dilluns, 28 de gener de 2013

La intuición de lo ausente, Fernando Casado


Para Leo


Hay que prender fuego el mundo
hasta que el fuego apague el fuego
hasta que ardan los huesos del alma
después
serse todo
serse encima
serse hasta las uñas
hasta que nuestro corazón tenga el color del plomo
para que sea más pesado
hasta que se nos muera la mirada en un vaso que se llama espíritu
hasta que la última palabra quede muerta
en la muerte más muerta de la vida
lo singular es resistente al lenguaje
como el cuerpo que elige ser conservador en esta cueva de sueños
donde los vidrios no son tan transparentes
duele imaginar el alba desde esta ventana absurda
la máscara es invisible y por eso existe
por eso existe todo
como una trompada que nace desde la fuerza caprichosa del azar
como lo más bello de este lado del espacio
en esa calle sin género
vos
vos y tus soles vos y los soles del mundo
amanecida con la primavera en la boca
apretando la vida con tus manos de pajarito
llenando la noche con un abrazo de héroe borracho
jodida y radiante
inundados los ojos de perros con rabia
pensando en el viento para que existan los árboles
tus días están naciéndote
regalate las sonrisas que tus cosquillas provocan
riámonos juntos como espejos buenos
hay imagen también en lo imposible
la naturaleza te necesita sin piel
mañana el tiempo dormirá sobre su nube perfecta del siempre
despertalo gritándole la verdad en la cara
vos sabés que sabés más que él.

republicado de diario de una poeta mala

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?