dilluns, 21 de gener de 2013

Sola puedo, Ana Elena Pena



Cuando estaba en los brazos de mi primer novio, era feliz. Deseaba que se detuviera el tiempo en aquellos momentos, y me sentía a salvo de cualquier peligro.

-"Te voy a querer siempre"

Cuando caí en brazos de mi segundo novio, era feliz. Deseaba que se detuviera el tiempo en aquellos momentos, y me sentía a salvo de cualquier peligro.

-"Te voy a querer siempre"
Cuando amanecía en brazos de mi tercer novio, era feliz. Deseaba que se detuviera el tiempo en aquellos momentos, y me sentía a salvo de cualquier peligro.

-"Te voy a querer siempre"

Cuando volé hacia los brazos de mi cuarto novio, era feliz. Deseaba que se detuviera el tiempo en aquellos momentos, y me sentía a salvo de cualquier peligro.

-"Te voy a querer siempre"

Cuando ya perdí la cuenta de los brazos, piernas y tentáculos que me envolvieron para salvarme de las amenazas y las angustias del mundo, me di cuenta de que no era realmente feliz, de que en ningún sitio estaba segura y de que el tiempo jamás se detiene.

Que mentimos al decir "siempre", porque "siempre" es tan improbable como "nunca".

Nunca voy a ser feliz.

Nunca voy a estar a salvo.

Siempre es igual...


Ana Elena Pena ("Antídotos contra la belleza"- plaquette en proceso)
republicado de su blog ana elena pena

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?