dimecres, 20 de juny de 2012

La mujer triste, Susana Rodrigo



          ¿Alguna vez han notado en sus cuerpos esa sensación como de urgencia indefinida e inexplicable que hace saltar todas las alarmas, sin previo aviso, sin preludio racional que la diluya?
Tranquilicémonos, porque es común en los humanos intentar sobrevivir al imprevisto. O lo que es lo mismo, poseemos ese algo profundo y ancestral que nos previene, que nos protege del desastre. No somos perdurables aunque sí supervivientes.
En mí, aquel día saltaban todos los chivatos, todos los pálpitos acudían al tiempo desatados.
Algo dentro de mí me preparaba.
Al llegar a casa, ya todo apoyaba la evidencia. El aire olía a madera verde y requemada; a hojas aplastadas, a tierra removida. A anuncio de desastre.
El podador había ejercido su oficio en mi ausencia, loca y tardíamente.
Y lloré. Y grité hasta que los ojos me dolieron, y vacié mi pena en las mangas y pañuelos.
Este año en primavera no tendría brotes nuevos. Mi huerto quedaría suspendido en un invierno frío, perenne y desolado.
Pero como la Vida es arrebato y fluye sin descanso, pasa el tiempo. Ahora, hace tres días que llevo la sonrisa prendida a todas horas.
Suaves botones grises, verdosos, rosas, apenas apuntados, comienzan a asomar de entre las ramas mutiladas. Sin más, porque es la hora.
Y los troncos de mis árboles, bullen; están tibios a mis palmas.
La Vida huele a pascua y a tardes de paseos de la mano.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

¿Qué te ha parecido este texto? ¿Algún comentario?