divendres, 18 de gener de 2013

Hoy no quedamos, Isis


Hoy no quedamos.
Voy a dedicarme
a frenar el galgo enclenque
que me agarra las amígdalas
y me corre por las venas.

Túmbate, si quieres, en la acera
y no me dejes pasar.
Párame, tropiézame,
aunque liemos un colapso de tumultos,
erizados de galgos y carreras.

A salto de mata cógeme,
porque quizá después ya no me veas:
los relojes se cansaron
de marcar las horas
para que yo las perdiera.

Pero hoy no te voy a ver.
Voy a encerrarme
donde no me lleve el viento,
donde no me empujen
humedades y desplantes,
donde no me huelas,
donde no me duelas,
donde no me tientes a seguir
lo que no empezó siquiera.

Hoy puedes dedicarte a esperar.
Tómate un vasito de tiempo:
te regalo todas mis horas muertas,
con sus moscas
y sus minutos
y sus segundos
y lo que tú quieras.

O túmbate en la acera
a contar fantasmas,
sueños y fronteras.
Y si me ves, no me dejes pasar,
aunque lleve prisas de tormenta,
aunque huela a galgo en celo,
aunque suene a estruendo de trompetas.


Hazme un lugar a tu lado,
en la acera,
y los tumultos que se paren
o que nos pisen,
que es sólo un momento,
o una eternidad,
lo que nos queda.

Hoy no voy a salir.
Que se pare el mundo entero,
que los relojes no mientan.
Hoy me voy a dedicar
a frenar los galgos
que me corren por las venas.

Y tú, mientras tanto,
no me huyas, no te mientas,
no te enciendas, no me duelas.

Dedícate a esperar
que se pase la tormenta.
Y si me ves pasar,
cargadita de realidades muertas,
túmbate en la acera
y no me dejes pasar.

Mírame desde el suelo otra vez
para verme todas las estrellas.
Cógelas. Cógeme.
Pero no me huyas. No me duelas.

 
de la serie Canciones de Alcoba
Isis: isis.sainz(at)gmail.com

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?