera sabido yo a usted, compañera!"

republicado de el bosque en el que vivo

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?