dimarts, 29 de gener de 2013

Giselle, Mafalda Martínez

- Lee Jones -

Te me pierdes
penetrándome con la vista
y la animalidad
de mis percepciones.

Te me dilatas
en el útero
de mis indiscreciones.

En la aridez del laberinto
de mi genitalidad:
y, tal vez, convulsione
de puro placer
y delirio
y sed de piel: de tus pechos,
y tus delicias en barra.

Realizaré en mi memoria,
sin más,
la filmografía
de ti,
y la sensualidad de tu anatomía;
y la coreografía
con que cada día me momificas;

cada jornada añil roída
por mi parálisis ante tu cuerpo.

{La respiración se entrecorta,
los demás sentidos se deprivan}.

Esta hipnosis lunar y vampírica
en que las palabras se metarfosean
en fascinación;

en que el deseo
es una pequeña muerte
feroz,
precoz
y prematura.

En que me observas desde la lejanía
de tus movimientos:
tan fluida en tu premura;
y tan diluida en mis gramos de dopamina,
y mi proceso de zombificación
ante tu presencia.
republicado de el útero de bluttie kat

1 comentari:

  1. citando a otro:
    Porque garabatea insensatamente palabras en la arena.
    Y no sabe si sabe o si no sabe.
    Y asiste al espectáculo de la belleza como al vivo cuerpo de Dios.
    Y dice las palabras que lee sobre los cielos, las palabras que se le ocurren,
    a sabiendas de que en Dios tienen sentido.
    Y porque asiste al espectáculo de su vida afligidamente.
    Porque está en las manos de Dios y no conoce sino el pecado.
    Y porque sabe que Dios vendrá a recogerle un día detrás del laberinto.
    Buscando al más pequeño de sus hijos perdido olvidado en el parque.
    Y porque sabe que Dios es también el horror y el vacío del mundo.
    Y la plenitud cristalina del mundo.
    Y porque Dios está erguido en el cuerpo luminoso de la verdad como en el cuerpo sombrío de la mentira.
    Dejadlo vivo
    para siempre.

    ResponElimina

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?